“La ampliación y la remodelación del Museo es el primer objetivo a alcanzar”

publicado en: D MÉRIDA 4, Entrevistas | 0
Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

ENTREVISTA. Edición Impresa MeridaComarca Agosto2017


Trinidad Nogales Basarrate

    Directora Museo Nacional de Arte Romano de Mérida

 


Trinidad Nogales Basarrate es Licenciada en Geografía e Historia y Doctora en Arqueología por la Universidad de Salamanca. Conservadora de Museos y desde el 4 de julio de 2017, una comisión de expertos nacionales, ha considerado que por méritos, ocupe el cargo de Directora del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida, cargo, que anteriormente, han ocupado su esposo y su suegro. Fue la Conservadora de Museos más joven de España con 24 años y ha dirigido el Departamento de Investigación del Museo nacional de Arte Romano.


¿Qué pensó y sintió cuándo se entero que sería la sucesora de su esposo en el cargo?
Sentí una gran satisfacción, porque me evaluó un tribunal de 5 expertos, el proyecto que presenté para el Museo y consideraron que era el mejor. Sentí mucha responsabilidad, porque me tomo mi trabajo muy en serio. Suelo ser muy responsable con las cosas que me comprometo. Me gusta que los equipos que trabajen conmigo, también se esfuercen y se sientan motivados.

¿Cómo se consigue que una persona que ha ostentado un cargo relévate con el gobierno del PP en Extremadura, sea muy bien vista, para ostentar un cargo importante, gobernando el PSOE?
Siempre he sido una persona de perfil muy técnico. Me han ofrecido altos cargos tanto el PP como el PSOE, que me ofrecieron altos cargos en Madrid y, en su momento, dije que no por mis hijas y mi familia. Un amigo me dice que soy la única persona que conoce, a la que han ofrecido altos cargos el PSOE y el PP y he dicho que no. Uno se tiene que plantear objetivos y, estos, están al margen, de los aspectos, meramente partidistas. Cuando estuve en la Consejería de Cultura, mantuve muchos cargos que habían esto trabajando en la legislatura anterior, porque eran muy válidos.

¿Cuáles son las líneas de actuación que va a intentar establecer en su mandato?
Lo sintetizaría en 2 aspectos: la consolidación de un proyecto, que durante 30 años ha sido muy positivo y favorable para Mérida y Extremadura y, el crecimiento. Consolidar lo existente y crecer.

¿Su cargo tiene un tiempo determinado de duración?
Son puestos pensados para mantenerse con unos programas y proyectos. Pero cualquier equipo superior de responsabilidad en el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte puede decidir que lo dirija otra persona. Nadie es eterno en las instituciones.

Al suceder en su cargo a su pareja, ¿tiene un mayor grado de responsabilidad o exigencia?
No es que mi antecesor sea mi marido, sino que yo he sido parte de ese equipo durante más de 30 años. En la medida de la responsabilidad que yo tenía, muchos de los éxitos que se han logrado, también, he sido partícipe. Tengo una posición favorable, porque conozco muy bien cuál ha sido el recorrido de estos 30 años, para lo bueno y lo malo. En 1979, que fue cuando me vinculé al Museo de Mérida, era una institución local, donde Don José Álvarez Sainz de Buruaga, había realizado un trabajo titánico, por salvar el patrimonio de Mérida. Eso fue el cimiento del nuevo museo. El Museo pasa de tener un director, secretaria, portero mayor, limpiadora y 2 vigilantes a tener 80 trabajadores. De no tener estructura para poder trabajar a tener 5 conservadores, 3 restauradores, plantilla de vigilantes, mozos de almacén, fotógrafos… Hicimos un equipo profesional, muy formado y casi todos de Mérida. Hemos ido subiendo peldaños de excelencia: local, nacional e internacional.

¿Para cuándo se ejecutará la fase de ampliación del Museo?
El Ministerio está por la labor de agilizar la obra. El proyecto definitivo de Moneo, se llevará a cabo después del verano.

