JESÚS DELGADO VALHONDO, EL MAESTRO Y POETA UNIVERSAL EXTREMEÑO

Comparte esta noticia...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Félix Pinero

Periodista y escritor


Jesús Delgado Valhondo (Mérida, 19/02/1909; Badajoz, 23/07/1993), maestro, poeta, articulista y  escritor. A los 6 años sufrió una poliomelitis, cuyas secuelas físicas (quedó cojo) y emocionales marcan su vida y su poesía, al comprobar demasiado pronto la fragilidad del ser humano y la necesidad de buscar a Dios, para averiguar las razones de tan estremecedora indefensión”.[1] Tras la muerte de su padre, notario en Mérida, su familia se traslada a Cáceres cuando tenía 9 años, donde estudia Magisterio y aprueba la oposición del cuerpo de maestros en 1934. Allí se relaciona con los profesores Pedro Caba y Eugenio Frutos.  Inicia su carrera docente en Trevejo (Cáceres). Tras la Guerra Civil, fue sancionado y trasladado forzoso por su afiliación a Alianza Republicana y por haber ostentado el cargo de secretario de UGT en el sector de enseñanza, en base a la Ley de 10 de febrero de 1939, que fijaba normas para la depuración política de funcionarios públicos. Más tarde ejercería su profesión en Campolugar, Garganta la Olla, Gata, Zarza de Alange, Mérida y Badajoz, donde se jubiló en 1979. Fue cofundador de la revista “Alcántara” (1945) y de la Asociación de Escritores Extremeños. En 1978 recibió el I Premio de Poesía Hispanidad y en 1979 fue teniente de alcalde de Badajoz por la lista de UCD. En 1988 recibió la Medalla de Extremadura por sus méritos, profesionales y humanos, y en julio de 1988 fue nombrado hijo predilecto del Ayuntamiento de Mérida. Es también hijo adoptivo de Badajoz. La Biblioteca Pública de Mérida lleva su nombre. En 2005 se creó la Fundación Delgado Valhondo para la difusión y promoción de su obra.

            Su primera obra poética no aparece hasta 1942, cuando tenía 33 años. Al faltarle el apoyo institucional, tuvo que publicar continuamente fuera de la región (Alicante, Santander, San Sebastián, Sevilla…) “De todas maneras, Valhondo quiso ser siempre un poeta universal y no consintió nunca que le encasillaran en reducidos regionalismos. Así, su poesía será admirada y muy alabada por extremeños como Eugenio Frutos, Pedro Caba, Pedro de Lorenzo, pero también por escritores de fuera como Juan Ramón Jiménez, quien declaró: “Ahora se escribe en España muy buena poesía. Aquí traigo un libro, La esquina y el viento, de Delgado Valhondo, nutrido de la mejor poesía moderna.” [2]

            De su producción literaria, sobresalen en poesía las obras: Hojas húmedas y verdes (1944), El año cero (1950), La esquina y el viento (1952), La muerte del momento (1955), Canto a Extremadura (1956), La montaña (1957), Primera antología (1961), El secreto de los árboles (1963), ¿Dónde ponemos los asombros? (1969), Canas de Dios en el almendro (1961), La vara de avellano (1974), Entre la hierba pisada queda la noche sin pisar (antología, 1979), Un árbol solo (1979), Inefable domingo de noviembre (1982), Huir (1994). Poesía completa (1943-1988). Recopilaciones: Poesía. Introducción y notas de Ángel Sánchez Pascual (1988); Poesía completa (tres tomos, 2003). En prosa: Yo soy el otoño, Cuentos y narraciones (1975), Ayer y ahora (1978), Abanico (1986), Cuentos (1986) y El otro día (1990). Relatos: Yo soy el otoño (1953), Cuentos y narraciones (1975), Ayer y ahora (1978), Cuentos (1986) y El otro día (1990). Teatro: La vida en los muebles… Novela: Isaac.

            “Sus poemas –dice Robles Blanco[3] recogen los matices existenciales, religiosos y hasta neorrománticos que se dieron en los poetas de la Generación del 36, pero tratados de un modo cotidiano.”

             En una entrevista publicada en 1990, Delgado Valhondo, preguntado por las constantes de su obra literaria (Dios, el tiempo, el amor y la muerte como temas centrales), contestaba sobre la razón de sus referentes: “Dios es para mí el hombre; es todo; el dios mío no es un dios de barba y flequillo. El amor… creo que es lo que mueve el mundo; y el hombre, y este en su paisaje, un paisaje que me ha llenado mucho, y la calle, que es una parte de mi paisaje….” [4] Tras ser enterrado en Mérida en 1993, hizo ponerse en su lápida este epitafio. “Ya soy tierra extremeña”, síntesis del amor por su tierra y del sentido trascendente con que concebía la vuelta a su origen”.[5]

            El 26 de febrero de 1988, Antonio Salguero Carvajal presentó en la Facultad de Filosofía y Letras de Cáceres su tesis doctoral titulada “La poesía de Jesús Delgado Valhondo”, dirigida por el doctor Gregorio Torres Nebrera, [6]


[1] Vid.: Salguero Carvajal, Antonio: Jesús Delgado Valhondo, Web de la Asociación de Escritores Extremeños (AEEX).

[2] Vid.: Robles Blanco, Feliciano: 40 intelectuales extremeños ilustres. (Inédito).

[3] Vid.: Ob. cit.

[4]  Vid.: Pinero, Félix: Extremeños de nuestro tiempo. Jesús Delgado Valhondo: Prefiero ser poeta de pueblo a ser un académico en Madrid, en el Diario Extremadura del 14/10/1990, págs. 52-53.

[5]  Vid.:  Salguero Carvajal, Antonio,  en Ob. cit.

[6] Vid.: Salguero Carvajal, Antonio: La poesía de Jesús Delgado Valhondo, Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Extremadura, Cáceres, 1988.


 

Acerca de MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

Ver todas las entradas de MéridaComarca →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.