“Mala Feria, grandiosa Semana Santa”

publicado en: Opinión, PEDRO ACEDO | 0
Comparte esta noticia...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

PEDRO ACEDO

Portavoz PP Ayto de Mérida


Empiezo este artículo con la gran noticia de la declaración de nuestra Semana Santa como Fiesta de Interés Turístico Internacional. Se han ido dando pasos hasta conseguirlo. Es verdad que nos lo merecíamos. Pero había que demostrar lo que todos los emeritenses sabemos: Pasos extraordinarios, cofrades dedicados todo el año en cuerpo y alma, Vía Crucis espectacular y sobre cogedor, marco único en el mundo con la rememoración más auténtica, participación máxima…

Pero había que darle un empujón y hacer el preceptivo expediente, y eso es lo que hicimos desde el Ayuntamiento. Siendo el concejal delegado para Semana Santa, Paco Miranda, se le encargó el trabajo al funcionario municipal Mario Hernández, que a su vez se empleó a fondo e hizo un magnífico trabajo. En principio nuestra petición fue rechazada, pero ahora se hace justicia y, exactamente la misma Semana Santa Emeritense que se nos rechazó y con el mismo instructor, ahora se nos aprueba y pasamos a ostentar este importante nombramiento que, junto con 24 ciudades españolas más, se nos reconoce oficialmente.

Lo cortés no está reñido con lo valiente, esto es, que los valores más importantes de la Semana Santa siguen siendo los religiosos y todo lo que con ello conlleva. Recordamos, no se nos olvide, la pasión, muerte y resurrección de Cristo, ocurridas hace 2.000 años. Aquel sufrimiento y sacrificio fue por todos nosotros. Siendo esto así, también es obvio que nos viene extraordinariamente bien que Mérida reciba a más turistas de cualquier lugar del mundo y la Ciudad siga creciendo en este sector, tan fundamental para nosotros. Sin duda, todos nos beneficiamos de forma directa o indirecta.

Se pone de manifiesto una vez más que nuestra Mérida es una gran Ciudad que, como he repetido tantas veces, no hay quien la pare. Lo de menos es el desprecio de R. Osuna que, sabiendo todo esto, no se haya dignado en comunicar a la oposición tan extraordinaria noticia, cuyo mérito se ha atribuido, sin sonrojarse, y que la realidad es que la declaración de Fiesta de Interés Turístico Internacional la ha pilotado el Ayuntamiento y la inició un Gobierno en el que estaba al frente quien les escribe. Pero repito, eso es lo de menos. No se le pueden pedir peras al olmo. Y doy muy sinceramente la enhorabuena a todos los emeritenses. Incluido al de las peras.

Y ahora vamos con el asunto propio de estas fechas: nuestra querida Feria de Septiembre. Por cierto, ya no es de Septiembre. Ahora es de Agosto. El PSOE ha decidido que termine el 1 de Septiembre, cuando tradicionalmente ese día empezaba. Además han liquidado el día festivo, que casi siempre ha sido el día 3. Ahora, posiblemente, la de Mérida sea la única feria de España sin día festivo. ¿Qué como la han hecho? Muy fácil. Como lo hacen todo. ¡Por narices! No lo han llevado a la Comisión de Festejos, ni a Pleno, ni a Junta de Portavoces, por lo que la oposición, que es mayoritaria, no ha podido ni opinar. O sea, y estos eran los que iban a cambiar el mundo con máxima transparencia y participación. Estos eran los de “la nueva política” y los que iban a gobernar para “la gente”. ¡Todo falso! Es el gobierno de la soberbia y del oscurantismo.

La Feria de Septiembre (ahora de agosto) ha sido siempre de vital importancia. Una Feria muy comarcal. En un tiempo, la mejor de Extremadura. No hay derecho a que un PSOE desnortado nos maltrate así a los emeritenses. Las consecuencias están a la vista: nuestros tradicionales festejos taurinos han sido reducidos al mínimo, el programa de Feria es de risa, la gente de fuera acudirá mucho menos e incluso menosprecia a los niños, que son los que ponen mayor ilusión en su Feria.

Y es que, como el que no quiere la cosa, los socialistas se cargan nuestras tradiciones. Han fulminado nuestra centenaria Banda Municipal de Música y la renovación histórica del Voto de la Inmaculada. Han prohibido a los concejales que representen al Ayuntamiento en la comitiva oficial de las procesiones en Semana Santa (No sólo el alcalde y los portavoces representan a la Ciudad, el resto también han sido elegidos en las urnas). Apoyaron a F. Vara en la supresión de los premios Ceres que, como reconocía todo el sector artístico, se habían convertido en el evento cultural-promocional más importante de España, con un impacto económico bestial para Mérida. Pero claro, como los creó el presidente Monago, y él es del PP, por mucho que beneficiaran a Mérida dichos premios, había que acabar con ellos. Y acabaron. Que salga ahora R. Osuna simulando que reivindica ante F. Vara un reconocimiento para el carnaval de Mérida (lo único que le interesa) y otras cuestiones es de risa. Un numerito más, al estilo dúo Pimpinela, pactado entre R. Osuna y F. Vara para intentar engañar a los incautos, simulando pelear por Mérida. Simulando que les importa Mérida.

En fin, así están las cosas. Mérida sigue su marcha, a pesar de estos pésimos gobernantes. Y el último reconocimiento a nuestra Semana Santa nos reconforta de alguna manera de tanta ineptitud. Y es que los emeritenses se merecen algo más. Mucho más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.