CONSEJO CONSULTIVO: ENTRE LA SUPRESIÓN Y LA SUSPENSIÓN

publicado en: FÉLIX PINERO, Opinión | 0
Comparte esta noticia...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

 


felix pineroFélix Pinero

Periodista y escritor


 

El 30/06/2015, el candidato a la Presidencia de la Junta de Extremadura, y actual presidente, Guillermo Fernández Vara, dijo en su discurso de investidura: “La Administración Autonómica se reducirá de 7 a 5 consejerías y en el Consejo de Gobierno no tendrán asiento consejeros camuflados. Se suprimirá el Consejo Consultivo y se reducirá en la legislatura un 25 por ciento el presupuesto de la Asamblea de Extremadura.” (Véase psoecaceres.com, de 01/07/2015). El primer enunciado –la supresión de las consejerías de 7 a 5– se cumplió, no así la segunda parte (consejeros camuflados), puesto que la portavoz, Isabel Gil Rosiña, presente en el Consejo de Gobierno, tiene rango de consejera, aun sin tener cartera (véase expansion.com/extremadura, de 07/07/2015), exactamente igual que ocurrió en la anterior legislatura de Monago, en que nombró a Iván Redondo director de la Consejería de Presidencia con rango de consejero (véase elpais,com, de 15/01/2014), lo que dio lugar a que se le conociere como “consejero sin cartera” o “el octavo consejero”, “consejería de propaganda” y “consejería de ocurrencias”, de la que emanaba todo el abanico de titulares y dicterios con que cada día nos obsequiaba el anterior presidente. Quizás a eso se refería Vara al anunciar en su discurso de investidura lo de los “consejeros camuflados”. Hay cinco consejerías, sí; pero hay una sexta con rango de consejera, aunque no lo fuere… ¿No es eso camuflaje (disimular dando a algo el aspecto de otra cosa, según el Diccionario de la RAE)?

Es lo que tiene no llamar a las cosas por su nombre, que al final también él tiene que salir a la palestra para decir que no se trata de “suprimir”, sino de “suspender” el Consejo Consultivo. (Véase meridaycomarca.com, de 29/10/2015). Hasta ahora no se había hablado de otra cosa, ni pronunciado otro verbo, sino el de suprimir, no suspender. Según la Academia, suprimir es “hacer cesar, desaparecer; suprimir un empleo, un impuesto, una pensión”…, mientras que suspender es “diferir por algún tiempo una acción u obra, privar temporalmente a alguien del sueldo o empleo que tiene”, acepción esta última que parece preocuparle en exceso a su presidente, aun escudándose en el Derecho, según se desprende de la carta remitida a la Mesa de la Asamblea. Califica Vara la polémica como “absurda”, porque “no se está suprimiendo el Consejo Consultivo, y por ello no hay que modificar el Estatuto de Autonomía, sino que se está hablando de suspender las funciones actuales de ese órgano” (Ibid.) Él habló de suprimir, no de suspender. Se trata, por tanto, de descontextualizar qué es lo que se quiere hacer, porque para suprimirlo, es preciso modificar el Estatuto, que recoge en su artículo 15.2, relativo a las instituciones de Extremadura, que son “instituciones estatutarias, dotadas de autonomía orgánica, funcional y presupuestaria, el Consejo Consultivo, el Consejo de Cuentas, el Consejo Económico y Social y el Personero del Común”. (Véase congreso.es/consti/estatutos).

El presidente del Consejo Consultivo, Pedro Tomás Nevado-Batalla, remitió una carta a los miembros socialistas de la Mesa de la Asamblea (la presidenta y el vicepresidente primero), en la que les advertía que eliminar el órgano que preside “adolece de no pocos vicios de legalidad“, a lo que el portavoz del Grupo Parlamentario Socialista-SIEX, Valentín García, respondió que su escrito, además de “irrespetuoso y faltón” y de “amenaza a la Mesa de la Asamblea con coartar la libertad de la Cámara, violenta la decisión de los extremeños” (véase meridaycomarca.com, de 27/10/2015). El PP se ha mostrado a favor de la supresión del Consejo “dentro de un proceso que cuente con todas las garantías necesarias“, al ser un órgano integrado en el Estatuto” (Ibid., de 28/10/2015). Antes, el portavoz socialista anunció categórico que “el Consejo Consultivo cesará en sus funciones el día 31 de este año“, tras registrar una propuesta de ley, por la que se derogará la Ley 16/2001, de 14 de diciembre, reguladora del Consejo Consultivo de Extremadura. (Ibid., de 23/10/2015), aunque seguirá estando presente en el artículo 45 del Estatuto de Autonomía. ¿Basta con que la Asamblea derogue esta ley reguladora para que el Consultivo suspenda sus funciones, como dice el presidente y el Grupo Socialista, aunque siga figurado como institución en el Estatuto? Los legisladores, o tribunales, dirán la última palabra.

Mientras, el exportavoz del PP, Hernández Carrón, declaraba que “una institución creada por una ley orgánica y refrendada por una ley orgánica, no se puede eliminar mediante una ley ordinaria. Si lo quieren hacer, háganlo ustedes bien.” (Véase meridaycomarca, de 28/10/2015). He aquí la madre del cordero. Podemos ha anunciado que presentará enmiendas a la propuesta socialista porque, tal y como está pensado en la actualidad, supone un cementerio de elefantes, en el que acaban algunos políticos tras acabar su vida pública” (Ibid.). Ciudadanos, en cambio, se muestra favorable a que la supresión debe hacerse por la vía de la reforma del Estatuto, aunque está a la espera del informe de los servicios jurídicos de la Cámara sobre la propuesta socialista, según su portavoz, María Victoria Domínguez, quien ha aclarado que en la Comunidad de Madrid su partido apoyó a la presidenta Cifuentes con la condición de que suprimiera ese órgano, no incluido en el Estatuto, por lo que solo era necesaria la derogación de la ley. (Ibid.).

Se jacta Monago en afirmar que “el Consejo Consultivo lo crearon ellos” (por los socialistas), con el voto en contra del PP” (meridaycomarca.com, de 23/10/2010); pero se le olvida decir que, en enero de este año electoral, él quiso modificar la ley que rige el Consultivo y eliminar, así, el límite de edad para ser miembro del mismo, al objeto de que continuara Juan Ignacio Barrero, cesado el 30 de junio al cumplir 72 años; aunque posteriormente retiró la propuesta…(Véase hoy.es, de 09/06/2015). ¿A qué hablar, señora presidenta de la Asamblea, del Personero del Común, que está en el citado artículo 15.2 del Estatuto; pero que no existe, ni está ni se le espera… Centrémonos en el Consejo Consultivo, a ver cómo salimos de esta. Y todo por decir “digo donde antes dije Diego”… ¿Se desdice Vara, como antes Monago hizo coitus interruptus?

Dejar una opinión