A vista de …Alcalde – Antonio Vélez Sánchez

publicado en: Entrevistas, Mérida | 0
Comparte esta noticia...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Antonio Vélez Sánchez

Alcalde de Mérida desde 1981 hasta 1995


Fue Alcalde de la Ciudad, entre Octubre de 1981 y Junio de 1995, en plena Transición Política. El 23 de Febrero de 1981, unos meses antes de su llegada a la Alcaldía, se había producido el asalto al Congreso de los Diputados. “Fue un tiempo aquel de muchos sobresaltos y bastantes miedos por la fragilidad que aparentaba el sistema, dada la sistemática de los atentados de ETA. Teníamos la sensación de vivir instalados – al menos política e institucionalmente – en la provisionalidad. Y sobre todo teníamos conciencia clara de que había mucho trabajo por hacer en unos Ayuntamientos que llevaban poco mas de dos años de andadura”.

¿Cual fue su mayor logro para la Ciudad en aquellos años?

Obtener la distinción, por parte de la UNESCO, para el Conjunto Arqueológico de Mérida, como Patrimonio de la Humanidad. Este sello de rango universal – junto a la Capitalidad y el milagro añadido del Museo Nacional de Arte Romano, del Arquitecto Rafael Moneo – otorgado en Cartagena de Indias, en Diciembre de 1993, supuso abrir una nueva cadencia muy potente para el Yacimiento Romano de Emérita y el progresivo desarrollo de su potencial turístico, de actividad, empleo y crecimiento demográfico.

¿ Su mayor frustración como Alcalde?

No haber conseguido – a pesar de poner en funcionamiento la Escuela Universitaria Politécnica – potenciar al máximo la oferta universitaria en la Ciudad, en el nivel que exige su nueva condición de Capital Autonómica.

¿Algún recuerdo entrañable?

Cuando en la Barriada de San Andrés – la autoconstruida y coloquial “Cantarranas” – giramos un grifo y salió agua de la red que habíamos conseguido instalar, con mucho esfuerzo, en beneficio de aquella deprimida colectividad humana. Muchos lloraron en aquel momento, acompañando al presidente de la Asociación de Vecinos, Antonio Carmona Linares. Y sin poder evitarlo me contagiaron sus lágrimas.

¿ Un mal recuerdo?

La terrible reconversión industrial que nos supuso un fuerte desmantelamiento industrial que no pudimos evitar. Fue muy doloroso. El ultimo, a pesar de que luchamos por evitarlo sin conseguirlo, fue el cierre de la factoría cervecera de “El Aguila”.

 ¿ Que supuso ser Alcalde de Mérida?

Un compromiso de honor, desde la emotividad y el respeto a los míos, mis antepasados de varias generaciones, y los más cercanos – mi padre, mi abuelo, mis tíos – que me habían enseñado a amar a Mérida y que me habían contado tantas historias cercanas, grandes o chicas. Y el reto de mejorar una Ciudad que tenía hambre de futuro y pilaros poderosos para construirlo.

¿Que decisión de las que tomó hubiera cambiado?

Sin duda, la remodelación del “Parque Infantil” de la Rambla. Me supuso un excesivo e injusto costo, máxime cuando el proceso se hizo a través de un Concurso de Ideas, con la participación de todos los Grupos Politicos Municipales.

¿Que cambiaría en la actualidad?

La obsesiva tendencia a recurrir a la privatización para solucionar los problemas y los Servicios Públicos. Deberíamos propiciar – pensar – alternativas de aprovechamientos de los recursos endógenos con la intención de crear cadenas y mallas de actividad y empleo.

¿ Como ve Mérida en estos momentos ?

Si no bajamos la guardia y entendemos que la Ciudad tiene una nueva realidad geopolítica, como Capital de Extremadura y todo lo que conlleva – administrativa e institucionalmente – esa dinámica para garantizar población y un crecimiento sostenible e igualmente sumamos su realidad monumental – la herencia romana –del máximo nivel en Europa, Mérida tiene futuro, como Ciudad de Servicio y Turistica, papeles que no son muy determinantes en la actualidad. Luchar por actividades industriales – ¿automoción o subsidiarias? – como tiene Castilla/León. Pero sobre todo Mérida tiene que luchar por una gran oferta Universitaria. Sin ella estamos cojos, sin duda.


.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.