“En estos 12 años de lucha contra el CAMALOTE la única administración que realmente ha actuado directamente ha sido Confederación”

publicado en: Entrevistas, Mérida | 0
Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Nicolás Cifuentes de la Cerra
Jefe de Servicio de A. Forestales y Agronómicas
Confederación Hidrográfica del Guadiana

ENTREVISTA.Edición Impresa MeridaComarca Mayo2017


¿Cuáles son las competencias de Confederación en el término municipal de Mérida?
Existe siempre mucha confusión sobre cuáles son las diferentes competencias de las diferentes administraciones en temas como estos, hay una creencia generalizada de que todo lo que ocurre en el río es cosa de la Confederación Hidrográfica en exclusividad y no es cierto. Por ejemplo, muchas veces se dice que las basuras presentes en orillas y cauce del Guadiana o Proserpina deben ser retiradas por la CHG y en numerosas ocasiones así lo hacemos, pero realmente esto correspondería a los servicios de limpieza, especialmente cuando se trata de un tramo urbano. Tampoco y aunque se colabore en muchas ocasiones, es competencia de la Confederación el mantenimiento y conservación de numerosos parques e infraestructuras socio recreativas de ríos o embalses (pantalanes, pesquiles, playas, observatorios, sendas, etc).
La Confederación Hidrográfica tiene competencias relacionadas fundamentalmente con la gestión de las aguas, su protección en cuanto a calidad y cantidad, conservación y explotación de determinadas infraestructuras de riego y abastecimiento, defensa del dominio Público Hidráulico, planificación hidrológica, prevención de inundaciones y vertidos, conservación del buen estado ecológico, etc. Pero hay otras que tienen carácter concurrente con otras administraciones y aquí es donde siempre se producen las confusiones, el ejemplo clásico es la lucha contra el camalote donde está claro que las competencias en medio ambiente y especies invasoras es la de Junta de Extremadura y las competencias en la gestión del agua y conservación de su estado ecológico es de la CHG.

¿Cómo se presenta este año el problema del camalote a su paso por Mérida?
Es difícil predecir lo que ocurrirá durante este año pues dependerá de muchos factores como los climáticos o las posibles crecidas del río, pero es nuestro deseo y esperanza que el tramo urbano del Guadiana a su paso por Mérida pueda seguir limpio de camalote al igual que lo ha estado durante el pasado 2016. Hay que tener en cuenta que esto se consiguió gracias a los trabajos que se realizan durante el invierno al bajar la cota del embalse de Montijo secando las orillas en la época de frío así como al trabajo constante de contención aguas arriba con barreras, maquinaria y brigadas durante todo el año.
Desde el año 2004 hasta hoy hemos mejorado mucho en la eficacia y rendimiento de los trabajos de control a pesar de la economía de medios y de las muchas dificultades que en este trabajo se producen.

¿Cómo perjudica el camalote al Guadiana y su entorno?
Son muchos los efectos negativos que el camalote puede llegar a producir si no se actuase como se ha venido haciendo durante todos estos años. Y es que a pesar de las numerosas críticas que hemos sufrido en ocasiones, la realidad es que hasta la fecha se han retirado unas 600.000 toneladas de planta del río. Es fácil suponer lo que podría haber sucedido si no se hubiera retirado tanta planta, los efectos sobre el ecosistema fluvial hubieran sido catastróficos afectando a toda la biodiversidad que acompaña al río y a la propia calidad de las aguas.
El camalote si no se controla deja a oscuras toda la masa de agua impidiendo el desarrollo de algas, fitoplancton, etc y afectando a toda la cadena trófica produciendo un empobrecimiento del ecosistema con la desaparición de hábitats propios del Guadiana. Además, y todavía peor, se podrían producir procesos no deseados de eutrofización al descomponerse toda esa materia orgánica en el agua llegando a ser tóxica.
Pero todos estos escenarios catastróficos no se han producido ya que, a pesar de que no hemos podido erradicar la presencia de esta planta, si se ha conseguido evitar grandes daños ambientales e incluso se ha impedido que el camalote afectase a las infraestructuras de riego, lo que hubiera supuesto perdidas económicas multimillonarias en zonas de regadío como las de Lobón y Montijo.
En resumen, los daños más graves siguen siendo potenciales. Si ha ocasionado perjuicios en colectivos como el de los piragüistas y los pescadores así como una fuerte alarma social en determinadas épocas.

¿Existe colaboración con el Ayuntamiento de Mérida para paliar este problema?
El Ayuntamiento de Mérida ha puesto a disposición de la Confederación Hidrográfica del Guadiana unos terrenos de su propiedad en previsión de que pudieran ser necesarios en el futuro para el acopio y tratamiento de parte de la planta que se extrae, afortunadamente y hasta la fecha no ha sido necesario.
Entiendo que estamos en crisis y que todas las administraciones tienen dificultades económicas de todo tipo, pero la realidad es que en estos 12 años que llevamos luchando contra el camalote la única administración que realmente ha actuado directamente sobre este problema ha sido y sigue siendo la estatal a través de esta Confederación Hidrográfica. Desgraciadamente, y como en muchas otras cosas, tengo la impresión de que se ha polemizado y se ha aportado poco sobre este tema y la mayoría de las veces con escaso conocimiento; se han llegado a realizar afirmaciones muy extrañas e intentando politizar demasiado, especialmente en los años más duros, pero a pesar de todo técnicos y operarios hemos seguido trabajando de forma constante y al margen de todas estas discusiones que en la práctica no han servido de nada.
Creo que todavía falta mucho por mejorar la colaboración entre las administraciones y sectores de la sociedad sobre este tema y que sobran tantas críticas, pero supongo que esto es algo que tenemos muy arraigado los españoles.

