“ORA ET LABORA”

publicado en: CIUDADANOS, Opinión | 0
Comparte esta noticia...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Juan Barquilla

Portavoz de Ciudadanos Mérida


El título hace referencia a la famosa regla benedictina de San Benito, del siglo VI, gran eslogan que diríamos en la actualidad.

En esos tiempos el acceso al conocimiento lo tenían muy pocos, puntuales reyes sabían leer, los monjes tenían la “varita mágica”.

Dando un salto al Renacimiento, la educación, coincidió con la difusión de los nuevos valores surgidos de la vuelta a la tradición grecolatina. Una nueva visión del rol del ser humano. Una educación que comparada con la medieval podríamos denominar 2.0.

Una educación orientada a cumplir sus fines, no solo en el más allá, con lo divino, sino también en el mundo terrenal impulsaron a nuestros antecesores al conocimiento matemático, filosófico, histórico, geográfico, científico y artístico, sin descuidar la educación física.

La mente y el cuerpo en desarrollo fueron el objetivo de esta concepción racional, libre y humanística de la enseñanza-aprendizaje, que se facilitó con la más alta tecnología del momento, con la invención de la imprenta moderna por Johannes Gutenberg en 1450. La “Sociedad de la Información” la denominarían por entonces.

Volvemos a la realidad, donde una conocida presidenta de una comunidad autónoma de nuestro país, tendrá seguramente que dimitir de su cargo o su partido la obligará a ello por falsear su educación.

Si nos paramos a reflexionar, con lo que está sucediendo en ciertos dirigentes de la vieja política y que terminan siendo ejemplo para algunos, podríamos utilizar frases de pensamientos catastrofistas diciendo que esta sociedad está en crisis de valores, de ética, de principios… y un largo etcétera. Que podría ser.

Tampoco entraremos en la teoría de que se está creando una sociedad obsesionada con los títulos y que cualquier título sirve. Ni la línea de pensamiento marcada por la obsolescencia educativa. Pasando gradualmente a querer más, y más caro. Carreras universitarias, postgrados, máster…

En resumen siendo una educación buena y de calidad, todos nuestros objetivos se colmarán.

Es en estos tiempos donde cada sociedad es dueña de su futuro es el momento del conocimiento donde no es tan necesario el dinero, teniendo suficiente con la voluntad de aprender, de actuar.

Época en la que un grupo de chavales en un garaje pueden crear una de las empresas más valiosas de la historia, y hacer descubrimientos que cambiarán el futuro de la humanidad. Y todo esto, solo a golpe de clics.

En esta nueva sociedad del conocimiento, gran cantidad del mismo, es donado por sus creadores de manera desinteresada, solo debemos querer acceder a él y tener voluntad de aprender.

Para finalizar, estamos seguros de que, desde el ámbito local, también se puede trabajar para mejorar muchos valores que hoy en día se echan en falta. Valores éticos, sociales y de concienciación medioambiental. Valores que ayuden a lo más útil para un ser humano, que son sus habilidades sociales y competencias entre sus iguales. Valores que mejoran desde tempranas edades la seguridad personal, liderazgo, posibilidades, creatividad y lo más importante, nuestro futuro.

MÉRIDA SERÁ LO QUE LOS EMERITENSES QUERAMOS QUE SEA

Dejar una opinión