INVESTIGACIÓN Y PROFESIÓN

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Luis Manuel Sánchez González

Arqueólogo y Antropólogo Social y Cultural


 

La profesión de arqueólogo es una profesión eminentemente vocacional. Los que nos dedicamos a esto, aun sabiendo lo difícil que es desarrollar una carrera en este mundo, lo hacemos porque verdaderamente nos gusta. Sin embargo, lo que poca gente conoce, es que principalmente existen dos tipos de trabajos arqueológicos: los que se desarrollan relacionados con la obra civil, ya sean de prospección, seguimiento en movimientos de tierras, o incluso en excavaciones arqueológicas, y los que están encaminados a la investigación científica.

Aunque en ocasiones uno y otro están unidos, no siempre es así. Muchas veces nos encontramos con excavaciones arqueológicas de ciertos yacimientos, sobre todos los hallados en trabajos relacionados con la obra civil a los que anteriormente hemos hecho mención, que tras entregar a la administración pública el pertinente informe, se quedan en el olvido, no desarrollando “sus excavadores” ningún tipo de publicación científica que ayude a dar a conocer, tanto a la comunidad científica como al público en general, los resultados de sus trabajos. Ello provoca que el conocimiento científico de determinados momentos de la Historia, sobre todo los que “menos interés” despiertan, no aumente, y sean desconocidos por parte de otros estudiosos del tema. No pudiéndolo reflejar de esta manera en sus respectivos estudios.

Este problema no se da en los estudios y excavaciones desarrollados por diferentes instituciones, sobre todo universidades, en los que los resultados de estos trabajos son publicados en diferentes medios, sobre todo revistas científicas. Ello es debido principalmente, como casi todo lo relacionado con el mundo de la cultura y la investigación, a la falta de inversión. Cuando se desarrolla una excavación de urgencias, por ejemplo como fruto de los movimientos de tierras desarrollados en una determinada obra civil, al arqueólogo director tan sólo se le abona el trabajo de excavación e informe administrativo, por lo que muchos directores de excavaciones, a no ser que tenga verdadero interés por dar a conocer su trabajo, se limitan a este, y el que realiza un artículo para ser publicado lo hace de una forma totalmente altruista, poniendo su propio tiempo, y, en  demasiadas ocasiones, dinero.

Los que nos dedicamos a esto sabemos la cantidad de conocimiento que se “pierde” en los archivos de las diferentes administraciones y que muchos colegas desconocen, o si indagan en buscarlos, en ocasiones se encuentran con problemas burocráticos para poder consultarlos.

Me parece un verdadero atraso para nuestro conocimiento científico el no invertir en estos trabajos de excavación por un problema económico. Las diferentes administraciones deberían tomar cartas en el asunto e invertir para que estas investigaciones desarrolladas a partir de estas excavaciones de urgencias sigan adelante, aumentando con ello nuestro conocimiento, y con ello nuestra riqueza cultural e incluso turística.

 

Dejar una opinión