¿Cuánto tiempo hacía que una mujer no ostentaba un cargo tan importante, como el de directora de un Museo de esta relevancia?
En Mérida nunca ha habido una mujer directora. Desde 1838, hasta la fecha, soy la primera. Todavía faltan más mujeres en las direcciones de Cultura y mucho camino que recorrer. Las mujeres lo tenemos más difícil. Las mujeres tenemos un techo de cristal que nadie quiere ver ni hacerlo visible, pero es una realidad.

Una vez asentada en el cargo, ¿qué le da vértigo?
Soy muy realista y positiva y no me da vértigo la responsabilidad. Estoy en una etapa de equilibrio y serenidad.

¿Qué carencias tiene el Museo?
Muchas; que esperamos resolver con la ampliación y remodelación. Nos hacen falta nuevos espacios, nuevos equipos de personas, una mayor capacidad de gestión, crecer y mejorar lo que tenemos.

¿Con qué frase le gustaría que se recordase su etapa?
Una frase que tengo puesto en mi whatsApp del poeta Virgilio: “El trabajo todo lo puede”. He trabajado mucho a lo largo de mi carrera y sigo creyendo en el trabajo. Mi trabajo me apasiona y cada mañana voy con más ilusión a mi trabajo.

¿Cómo se ha encontrado la dirección del Museo al llegar?
La conocía bien y sabía los problemas que había. Me la he encontrado bien, con una serie de proyectos en marcha.

¿Cuál sería el proyecto estrella que le gustaría realizar?
La ampliación y la remodelación es el primer objetivo a alcanzar.

¿Qué Presupuesto tiene el Museo para 2017?
Este año se va a ver aumentado el Presupuesto, por parte del ministerio.

¿Cuánto cuesta abrir el Museo cada año?
Cuantificar la Cultura me parece un error. La Cultura tiene un retorno tan alto que si los políticos fueran conscientes, se invertirían mucho más. Añoro que la empresa privada se implique más con la cultura en Mérida. Hay poco patrocinio y mecenazgo. Sería una cosa buena para todos.

¿Qué nos puede decir de su antecesor y qué consejo le ha dado?
Muchos consejos. Nos conocimos trabajando. Hemos compartido todos esos años de Chema como director y va a ser para mí, una voz muy autorizada.

¿Siente el Museo como si fuera parte de su casa y de su familia?
Sí. El Museo es una parte importantísima de mi vida profesional y familiar. A veces, cuándo no había dinero en el Museo, organizaba en mi casa cenas o comida o alojaba a algún colega que venía. A las instituciones hay que imprimirles un poco de sello personal y de alma.

Como directora, ¿qué le pediría a Osuna y a Vara?
Los dos me han felicitado y sé que me van ayudar a la institución y a mí. Son conscientes de lo que significa el Museo.

¿Valora, conoce y aprecia lo suficiente Mérida y Extremadura a su Museo?
Sí. Los extremeños se sientes orgullosos y a mí, me lo transmiten. La remodelación actual será un revulsivo, que acercará más aún, el Museo a los ciudadanos.

¿Qué le gustaría que se descubriese en Mérida?
Muchísimas cosas, empezando por todo el área de los foros, que tiene muchísimo que aportar.

¿Qué supone el Festival de Mérida para el Museo y viceversa?
Casi somos como una madre y un hijo. El Festival nace con un padre que es el teatro y una madre que es el Museo.

¿A qué pieza del Museo le guarda más cariño?
La pieza más importante que hay en el Museo son las pinturas del Anfiteatro. Es un caso único en todo el mundo.

¿Cómo le gustaría ser recordada?
Como una buena profesional que trabajó muchísimo y cimenté nuevas etapas del Museo.

¿Algo más que decir?
Que los emeritenses y extremeños se sientan identificados con el Museo, se acerquen hasta nosotros y que tenemos ofertas para todos. Todo el mundo tiene cabida en nuestra institución y está al alcance de todos.

 

 

 

Dejar una opinión