ENTREVISTA. Ángel Caballero, Presidente de la Asociación Extremeña de Amigos del Ferrocarril

ANGEL CABALLERO TRENÁngel Caballero considera un gran paso el pacto por el ferrocarril firmado por los principales partidos políticos porque responde a la necesidad de mejorar la red viaria y de que Extremadura tenga la alta velocidad. El presidente de la Asociación Extremeña de Amigos del Ferrocarril, ex director general de Transportes y ex presidente de la empresa municipal de Transportes Urbanos de Mérida, afirma, convaleciente de una reciente operación de la que se recupera satisfactoriamente, que hay que luchar por una red ferroviaria moderna que conecte a la región con los principales puertos de la península ibérica y por recuperar la Ruta la Plata. Sobre el AVE señala que es el tren del siglo XXI y que es imprescindible para situar a Extremadura en el mapa ferroviario. Asegura que cada dos meses se recorre la línea férrea “y no se ve a nadie trabajando en ella. Debía estar terminada en el 2010 y aquí no hay nada”.

“No pedimos más que nadie, solo estar en igualdad de condiciones para competir con las demás comunidades autónomas y eso se llama solidaridad entre los pueblos”

 

César Peguero

 

¿Qué opina del pacto firmado por todas las fuerzas políticas con representación en el Parlamento Regional para que Extremadura tenga un ferrocarril digno y propio del siglo XXI?

Es imprescindible. Como punto de partida es magnífico. Ahora queda que haya un gobierno estable donde se le pueda trasladar la petición y a partir de ahí fechar el punto de partida para la mejora de la red ferroviaria convencional y para acabar de una santa vez la línea de alta velocidad. Necesitamos las dos cosas, no son incompatibles, sino todo lo contrario. Necesitamos la línea de alta velocidad y una mejora importante de la red convencional, no un maquillaje de las instalaciones. Y así nos pondremos como estaban los demás hace cien años. Tampoco es que estemos pidiendo el oro y el moro. Lo que pedimos es tener unas condiciones parecidas a las que disfrutan el resto de las comunidades. Mi idea es esa, una vez que los políticos abran las puertas de los ministerios, luego deben ir los técnicos, y nosotros tenemos muy buenos en Adif, y deben decir el tipo de vía que necesitamos y sobre ello actuar. Y hay que luchar por tener una red ferroviaria moderna, sostenible, económica y que nos conecte a los puertos y a los mercados, si no, nuestras mercancías llegarán maleadas, perderán valor y si hacen más kilómetros no entran en precio en el mercado y te quedas con el producto sin poder darle salida.

¿Y eso quién lo tiene que decidir?

Esta parte la tienen que hacer los técnicos, los políticos ya han realizado la primera parte, magnífica, trasladarla al gobierno que toque. Pero no solo llevársela, si no que comprendan de una vez en el  ministerio que vamos en serio, que nos tienen que hacer caso, que ya nos toca. Transmitirles esa unión y esa inflexibilidad que vamos a tener si no nos hacen caso y después que los técnicos hagan su trabajo. Pero después de tantos años pidiendo esto y los años que llevo de  lucha, por primera vez se han puesto de acuerdo por la necesidad de que o actuamos o  no tiene futuro nuestro ferrocarril. Vamos con educación a Madrid a decirles que necesitamos las infraestructuras ferroviarias y que no vamos a ceder si no lo hacen, y una vez que lo tengan claro deben actuar los que deben traernos ese progreso.

Uno de los apartados del acuerdo incide en la electrificación de las líneas ferroviarias.

La electrificación es el tejado de un edificio. Lo primero que tenemos que hacer es preparar las infraestructuras, si no lo hacemos y tenemos líneas con unas limitaciones de velocidad que vayan a 50 o a 70 kilómetros por hora no tiene sentido la electrificación. Primero la mejora de la infraestructura y una vez que la tienes adaptada para que los trenes puedan circular a unas velocidades que permitan la electrificación, es cuando hay que hacerlo. Supongamos que entre Castuera y Puertollano electrificásemos la línea, tramo en el que la velocidad está limitada a 70 y 90 kilómetros por hora, no lo va a hacer nadie para ir a esas velocidades, igual que una máquina diésel. Esto lleva un orden: el arreglo de las infraestructuras y una vez que tengan curvas de radio suficiente para que luego se pueda subir la velocidad, es cuando se electrifican, que se pueden hacer conjuntamente. Pero si no hacemos las reparaciones en infraestructuras en la mayor parte de los trazados que tenemos con líneas limitadas, no valdría para nada. Pero lógicamente hay que ir a la electrificación porque es más económica la tonelada transportada en una línea eléctrica que en una que no lo es. Y si se paga menos podremos ser competitivos con la carretera, porque si no resulta que los trayectos y los recorridos son largos, el tiempo de viaje es largo y eso tiene un coste añadido.

