El PSOE pide al Gobierno un nuevo modelo de financiación justo, igualitario y equitativo

publicado en: Region pagina | 0
Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El pleno de la Asamblea de Extremadura ha aprobado hoy cuál será la posición de la comunidad autónoma en el proceso de negociación de la reforma del nuevo modelo de financiación autonómica. Lo ha hecho tras un largo debate monográfico en el que los grupos parlamentarios y la Junta de Extremadura han expuesto sus posturas y prioridades ante la negociación del nuevo modelo.

Los socialistas han marcado la igualdad, la solidaridad presupuestaria y la lealtad institucional como algunos de los principios que deben exigirse al Gobierno en el futuro modelo que, en opinión del PSOE, debe ser justo, igualitario y equitativo. En un largo pleno, el portavoz socialista Valentín García ha defendido que Extremadura, pese a lo que desde algunos sectores se apunta, “no es una región sobrefinanciada, si la nivelación fuera con criterios más justos, estaríamos en la media del resto de comunidades”. Además, ha señalado que “vertebrar un país con cohesión no solo requiere un sistema de financiación justo, sino que supone tener políticas de desarrollo regional que salve los desequilibrios territoriales este-oeste y norte-sur”.

Según ha defendido el portavoz socialista, en el nuevo modelo el Gobierno de España debe incrementar los fondos de la financiación autonómica. En estos momentos, el gasto público en España es inferior a la media de países europeos de nuestro entorno, pese a ello, los socialistas defienden que el país y las comunidades autónomas no tienen un problema de gasto, sino de ingresos. En ese sentido, el portavoz del Grupo Socialista ha denunciado que “durante la crisis, el Gobierno de Rajoy ha subido impuestos y de esa subida se ha beneficiado el Estado, no las comunidades autónomas a las que, además, se le han incautado impuestos autonómicos como en el caso de Extremadura con los depósitos bancarios o el impuesto a las eléctricas”. En palabras de Valentín García, el Gobierno de Rajoy “actúa a veces como si España fuera un Estado confederal, al no repartir entre las regiones las subidas de impuestos y usarlas para financiar solo al gobierno”. Para el PSOE, además de añadir fondos adicionales en el nuevo sistema de financiación, el Estado debe impedir que ninguna comunidad autónoma reciba menos de lo que ahora percibe.

El Grupo Socialista ha exigido que se lleve a cabo una nivelación con criterios justos y se nivele la financiación en función de la necesidad real. También se ha opuesto a que se condone la deuda del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) a las comunidades autónomas, “eso sería una doble injusticia”, ha dicho García, y reclaman que en los territorios forales los ciudadanos que allí residen deben aportar en las mismas condiciones que el resto a la solidaridad entre todos los españoles.

En sus propuestas de resolución, el PSOE ha recogido que en el nuevo sistema de financiación autonómica lo primero deben ser las personas, no los territorios y han defendido la solidaridad frente al principio de ordinalidad. Además, piden que las comunidades autónomas cuenten con fondos necesarios para ejercer todas sus competencias y garantizar no solo la universalidad de los servicios públicos (educación, sanidad, dependencia…), sino que éstos sean de la máxima calidad posible. Los socialistas reclaman que el nuevo sistema garantice la nivelación de los servicios prestados, que corrija los desequilibrios económicos interterritoriales y que valore correctamente el coste de todos los servicios. Exigen, además, que el Estado haga efectivos los principios de igualdad y solidaridad, que la suficiencia sirva de límite de la autonomía financiera y que se propicie la lealtad institucional para que el Consejo de Política Fiscal y Financiera sea un órgano equilibrado donde las opiniones de las comunidades autónomas tengan mayor peso específico.

Por último, Valentín García ha criticado que “Rajoy no puede utilizar la crisis independentista de Cataluña como excusa para que los extremeños continuemos sin financiación en los servicios públicos, y no puede ser, porque la crisis catalana no fue excusa para el cupo vasco, y por ello tampoco debe serlo para negociar ya el nuevo sistema de financiación autonómica”. En ese sentido, ha lamentado el retraso de más de 3 años en la negociación del nuevo sistema y ha exigido a Rajoy que no juegue con los 137 millones de euros que el Gobierno debe conceder a Extremadura y que no aporta poniendo como excusa que no hay Presupuestos Generales. Finalmente, a Monago le ha pedido que elija y se decida entre “defender los intereses de los extremeños o defender a Rajoy”.

Dejar una opinión