“DAME LA MEDALLA”

Comparte esta noticia...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

opinion rafaRafael Angulo

Periodista


A una cantante extremeña le solicitaron hace un mes su colaboración en un concierto colectivo institucional para recaudar fondos para los refugiados. Como no tenía concertadas actividades esos días, desde la organización le comunicaron que los gastos de desplazamiento y alojamiento estaban cubiertos y que le pedían dos canciones (2) para ese evento solidario. La susodicha les anunció que por menos de 6.000 euros (3.000 por canción) no se desplazaba tan lejos para cantar. Cuando vino en el 2008 a recoger su Medalla de Extremadura no debía estar lejos esto. ¡Toma Medalla…aya!

¿Obliga el recibir una Medalla de Extremadura a ser solidario con esta tierra? No. Eso es acepción de cualquier bien nacido…, y agradecido. Recuerdo otro cantautor que no pudo venir años después al Día de Extremadura porque estaba en “temporada alta” y su representante también pidió un caché por las molestias. ¿Compromete una Medalla de Extremadura a colaborar, en la medida honesta de las posibilidades, con esta región? No. Eso es patrimonio de los que aquí vivimos, trabajamos y nos dejamos jirones de la vida por los nuestros.

Son ya más de 100 Medallas de Extremadura desde que se instituyó (a finales de los 80) y este medallero “olímpico” ha tenido de todo: de los que yo conozca, desde grandes aciertos como la de mí siempre amigo Antonio Vázquez, o la de don Jesús Delgado Valhondo, el añorado Fernando Hernández  Pelayo o, más cercano, don Jesús Sánchez Adalid…, pero también ha tenido pifias de campeonato, alguna muy gorda como la de la soprano Montserrat Caballé que la agradeció denunciando a quienes se la habían colgado por un batacazo romano (en un estalache cuyo organizador ella había recomendado). A la Caballé no le vamos a pedir que devuelva la Medalla porque, a estas alturas, ya la habrá vendido para pagar sus deudas con Hacienda pero, otros, deberían hacérselo mirar.

Urge replantearse esto de las Medallas. En su momento, tiempos de Rodríguez Ibarra, esta tierra necesitaba arraigar nuestra identidad regional y cualquier símbolo contribuía a esa labor: el himno de Extremadura, el Día de Extremadura, el Escudo de Extremadura…ay!, la Capital de Extremadura, pero ahora –4 décadas después– estas conmemoraciones tienen un aromilla anaftalinado (si existiera ese palabro). Y tampoco es plan promulgar una ley de devolución de la Medalla histórica, bastante vergüenza y dolor causa esa ignominia de la Memoria Histórica, que hace de la ficción bandera, de la trola artículo y del odio galardón. Pero 100 Medallas ya están bien, no vayamos a necesitar un apéndice de la guía telefónica (páginas verdes/blancas/negras) para orientarnos en el sinuoso camino de los galardonados. Bien está lo que hasta aquí ha llegado, no removamos más pero esto hay que cambiarlo, no seamos de pueblo (esto lo dice un periodista de barriada) sino los hijos de una gran tierra.

 

Acerca de MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

Ver todas las entradas de MéridaComarca →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.