Hernando de Bustamante, el barbero de Mérida que dio la vuelta al mundo

Comparte esta noticia...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Félix Pinero

Periodista y escritor


Hernando de Bustamante era natural de Mérida, hijo de Juan de Bustamante y Leonor de Cárdenas (Leonor de Cáceres, según el Conde de Canilleros ), y marido de María Rodríguez (María Contreras, según Belén Baños), quien asegura que nació en Alcántara en 1494. Fue barbero, cirujano, armador y tesorero y descubridor del Océano Pacífico. El 10/08/1519 zarparon del puerto de Sevilla cinco navíos: la Trinidad, la nao capitana al mando del navegante portugués Fernando de Magallanes (Sabrosa, Portugal, 1480; Mactán, Filipinas, 1521), militar, explorador y marino y navegante portugués de noble linaje, nombrado por la Monarquía Hispánica capitán general de la Armada para el descubrimiento de la especería. Bañas, que pasó varios años becada en Filipinas, fue encargada por el Archivo Nacional de las islas a recuperar once millones de documentos de la época colonial sin catalogar ni clasificar, que recuperó en 34.000 legajos, tras formar a un equipo de investigadores. Además de la Trinidad, también zarparon la Victoria, la San Antonio, la Concepción y la Santiago, con el objetivo de hallar un paso marítimo hacia el Océano Pacifico desde el Atlántico. Entre los 265 marineros que componen la expedición, viaja este emeritense, uno de los dieciocho supervivientes que regresa a Sevilla el 6 de septiembre de 1522. En una placa conmemorativa de la primera circunnavegación de la Tierra, en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) se afirma: “De los 265 tripulantes que al mando de Fernando Magallanes salieron de este puerto de Sanlúcar de Barrameda el día 20 de septiembre de 1519 para dar, por primera vez, la vuelta al mundo, solamente volvieron a este mismo lugar de partida, en 6 de septiembre de 1522, los 18 navegantes que se citan a continuación”, lista encabezada por Juan Sebastián Elcano (Guetaria, 1476; Océano Pacífico, 4/08/1526), y en la que figura “Hernando de Bustamante, de Mérida”. La placa termina con este homenaje: “El Excmo. Ayuntamiento de esta ciudad y el Ateneo Sanluqueño, unidos ambos en un mismo sentimiento de veneración hacia las glorias del pasado, convinieron colocar aquí estos azulejos como medio de conmemorar de un modo público y permanente, la gesta referida, digna de no caer en el olvido de los tiempos. 1956, mayo 7.”

Bustamante embarcó en la nao Concepción, en la que iba Elcano como maestre. Fue el único extremeño de la expedición, en la que viajó con el oficio de “barbero y cirujano”. Su primera acción destacada fue adentrarse en el estrecho en compañía de tres compañeros a bordo de una chalupa, para ascender a un monte cercano y ver desde lo alto… si el brazo de mar que se notaba sin salida, desde el punto en que se hallaban por las islas que interceptaban el horizonte, iba a parar al otro mar… Efectivamente, divisaron el mar del Sur el 27 de noviembre, al que bautizaron como mar Pacífico, por la tranquilidad de sus aguas. Regresó a España en la nao Victoria, capitaneada por Elcano tras rodear el mundo y recorrer 14.460 leguas en tres años menos catorce días, según cuenta Baños.

El extremeño A. Dovane recuerda en su blog que Hernando de Bustamante se convirtió en íntimo amigo de Magallanes durante su travesía por el océano, hasta llegar a las costas de Brasil, y posteriormente a la Patagonia, hasta que el 21 de octubre de 1520 dieron finalmente con el ansiado paso. En el Pacífico, se enfrentaron al hambre, las traiciones, las enfermedades y a la muerte.

El 27 de abril de 1521, en Filipinas, Magallanes muere a manos de los indígenas, pasando el mando de la escuadra a Juan Sebastián Elcano, con tan solo un navío, ya que la tempestad destruyó la Santiago; la San Antonio cayó en manos de unos amotinados que pusieron rumbo a España; a la Concepción se le prendió fuego por falta de hombres y en Tidor permaneció la Trinidad.

La Victoria, al mando de Elcano, fue la única en arribar a España el 6 de septiembre de 1522, con solo 18 hombres de los 265 que iniciaron la travesía, entre ellos el barbero y marino emeritense Hernando de Bustamante. Otros 12 fueron retenidos como prisioneros en Cabo Verde y regresaron semanas después a Sevilla, vía Lisboa. Los cinco supervivientes de la Trinidad también completaron la vuelta al mundo, aunque no regresaron a España hasta 1525.
Hernando de Bustamante, según refiere A. Dovane, fue elegido por Elcano, para acompañarle en la visita al rey Carlos I y emperador Carlos V para contarle su viaje, el primero jamás registrado de circunnavegación al orbe, probando de este modo que la tierra era redonda. Señala el Conde de Canilleros: “Cuando Juan Sebastián tuvo que elegir quien le acompañara en la visita a Carlos V, el designado para hablar al Emperador de aquella gesta en la que Extremadura –representada siempre en las epopeyas ultramarinas por todos los grandes caudillos– tuvo ahora por representante a un modesto barbero, que ganó para ella una parte en el famoso lema escrito sobre el globo terráqueo: Primus circundisti me.”

El cargamento traído en la nao Victoria fue de 381 sacos de especias, con un peso de 524 quintales. Su venta en el mercado español y europeo cubre los gastos de la expedición y arrojó un beneficio de 346.220 maravedíes, según se recoge en el blog España ilustrada en el capítulo dedicado al viaje de Magallanes y Elcano. Ante el rey, en su corte de Valladolid, Elcano y su tripulación le presentaron a los indios que traían, los regalos recibidos, pájaros raros, producciones, y las preciosas especerías adquiridas. El emperador llenó de honores a los héroes (a Elcano, quinientos ducados de por vida, según Baños, por ser el primer hombre que había dado la vuelta al mundo; y al piloto Francisco Albo y al barbero Bustamante, sendos escudos de armas, y al extremeño, un escudo y 4.000 reales de vellón). Elcano recibió un escudo de armas, cuya cimera, un globo terráqueo, lleva la leyenda Primus cincundedisti me (El primero que me diste la vuelta). Para la antropóloga extremeña, Bustamante es el que descubre el Estrecho de Magallanes, porque fue el primero en avistar que había agua al otro lado y Magallanes se arriesgó.

Acerca de MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

Ver todas las entradas de MéridaComarca →

Un comentario sobre “Hernando de Bustamante, el barbero de Mérida que dio la vuelta al mundo”

  1. Estimado señor Piñero, me llamo Belén Bañas (aunque unas veces pone Baños y otras Bañas). Los datos que aparecen en mi articulo se recogen en documentos del Archivo General de Indias ( yo sólo los transcribo). Por ultimo, nunca fui becada por el Archivo de Filipinas. Un buen científico, como Usted sabe, contrasta las fuentes. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.