¿Hay suficientes medios en la actualidad para luchar contra el camalote?
Para los técnicos nunca hay suficientes medios, pero es fundamental, en este caso, que estos se mantengan de una forma sostenida en el tiempo para que se permita planificar y cumplir con la estrategia de control y erradicación que se pretende desarrollar en los próximos años. Pero si es cierto que hemos mejorado mucho en estos años, los equipos de personal se han especializado, cada vez tenemos más embarcaciones, barreras, vehículos anfibios y cosechadoras, se han incorporado técnicas modernas que facilitan los trabajos (teledetección, medios aéreos, monitorización, etc) y estamos desarrollado investigaciones propias sobre aspectos fundamentales como las tasas de crecimiento, semillas, condiciones ambientales, etc.
También tratamos de mejorar cada vez más en lo que corresponde en informar sobre los trabajos que se desarrollan y la situación del camalote y otras especies invasoras presentes o que amenazan con aparecer en el Guadiana, así está disponible de forma gratuita para todo el mundo una aplicación de móvil que se denomina “invasoras del Guadiana” en versión para IOS y Android.

¿Conseguiremos acabar algún día con esta plaga?
Nuestro objetivo siempre ha sido su erradicación, pero somos conscientes de que esto no es fácil y que puede tardar muchos años en producirse. Hemos diseñado una “estrategia” en la que no nos limitamos al control sino que también pretendemos afrontar la erradicación, sabemos que esto dependerá también de numerosos factores y en especial de la disponibilidad de suficientes medios en el futuro de forma permanente, lo que no es nada fácil.
En ninguno de los países del mundo con presencia de camalote se ha podido erradicar realmente, incluido EEUU con gran capacidad económica; en California y Florida llevan desde los años treinta del siglo pasado luchando contra esta planta, incluso con métodos químicos, sin haber conseguido su erradicación. Está demostrado que este tipo de especies invasoras o se erradican de forma contundente en el mismo momento que aparecen o luego es muy difícil, prácticamente imposible.
Pero hay que ser optimistas y tener siempre como objetivo la erradicación o al menos el de la recuperación de tramos de río hoy afectados. Existen también factores de oportunidad que deberíamos aprovechar, si se producen en el futuro, como la aparición de inviernos duros o determinadas inundaciones, puede que al final tenga que ser la propia naturaleza la que tenga que echarnos una mano.

¿Cómo se encuentran nuestros embalses más cercanos ante la falta de lluvias?
Como ya se informó a los usuarios en la Junta de Explotación de la Zona Occidental y posteriormente en la Comisión de Desembalse celebrada el pasado día 5, en la presente campaña están garantizados los recursos para los distintos usos, abastecimientos, agrícolas e industriales, lo que no quita para que se ponga de manifiesto que estamos en el cuarto año en que las precipitaciones y por tanto las aportaciones a los embalses están por debajo de la media con lo que esto supone de cara a los años venideros en cuanto a la disminución de reservas.

Este año, ¿podrán los emeritenses disfrutar de las aguas del Pantano de Proserpina con normalidad?
Salvo situaciones imprevisibles de carácter excepcional, esto será así afortunadamente.

¿Qué consejos podría dar a los emeritenses para conservar nuestro entorno?
Los emeritenses son afortunados pues el Guadiana pasa por su ciudad y sin duda enriquece todavía más a la capital de Extremadura, pero debemos ser conscientes de que se trata de un ecosistema muy frágil y que hemos alterado. Mucha gente cree que la lámina de agua que se ve habitualmente en Mérida es la del río en su estado natural pero la realidad es que esto es posible gracias a la existencia de un embalse, el de Montijo, que nos permite mantener durante todo el año agua en el tramo urbano emeritense. Cuando se vacía el embalse para realizar labores de mantenimiento podemos comprobar cual es el impuesto que tiene que pagar el Guadiana por pasar por Mérida, aparecen basuras, enseres, electrodomésticos, carros de la compra, vehículos, etc, también es habitual encontrar en las orillas numerosas basuras, bolsas de plástico, vertidos y restos de obras, además de otros daños sobre la vegetación de ribera, abandono de ganado muerto u ocupaciones. Todavía y desgraciadamente nos queda mucho que aprender y asumir sobre el respeto al medio ambiente, de poco sirve el esfuerzo de muchos si unos pocos utilizan el río como si fuera un basurero.
La educación ambiental es fundamental, la CHG lleva ya muchos años con un programa de educación específico por el que ya han pasado más de 50.000 escolares, muchos de Mérida. Casualmente los dos únicos centro de educación y formación ambiental que tiene la Confederación están precisamente en el término municipal de Mérida.

Dejar una opinión