JUAN BENET Y EL FULGOR DE MERIDA


Antonio Vélez Sánchez 

Ex alcalde de Mérida


       Cuando murió Juan Benet, en Enero de 1993, el prestigioso diario The New York Times, numero uno de Estados Unidos, equiparó su dimensión literaria a las de Marcel Proust, James Joyce y William Faulkner. No fue caprichosa la valoración otorgada por un   medio que ostenta casi el centenar de premios Pulitzer de periodismo. Mas bien respondía a la evidencia de que el autor de “Herrumbrosas lanzas” se proyectaba como uno de los activos mas notorios para la historia de la literatura de todos los tiempos. Podría parecer excesiva esta consideración, cegados por el triunfo inmediato, con la maquina publicitaria del negocio editorial en corto, pero esa es la medida de la posteridad que a otros, tan actuales y efímeros, no se les otorgará.

       Juan Benet llegó a Mérida, terciados los ochenta, por razón de su profesión de Ingeniero de Caminos. Fue un tiempo singular para las Obras Publicas, tanto en Extremadura como en la Ciudad. El sentía especial fijación por los parajes indómitos y los retos de calado, derivado de su afán por domesticar el agua, conducirla. Y en estos territorios, por entonces, los proyectos del ramo abundaban y las sorpresas arquitectónicas también. Era el caso del Museo de Moneo, que construía Cubiertas y MZOV, la Empresa a la que el escritor estaba ligado desde 1956. En sus muchas visitas al prometedor edificio siempre aseguraba que su mole racionalista elevaría el “fulgor” de Mérida.

      Era difícil que Juan Benet  pudiera abstraerse de la referencia que había sido Emerita, en tantas secuencias históricas relacionadas con el agua : Los primeros momentos, con Cornalvo y Proserpina.  O Rabo de Buey, a cuyas subterráneas y frescas tripas bajamos, con el adorno de sus explicaciones, abarcando la geología, los ritmos de filtración de aquellos suelos, su capacidad de almacenaje, los caudales liberados en el tiempo, la calidad de aquellas aguas y su recomendación de reaprovecharlas. Como la  monumentalidad de “Los Milagros” y el paseo apacible bajo los pilares, observando su porte de explorador. Y los otros momentos : Primo de Rivera, Indalecio Prieto y el soplo  republicano, el Plan Badajoz…. En fin toda una capacidad de ser atrapado por quien había sido capaz de desmenuzar, con pasión topográfica y milimétrica, su ficción creativa, en la mítica y celebrada obra de “Volverás a región”.

      Recuerdo que en sus visitas solía contarme los pormenores de algo apasionante. Eran consideraciones muy estudiadas sobre un necesario trasvase desde la Cuenca del Tajo a la del Guadiana. Se haría desde el embalse de Azután, en Toledo, utilizando el río Uso, hasta un embalse de nueva construcción. El agua elevada podría revertirse para generar electricidad en horas favorables. A partir de ahí se utilizaría un viejo ferrocarril abandonado. Se trataba del Talavera de la Reina – Villanueva de la Serena, por la Comarca de La Jara. Sobre ese trazado ferroviario, utilizando sus viaductos y túneles, se colocaría una tubería de cuatro metros de diámetro, hasta llegar, tras solo cincuenta kilómetros de andadura, hasta el río Guadarranque y García Sola. El volumen anual de agua, potencialmente trasvasable, seria de cuatrocientos hectómetros cúbicos. Aunque me resultara familiar la memoria de aquella línea, y su espectacular arco en  Guadalupe, me impactaron tanto las consideraciones de Juan Benet que, en mas de una ocasión, recorrí las huellas de aquel ferrocarril, iniciado con la Dictadura del general jerezano y abandonado a comienzos de los años sesenta : El colosal viaducto del Azután, la Estacion de Calera y Chozas, la minera de Santa Quiteria, cerca del significado Puerto de San Vicente, los túneles de la Jara….

     Una mañana quiso que le acompañara hasta el despacho de Juan Serna, Consejero territorial de Obras publicas, calle Felix Valverde Lillo de Mérida, para contarle su propuesta de Ingeniero de Camino, Canales y Puertos y hacerle fedatario, también, de su ensoñación de hombre imaginativo, creador, mas cercano al protagonista de una novela de Baroja. Y allí volvió a desplegar sus iniciativas de hombre de acción. Años después, en 1994, la Dirección General de Obras Hidraulicas, del Ministerio de Obras Publicas encargó un estudio técnico de la propuesta-solución que había planteado Juan Benet y que como suya está reconocida, tanto que aun conserva su rabiosa actualidad y sigue considerándose a futuro.

     Nuestra fortuna fue conocer aquel proyecto, en primicia y encandilados por quien lo describía, como si de un argumento de novela se tratara. Con el sugerente añadido, además, de aquella línea ferroviaria de leyenda. Por eso lo cuento, obligado a valorar un empeño que, tal vez algún día, adquirirá otra dimensión, dado el trascendente  perfil literario de quien lo alentó. También por señalar las claves anecdóticas que rodearon unos afanes de indudable densidad intencional. Y porque ocurrió en Mérida, Ciudad a la que Juan Benet fue paulatinamente calibrando, en grado creciente, con sentida emoción. Lo marcó bien patente, de su puño y letra, cuando inauguró la Feria del Libro de 1985. A titulo altruista y como escritor de altura que es como lo tratará la Historia. Y no dudo que en el arqueo de su vida una referencia tendrá Mérida, enclave de aguas conducidas, soporte intermitente de las huellas que el mismo forjó en la soledad de tantas noches.   

MéridaComarca

Acerca de MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

Ver todas las entradas de MéridaComarca →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.