Disfrutamos de una central nuclear y resulta que no tenemos un kilómetro de línea electrificada. Tenemos electricidad para electrificar todas nuestras líneas, pero primero hay que mejorar las infraestructuras. Por eso digo que el pacto por el ferrocarril, como punto de partida, magnífico, ahora hay que saber muy bien lo que estamos pidiendo, porque ahí va genérico.

¿Por qué vía habría que empezar?

Hay dos muy importantes. Yo empezaría por la de Castuera-Vereda-Brazatortas, porque sirve para mercancías y para viajeros y podríamos tener, enlazando con la línea del AVE para viajeros, una reducción de los tiempos de viaje considerables. Y como por la misma línea el tráfico es mixto, pueden ir hasta Ciudad Real los trenes de mercancías, y a través de ahí, por la vía convencional irse para donde sea. Y luego la línea de Sevilla, porque tenemos que llegar a los puertos de Sevilla y Huelva. Actuaría por este orden, primero la que era del Eje 16, Badajoz-Mérida-Almorchón-Brazatortas-Veredas y luego lo que era parte de la Ruta de la Plata, Mérida-Sevilla y desde ahí se enlaza con toda Andalucía. Y una vez que las tenga arregladas, las electrifico para que puedan mandarme a mí una locomotora que esté justificada, porque nadie te va a electrificar una línea para ir a la velocidad que van los trenes diésel.

¿Y el puerto de Lisboa?

Extremadura recibió un duro revés cuando se cerró la Ruta de la Plata. A Mérida, que es el punto neurálgico de la distribución ferroviaria extremeña, se le quitó una vía de acceso a los puertos del norte. En mi opinión, Extremadura tiene que estar conectada con todos los puertos, no solo como el de Lisboa como estamos ahora, tenemos que estar conectados con los puertos del Mediterráneo, con los del Cantábrico, con los del Atlántico, pero con todos. No como ahora mismo, que la única salida de puerto que tenemos es Lisboa. Y esa vía los portugueses ya se están encargando de solucionarla. Esa vía nos lleva al Atlántico, pero luego tenemos muchos destinos para nuestros productos que no tienen por qué ir a Lisboa, pueden salir por el puerto de Valencia, en el Mediterráneo, por el de Sevilla, el de Huelva, para lo que se debe tener unas buenas comunicaciones con los puertos y los mercados, y si no lo tenemos, una comunidad interior como la nuestra está condenada a pasar dificultades. Y la Ruta de la Plata hay que hacerla nueva, no digo arreglarla ya. Para Extremadura, la Ruta de la Plata es vital, es conectar los puertos del norte con los del sur. Pero no vale una vía del año 1910, si no de cien años después. Y cuando llegue a una montaña hagan un túnel, y cuando llegue a un barranco hagan un puente, porque si el tren tiene que ir gateando el Puerto de Béjar, pues resulta que no tendrá una productividad económica y se cerrará como se cerró la otra vez.

Hay que abrirse a todos los puertos para que nuestros productos sean más competitivos que si solo tuviéramos obligatoriamente a un puerto. Por ejemplo, si llevamos tomates a Israel, a quién se le ocurre que tengan que ir primero a Lisboa. Si solo tienes un puerto te cierra mercados. Si haces muchos kilómetros de más el producto no lo soporta. Hay que seguir luchando por que la Ruta de la Plata se vuelva a abrir de Plasencia a Astorga, que es lo que queda sin abrir. Otro ejemplo, una mercancía de Salamanca a Cáceres tendría que ir primero a Madrid para volver a Cáceres, y eso cuesta un dineral.

¿La alta velocidad sería paso previo al AVE?

El AVE es insustituible. Es la segunda generación ferroviaria. Quien no tenga AVE no tiene tren. No es un tren que corre más que otro, es un nuevo sistema ferroviario en el que todos los elementos actúan al máximo. Es el ferrocarril del siglo XXI. Las líneas de alta velocidad llevan más de 50 años, que no es de ayer. A nosotros nos suena ahora novedoso cuando los demás llevan disfrutándolo 50 años. Es un sistema que evita que te mates. Que hay otras cosas más baratas, pues claro que sí. Pero si las tienes más barata puede pasar lo que ocurrió en Santiago de Compostela en 2013 (un tren Alvia descarriló y murieron 80 persona), un despiste del maquinista, el sistema no actuó porque no tenía el sistema de que cuando haya un fallo humano la tecnología evite una tragedia como la que ocurrió. Entonces yo quiero que mis paisanos extremeños tengan el mismo nivel de seguridad que los demás. Eso es insustituible.

