POLÍTICA DE PUEBLO NO HACE CIUDAD


Fran Medina Cruz


Comienzan a sentirse cerca ya, como parte del entorno emblemático de nuestra Plaza España, los magníficos y colosales muros de cemento que adornan las cuatro esquinas de nuestra plaza. Dando al viajero y a todos los vecinos, la confortable visión de no ver mas allá de los propios muros, con espectaculares puntos estratégicos como lo son; los soportales de Ariza, la esquina del banco Caixa Geral (subida de calle el puente), la puerta de la Concatedral Santa María, y la salida de la calle Félix Valverde lillo/Plaza España. Puntos desde el cual, nadie que no tenga poderes de rayos X, puede disfrutar de la visión de lo que se esconde detrás, nuestro punto más emblemático de reunión y nuestra, cada vez menos bella Plaza, la de todos los emeritenses. Y es que en tiempos revueltos siempre prima el negocio a la estética del bienestar.

Política de pueblo para un pueblo grande, que siempre quiso escapar de ese adjetivo, pero que por causas ajenas a su voluntad, nunca tubo la capacidad de hacerlo. ¿Será que nuestros representantes nunca sintieron ese aroma de ciudad por sus venas? y se conforman con parecer más que con ser. Y es que la política de pueblo nunca podrá hacer ciudad.

Ideas no me faltan, ideas que no son mías, que son copia de verdaderas ciudades, de gestores que saben lo que quieren para su ciudad. Ideas que empiezan por proveer de accesibilidad a todo un engranaje de calles circulantes por el centro, ese centro comercial de titulo, que faciliten el acceso a todos los ciudadanos a los propios establecimientos; pequeñas rampas en vez de escalones. Con calles en plataformas únicas en vez de acerados; bien señalizados, bien diseñados, y bien delimitados.

Conformación de una normativa estética de fachadas agradables, uniformes, adecentadas y limpias. Un servicio de limpieza que en caso de máxima afluencia de visitantes que pueda extenderse a las dieciocho horas; mantener limpia la ciudad es punto primordial para la salud funcional de una Capital que es Patrimonio de la Humanidad. Sustitución paulatina de esos enormes autobuses, más propios de ciudades de grandes avenidas, por otros mas pequeños y por lo tanto más funcionales, aumentando el numero y la frecuencia de paso (dos pequeños autobuses a distintas horas mejor que uno grande)… Un sin fin de mejoras que hagan de este pueblo grande una ciudad digna para todos, y digna de pertenecer a las ciudades Patrimonios de la humanidad .

MéridaComarca

Acerca de MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

Ver todas las entradas de MéridaComarca →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.