La política es cosa de todos

Comparte esta noticia...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

JUAN BARQUILLA

Portavoz de Ciudadanos Mérida


“La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados” Groucho Marx

Todos tenemos amigos, conocidos o hemos sufrido en primera persona, el hastío y el escaso o nulo interés por la política. Se vota cuando hay que votar, si es que lo hacemos. Comentamos en un bar con amigos los últimos dislates de las guerras internas y/o externas de los partidos políticos que dejan a la intemperie las vergüenzas de muchos mal llamados políticos.

No es de ahora ese pasotismo, hagan lo que hagan los políticos de turno parece que no nos importa el rumbo de los que llevan el timón. Parece que apenas tiene influencia en la vida real. Mientras casi sin darnos cuenta, los impuestos y tasas aumentan, el empobrecimiento de la clase media y baja es una realidad, convirtiéndose la dependencia de las subvenciones y ayudas sociales en una consecuencia de no haber actuado correctamente. La dependencia no es buena.

Es un error considerar que la política es cosa de otros, de los políticos. Solo cabe una pregunta, ¿quiénes son o a quiénes consideramos “políticos” que se preocuparán por nuestro día a día?El político, por definición, debe ser aquel que resuelve los conflictos mediante el apoyo de los conciudadanos para lograr o alcanzar un bien común para todos. La participación política y la participación ciudadana se encuentran íntimamente relacionadas.

La vida de todos los ciudadanos está condicionada por la política. Las libertades y obligaciones, los derechos y los deberes nos vienen marcados por las decisiones de personas que elegimos, que pensamos que mejor representan nuestro pensamiento, nuestras necesidades y preferencias.

En democracia, el que no quiere involucrarse en las normas que rigen el entorno en el que vive puede considerarse fuera de la política activa. Pero en realidad, y por omisión, también está haciendo política.
Participemos activamente, desde las herramientas que como ciudadanos tenemos a nuestro alcance y transformemos una cita del escritor Marco Aurelio Almazán que nos provoca diciéndonos que “la política es el arte de impedir que la gente se meta en lo que sí le importa.”

Desde nuestra agrupación local de Ciudadanos Mérida tenemos la premisa de la participación muy clara. Somos un grupo amplio de personas, cada día más, con diferentes sensibilidades sociales, orígenes, edades e inquietudes. En el que los nexos que nos unen son sólidos, y nos define la necesidad que hemos sentido de dar un paso al frente, desde la sociedad civil, para trabajar desde nuestro partido con el fin de transformar Mérida y ser útiles a los emeritenses.

Dentro de un trabajo intenso y variado que venimos realizando, que se concreta en muchas ocasiones en propuestas y otras en el desarrollo de mejoras que vamos añadiendo a nuestro programa, avanzamos por convertir a Mérida en una ciudad preparada para el siglo XXI.

Un ejemplo de propuesta de nuestra agrupación en el Consistorio emeritense fue la solicitud en octubre del pasado año, para suspender las liquidaciones de las plusvalías municipales que tuvieran pérdidas, mientras se articulaba el sistema por el cual se acreditaría dicha situación. Esta propuesta toma de nuevo protagonismo en estos días, tras la reciente sentencia del Tribunal Supremo que clarifica la vía por la que se deben acreditar dichas perdidas.
Con esta iniciativa Ciudadanos Mérida pretende evitar perjuicios a los emeritenses que hayan tenido pérdidas en la transmisión de inmuebles, en consonancia con la sentencia del Tribunal Constitucional, que en 2017, consideró la desaparición de la obligatoriedad de pagar la Plusvalía Municipal cuando se hubiera realizado la venta de la vivienda con pérdidas, respecto a su precio de adquisición.

Esta propuesta buscaba un doble beneficio, ya que por una parte el vecino no tendría que reclamar judicialmente este cobro indebido y, por otro lado, el Ayuntamiento de Mérida, después de los supuestos trámites legales, si por ley se considerase, se ahorraría la devolución y costos del proceso.

A día de hoy y a colación de lo anterior, cada día son más los emeritenses que se ponen en contacto directo con nosotros, bien de forma anónima o lanzándose a formar parte de nuestro proyecto, que nos envían sus propuestas, sus quejas y sus inquietudes para trabajar por una ciudad mejor.

Los canales para llegar a nosotros son diversos, físicamente en nuestra sede, a través de redes sociales y vía correo electrónico.

¡Apunte nuestro email, merida@ciudadanos-cs.org y participe en política local!
Luchemos por esa administración que debe servir con objetividad a los intereses generales con el sometimiento pleno a la ley y al derecho, desterrando de nuestra cabeza la idea de que algunos políticos, pruebas a nivel nacional tenemos de sobra, se ponen en evidencia de forma cruda pero veraz con la divergencia entre el discurso oficial y la situación real.

Pongámonos de objetivo conseguir una clase política con altura de miras y solvente los problemas reales, para que estos no siempre golpeen a los mismos. En la que todos los grupos políticos aprueben sin discrepancias propuestas por el bien común independientemente del signo político.
Solo las ideas compatibles con una sociedad abierta permiten el progreso moral y material, de ahí la importancia de la implicación y de la educación en todos los aspectos. También la educación política en la que USTED, querido lector, también tiene que ser partícipe activo.

Recuerde, sin ideas no hay cambio y sin cambio no hay futuro.

MÉRIDA SERÁ LO QUE LOS EMERITENSES QUERAMOS QUE SEA.

Acerca de MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

Ver todas las entradas de MéridaComarca →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.