Pero no podemos quedarnos con eso solo, necesitamos los capilares que lleven a esa artería principal, que es la alta velocidad, nuestras redes convencionales. ¿Quién va a llenar el AVE, sino son los otros? Desde luego, sin tener una línea de alta velocidad que nos ponga en Madrid en una hora y cuarenta minutos desde Mérida, o en una hora y veinte minutos en Lisboa, no estamos en el mapa ferroviario.

Si vamos a Madrid y pedimos una línea de tren para que valle a 160 kilómetros por hora y electrificada, estaríamos pidiendo algo que los demás tienen hace cien años. Entonces, está bien que lo tengamos, pero además debemos disfrutar de lo que ya tienen, que es un hilo conductor que nos acerque. Porque si pensamos que por las vías solo van mercancías y viajeros nos equivocamos, va el conocimiento, las tecnologías. Es imprescindible y no nos vamos a quedar solos los extremeños sin tener la línea de alta velocidad. Hemos escuchado a algunos políticos decir que lo que está hecho está hecho, ya veremos. Eso es una equivocación, ya veremos lo pronto que lo vas a hacer. O sea, los demás ya lo tienen y para nosotros es un lujo, pues yo soy de los que piensan que disponer de las mejores infraestructuras no es un lujo, es una necesidad y por parte de quien corresponda tiene además la obligación de satisfacérnoslas. Imagínese que nosotros no seamos capaces de llegar a los puertos, que nuestros trenes tarden el doble, eso no puede ser, y cada vez más se va a las autopistas del mar y tienen que estar más conectado con los puertos.

Necesitamos las dos cosas, una línea de alta velocidad y una línea aceptable de ferrocarril convencional. Eso es lo que necesitamos para ponernos en el mapa igual que los demás, no pedimos más que nadie, solo estar en igualdad de competir con las demás comunidades, y eso se llama solidaridad entre los pueblos, solidaridad de los que tiene con los que no nos han dejado tener.

¿Y no cree que ya es demasiado el retraso acumulado?

La línea de alta velocidad era para el 2010 y llevamos 6 años de más y aquí no hay nada. Cuatro personas trabajando. Yo me recorro cada dos meses la línea y no hay nadie trabajando. Ahí están los contratos, que los adjudican a la baja y luego las empresas no pueden cumplirlos, porque por eso precio no pueden. Y se pasa el tiempo. Y en las otras líneas no actúan para mejorarla. Hay que hacer lo que han pedido en el pacto, arreglar la red convencional y acabar de una santa vez con la línea de alta velocidad.

Si nos es así, la gente acabará dando la espalda al tren.

Acabarán quitándolo. Cuando el 1 de enero de 1985 se cerraron 3.000 kilómetros de línea, yo era de los que pensaban que no iban a ser capaces, y las cerraron, porque no podían sostener el déficit. ¿Y cómo se puede evitar ese déficit?, pues arreglando las líneas que puedan soportar trenes que transporten mercancías y resulte lo menos gravoso. Pero un tren que te lleve a Madrid en más de cinco horas, te tienes que quedar allí a dormir, no puedes hacer las gestiones y regresar a Mérida, no vale. Y si se abandona una línea acaban cerrándola.

Sobre la estación del AVE en Mérida, cuál es el lugar que preferís.

Nosotros lo tenemos contestado ya por el ministerio, que nos ha dicho que se tendrá en cuenta la opinión de Mérida y la nuestra es construir la estación intermodal al lado del recinto ferial, donde se ubicaría la estación del AVE, la de la línea de tren convencional y la de los autobuses interurbanos juntas. Esa es la propuesta que aprobó el último pleno y la respuesta la dará el ministerio cuando haya un gobierno estable. La solución es donde la decidimos en un principio y donde el ministerio lo autorizó hasta que la anterior corporación dijo que no, que quería tener tres cosas, el AVE en Aljucén, la estación de tren en la calle Cardero y la estación de autobuses en el polígono, y eso es ir en contra de lo que funciona en todas las partes. Una estación intermodal es un intercambiador de personas, que no tengas que utilizar un medio de transporte para hacer trasbordo. No podemos tener una estación en medio del campo para que no pase nadie, porque la cierran. Los trenes se nutren de viajeros y tienen que estar en las poblaciones.

 

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.