“Me siento orgulloso del crecimiento del Festival a unos niveles inimaginables”

publicado en: Agenda, Portada | 0
Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

ENTREVISTA.MeridaComarca Edición Impresa Agosto 2017


Jesús Cimarro

Director Festival de Teatro Clásico de Mérida


¿Podría ofrecer a Mérida Comarca un balance ahora que nos encontramos en el ecuador de la 63º Edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida?

Estamos en el ecuador del Festival y, de momento, el balance es positivo. Pero no se puede hacer un balance total, hasta que no acabe la edición. Hemos empezado bien, las 4 obras que se han desarrollado a lo largo del mes de julio han sido positivas y por encima de las expectativas que teníamos. Estoy satisfecho de cómo está rodando el Festival este año.

¿Y si lo comparamos con la edición anterior?

Vamos, un poquito, por encima del año pasado. Pero esto, puede variar de un momento a otro. Por eso, este es un balance provisional, hasta que no tengamos los datos totales. Normalmente, el mes de agosto, es mejor que el de julio.

Comenzar con 3 dramas como platos fuertes y no programar ninguna comedia, que son de carácter más popular, es una apuesta arriesgada, pero que le ha funcionado bastante bien

Es una apuesta arriesgada, pero yo tenía muy claro que quería hacerla, con grandes títulos como han sido La Orestíada, Calígula, Troyanas y Séneca. Son títulos importantes, con repartos importantes y que el público ha respondido, positivamente.

En las 3 primeras obras 34.019 espectadores. Con estos números de inicio, ¿se puede llegar a batir este año récords de asistencias?

Es una cifra muy positiva, pero lo sabremos a finales de agosto.

¿Lo mejor y lo peor de La Orestíada?

Soy una persona positiva y siempre voy hablar de lo mejor. La Orestíada ha sido un gran inicio del Festival. Una producción grande, con 31 personas en escena y esa es una de las cosas que gustan en Mérida. Era una versión que se entendía perfectamente y estaba en la justa medida de tiempo.

¿Lo más positivo de Calígula?

El descubrimiento de un gran actor como es Pablo Derqui y de una puesta en escena de Mario Gas.

¿Lo más destacable de Troyanas?

Que han venido 14.503 personas. Siempre digo que, cuando el público acude, el público es soberano y con eso me quedo. Una gran tragedia, plagada de grandes interpretaciones.

¿Lo más reseñable de Séneca?

Es una apuesta muy arriesgada, controvertida y que no deja indiferente a la gente.

¿Cómo se consigue, siendo el teatro con mayor capacidad de España, mínimo, un lleno absoluto, en cada obra, edición tras edición?

Aunando un título, un reparto y una comunicación. Comunicar al público que hay ese espectáculo y que es interesante.

En lo que va de Festival, ¿qué es lo que más le ha sorprendido?

Lo que más me sorprende es la asistencia y la reacción del público. Es de lo que yo aprendo cada día. Vivo por el público. Cualquier actividad cultural que se desarrolla en el país está destinada a un público. Si ese público es masivo y sale contento de lo que ha visto, el objetivo está cumplido.

¿Balance del Festival Off?

Las distintas obras representadas en el Templo de Diana han sorprendido y con un alto índice de ocupación y unas puestas en escena, que han gustado mucho. Es un trabajo de base que yo quiero seguir manteniendo.

Por primera vez, este año, han coincidido 2 espectáculos de máximo nivel, a la par, en Mérida, como es el Festival y el Stone and Music con el concierto de los Scorpions, sin que merme la asistencia de público, en ninguno de los dos

Son 2 cosas distintas que hay que procurar no mezclar. El Festival es julio y agosto y el Stone, septiembre. Hay que seguir respetando esas fechas.

¿Qué se puede esperar de las extensiones del Festival, en este año, que, además, estrena subsede nueva?

Estamos expectantes por ver qué sucede en Cáparra, que se estrena esta edición. La venta anticipada es muy buena y espero completar aforo.

Como brillante y exitoso empresario teatral, ¿qué subsede le gustaría que estrenase el Festival en 2018?

Ninguna. Ya está bien. Hemos crecido mucho y hay que mantener ese crecimiento.

¿De qué se siente orgulloso Jesús Cimarro?

De que el Festival crezca a unos niveles inimaginables y que la Marca Festival de Mérida, esté en el imaginario del público, de la profesión y de los medios de comunicación.

¿Qué opina de la crítica y de los críticos y qué valor le da?

El valor de la crítica es el valor de la opinión de una persona, que a mí, me merece todos los respetos, que, a veces comparto y otras no comparto. Tengo una teoría y es que, cuando a un crítico le gusta demasiado una obra, al público no le gusta tanto. Y cuando a los críticos no les gusta nada una obra, el público llena el teatro. Ese es un termómetro, que a lo largo de los años, yo, he constatado.

