ENTREVISTA. Javier Tena, director del centro de menores Antonio Machado de Mérida

Comparte esta noticia...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

“Los menores que están aquí no han hecho nada malo, son víctimas”


Javier Tena lleva 24 años trabajando como educador social y, desde 2004, dirige el centro de menores Antonio Machado de Mérida. Como él mismo reconoce, su labor siempre ha estado vinculada a los menores y la educación social. También ha trabajado en otro centro de menores en Olivenza y en otro de atención a mujeres en Cáceres.


centro menores antonio machado Explíquenos en qué consiste un centro de menores.

 Es un recurso temporal de carácter educativo y existencial. A veces, se tiene un concepto erróneo de lo qué es un centro de menores. Se sigue confundiendo con reformatorios o con centros de tratamientos de la conducta o gente que da muchos problemas. Y nada más alejado de la realidad. Aquí están los menores que no tienen garantizada la cobertura de sus necesidades básicas o derechos fundamentales. Algunas causas pueden ser: desamparo, que sus padres no puedan hacer frente a esas necesidades de sus hijos, maltrato, menores que no tienen ninguna persona cercana que le asista…

 ¿Cuántos años lleva el centro de menores Antonio Machado realizando sus labores?

 No te sabría decir la fecha exacta, pero desde los años 60’s. Sí que se hicieron remodelaciones en el año 2005 y funciona como tal desde el 2008.

 ¿Con qué equipo de profesionales cuentan?

 Tenemos 18 personas: 9 educadores y 9 técnicos de educación infantil. Estos se articulan y se distribuyen en tres hogares para los menores. Cada hogar cuenta con tres educadores y tres técnicos. Ellos son los que intervienen directamente con los menores y atienden todas sus necesidades. Cabe recalcar que esto es una alternativa temporal a la vida del menor con su familia.

 ¿Cómo vive aquí un menor?

 Exactamente igual que en cualquier familia normal y corriente. Los horarios intentamos que sean muy similares. Un día lectivo es levantarse a una hora determinada, desayunar, arreglar su cuarto, ir al centro educativo, comer, descansar, estudian, merendar, tienen su tiempo libre o de ocio dentro o fuera del centro, cenan, descansan o hablan con los educadores y, por último, se duermen.

IMG_5577 ¿Cómo están distribuidos los hogares?

 El centro se organiza en tres hogares. Cada hogar tiene ocho menores. Cada uno tiene sus cuatro habitaciones, centro de estudio, salón y dos cuartos de baños completos. Y dentro de esa casa están los propios educadores.

 ¿Realizan actividades en el centro?

 Sí, muchas. Van variando. Hay actividades relacionadas con las manualidades, como confeccionar trajes de carnaval, programas informáticos, participamos en la cabalgata de los Reyes Magos o incluso van a las extraescolares de los colegios. Además, hemos hecho varias excursiones a Cornalvo, a la Warner, al Parque de Atracciones o al Santiago Bernabéu a ver un partido del Real Madrid.

 ¿Cuáles son las edades más comunes de la gente ingresada en el centro?

 No hay una edad determinada. Tenemos a gente desde los 6 hasta los 18 años, pero siempre hay excepciones de chavales de menor edad porque tengan hermanos aquí o por cualquier tema educativo. Podemos tener a 26 chicos y, actualmente, contamos con 25. Pero nosotros, si tenemos que poner más camas, se ponen. Nuestro deber es atender la demanda.

 A estos menores, me imagino que les influirá el aspecto psicológico.

 Depende de la edad. No es lo mismo el ingreso de un chico de 6 que de 15. Intentamos que sea un ingreso temporal. Queremos solucionar los problemas por los que el chico haya ingresado al centro. No nos olvidamos de ellos. Pero sí que es cierto que hay algunos chicos que lo han llevado mejor que otros, que han podido sufrir el ingreso de manera más traumática. Normalmente, los chavales se adaptan bien, porque se les trata de explicar por qué están aquí.

 IMG_5583¿Quién alerta de una anomalía familiar y que algún caso sea vulnerable del ingreso de un menor al centro?

 Los propios servicios sociales o, en otros casos, la dirección general que advierte de una situación. También los centros de salud que detectan algo extraño o un maltrato.

 ¿Les repercute su situación en el rendimiento académico?

 Habría que ponerse en el lugar del muchacho y pensar que no está con su familia. Es difícil que la mayoría se centren en los estudios. No es una prioridad para ellos, desde un primer momento, que saque buenas notas en el colegio. Su preocupación es adaptarse a un nuevo entorno sin su familia. Los chicos que están aquí no han hecho nada. Simplemente su situación familiar no es la idónea. Ellos son víctimas.

 ¿Tienen relación directa con otros profesionales que ayuden al menor?

 Sí, tenemos atención psicológica y que todo funcione como algo normal y una familia grande. Cuando se detecta un problema y los chicos necesitan una ayuda psicológica, se interviene con estos profesionales.

 ¿Siguen manteniendo el contacto con los menores cuando se van del centro?

 Sí, nosotros les hacemos un seguimiento y solemos tener noticias de la mayoría que pasan por aquí. Les hacemos actividades formativas y seguimos colaborando con ellos aunque no sigan.

Acerca de MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

Ver todas las entradas de MéridaComarca →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.