“Las serpientes veraniegas”

publicado en: ANTONIO VÉLEZ SAAVEDRA | 0
Comparte esta noticia...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

ANTONIO-LUIS VÉLEZ

Siex Mérida


La Serpiente de verano es una expresión que se refiere a las noticias irrelevantes o sensacionalistas que publican la mayoría de los diarios y webs para llenar sus páginas durante la época estival, cuando la mayor parte de la sociedad está de vacaciones y no se producen sucesos ni noticias interesantes. Parece ser que el término podría provenir del mítico monstruo del Lago Ness , «al que se hacía reaparecer todos los veranos en la prensa para que los diarios tuvieran algo de lo que hablar». Su función, en resumen, es la de relleno por la falta de noticias para unos diarios adelgazados, y el lector incluso lo agradece, y es que con el calor no están las neuronas para trabajar demasiado

Ahí están, podemos ver cualquier medio en papel o digital para ver el pronóstico del tiempo en titulares, continuar con las diez mejores playas de España, nuevos descubrimientos sobre civilizaciones desaparecidas, diferentes eclipses y planetas observables a simple vista, el agua que han vuelto a encontrar en Marte, recetas de ensaladas originales y rápidas, o la proliferación de las páginas de sociedad, es decir, de chinchorreo.

Pero este año tenemos un verano que al final va a ser raro de verdad, no ha habido despliegue de medios al nivel de otros años con los reyes en Palma, ni hemos visto a los dirigentes políticos acercándose a su pueblito bueno a hacerse la foto jugando al dominó con los paisanos. Y es que a estas alturas, ya metidos en agosto, que veamos a los principales dirigentes nacionales reuniéndose en Moncloa o al presidente extremeño cambiando titulares de consejerías y manteniendo un pulso con el líder de la oposición a ver quién tarda más en irse de vacaciones pues tiene su aquel. Y luego tenemos a nuestro alcalde, que más que de la Augusta Emérita pareciera de la resistente Numancia, ya que ha insistido en que se va a quedar de guardia en agosto en el pueblo, no sea que les dé por venir a los de la Junta a invertir en algo, aunque visto el paño yo que tú Antonio me cogía unos días.

Yo también me quedaré por la Charca, así que cuando en Mérida empiece a hacer el mismo calor que vigilando un puchero, quien quiera que me dé un toque que ya le tengo cogido el punto al Mojito, pero ya aviso que hay que ir en taxi, que el autobús este año no llega a Proserpina, y si se sube andando o en bici la cuesta de la Cruz con este calor el jamacuco está asegurado, eso sí, te convalidan la etapa del Alpe D’Huez del Tour de Francia.

En Mérida tampoco faltan los titulares este verano, aunque algunos ya ni son noticia en los medios, como que de cara al siguiente curso, el campus universitario de Mérida sigue sin ampliarse y, habiendo pasado de largo el grado de Periodismo, sigue otro año más con las mismas titulaciones. Hay que insistir una y otra vez en que, junto con el problema de la red ferroviaria, la falta de desarrollo de la Capital de Extremadura es la mayor injusticia en esta comunidad autónoma.

Tampoco debería pasar de tapadillo entre las noticias intrascendentes, por su importancia, el segundo intento de privatizar el Calatrava, que a diferencia del año pasado ya está vacío sin puestos, y no le está costando dinero al ayuntamiento, lo que fue uno de los principales motivos para buscar una solución. Siendo así ya no debería haber prisa en privatizar un espacio público durante 40 años, negando a la sociedad un recurso que puede tener otros fines más allá de la explotación comercial, más aún cuando estamos comprobando el deterioro que ha traído al transporte público la privatización con Vectalia, esto sin duda debería servirnos para aprender que estas decisiones deberían estar muy bien estudiadas y por supuesto consensuadas.

Menos mal que este año la feria se adelanta y las serpientes duraran algo menos, y aunque algunas veces la mejor noticia es que no haya noticias, alguna buena de vez en cuando para esta ciudad tampoco vendría mal…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.