La crítica más ortodoxa, critica que algunas obras, se preparan pensando en girar por el resto del país, y que eso merma la espectacularidad de las mismas, el aprovechamiento del frente escénico y abarata los costes, al reducir el número de personajes

No es así. En el escenario central del Teatro Romano, las puestas en escenas se hacen con unas dimensiones mínimas de 25 metros y un teatro normal tiene 9 metros. Que luego se adapten para una gira es importante. Hemos conseguido que la marca Festival de Mérida, esté presente por toda España, durante todo el año.

¿Por qué no se utiliza el Anfiteatro?

Me gustaría tener mucho más presupuesto. De momento, yo he considerado que todas las obras tienen que ir al Teatro.

¿Qué o a quién ha extrañado en lo que va de la 63º Edición?

A nadie. Cada uno es libre de venir o no venir.

Si Extremadura es la gran desconocida y el invertir en cultura, siempre tiene un enorme retorno y el Festival es uno de los mejores y mayores altavoces de Extremadura, ¿cree que las diferentes instituciones invierten lo suficiente?

Cualquier inversión en cultura es poca. Hay que invertir mucho más en cultura y en turismo, porque son dos fuentes de ingresos muy importantes en nuestro país.

¿Quién le ha dicho no, esta edición?

Personas que tenían otros compromisos. Los actores o directores, trabajan a muchos años vista y no se pueden encajar las fechas.

¿Veremos en alguna ocasión, por la arena del Romano, a actores o directores como Antonio Banderas o Pedro Almodóvar?

Ya me gustaría. El lazo se ha lanzado. Otra cosa es que puedan.

¿En qué consiste el método Cimarro, para convertir en oro, cualquier espectáculo que toca?

Pongo los ingredientes para que el espectador pueda disfrutar con cualquier tipo de espectáculo. Pero sería una osadía, por mi parte, decir, que yo tengo la llave del éxito.

Jesús Cimarro es la primera y la última persona que llega a un evento y se va. Siempre con una sonrisa, transmitiendo energía, alegría e  ilusión. ¿Cómo se consigue seguir teniendo las ganas y empuje que el primer día?

Cuando a uno le gusta su trabajo, le intenta transmitir a todo su equipo que es positivo lo que estamos haciendo. Intento transmitir a las personas que tengo alrededor y a los medios de comunicación, que son nuestros altavoces, que lo que estamos haciendo es importante, interesante y disfrutamos con ellos.

En lo que va de Festival, ¿a cuántas personas ha dado empleo este año?

Alrededor de 250 personas directamente y muchas indirectamente. Deberíamos hacer un estudio serio y riguroso, del impacto en el trabajo que supone el Festival, tanto directa como indirectamente. Tenemos el impacto económico, el mediático y nos falta este.

Si el Festival de Mérida es uno de los más importantes del mundo en su estilo y la Casa Real apoya con su presencia multitud de eventos, ¿para cuándo la visita de SS.MM. los Reyes de España?

Hace poco hemos recibido la visita de una alta autoridad de la Casa Real y estamos trabajando el asunto.

Algunos se quejan de que el festival no tiene tanto carácter internacional como se dice. Igual que se hacen presentaciones del festival en Lisboa, Madrid o Sevilla, ¿cabría la posibilidad de que se hicieran en otros lugares como Inglaterra o China, dado que el turismo originario de este país, ha aumentado en un 40% en Mérida, en lo que va de año?

Estoy de acuerdo en que hay que proyectar mucho más el Festival, pero hay que tener los recursos para hacerlo. No olvidemos de que todo el superávit que genera el Festival, se destina a pagar la deuda que había y que arrastramos aún. Cuando se termine de pagar esa deuda, esté yo u otra persona, espero que pueda disponer de más presupuesto. A finales de esta edición del Festival, diremos cuánto queda de la misma.

¿Qué suponen para usted, tener a su lado a Nico García y Toñi Escobero?

Tenemos un gran equipo de profesionales, que en el 95% son extremeños. Son personal de Extremadura, que es clave. Genera empleo para la región. El Jefe de Comunicación y la Responsable de Medios en el Festival son, junto con 2 personas más, los que proyectan todo lo que tenemos en el Festival. Son una pieza fundamental en el engranaje del Festival. Son los mejores.

Si invertir en cultura da calidad, caché e imagen y, muchas de las empresas se benefician del caudal del Festival, ¿debería ser mayor la inversión de la empresa privada en el mismo, en forma de patrocinio o mecenazgo?

Es una de las asignaturas pendientes que tenemos, que más empresas extremeñas y emeritenses, deberían invertir en el Festival, que ha crecido de 52.000 espectadores a 163.000, lo que significa que todos los sectores de la economía extremeña y emeritense se benefician de la asistencia del público y eso, se tendría que revertir de alguna manera.

Muertos los Premios CEREX, ¿hay posibilidad de otro tipo de gala o premios de reconocimientos?

Si hubiera presupuesto, por supuesto.

 

Dejar una opinión