RAJOY, CONTRA LOS PENSIONISTAS

publicado en: JUAN M. CAÑAMERO, Opinión | 0
Comparte esta noticia...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

cañamero okJuan Manuel Cañamero

Escritor


 

En un país donde los pensionistas son clave para quitar o poner a un presidente del Gobierno, parece una temeridad andar jugando con ellos. Que los pensionistas no le caen bien a Rajoy se comprueba en dos aspectos fundamentales: el copago farmacéutico y el incremento anual de las pensiones. Con respecto al primero, nada más asentar sus posaderas en La Moncloa, hizo que todos los pensionistas tuvieran que pagar parte de los medicamentos que se toman. Pero no solo eso, porque podría parecer una ridiculez pagar 8 o 18 euros al mes y luego tener para tomar café en el bar del barrio, sino que también se debe tener en cuenta el listado de medicamentos que han sido suprimidos de la Seguridad Social. Conozco a una vecina que tiene una pensión no contributiva de poco más de 300 euros y que está a punto de quedarse ciega. Todo el tratamiento para la vista no está contemplado en la Seguridad Social, por lo que mes tras mes tiene que abonar 140 euros para medicarse. Ya saben ustedes lo que le queda…

¿Es esto justo? Naturalmente que no, como tampoco lo es que desde que el PP llegara al Gobierno, la subida de las pensiones haya sido del 0,25%, es decir, que una pensión media de 600 euros, que es la que prácticamente tienen la mayoría de los pensionistas en este país, ha subido 8 euros en cuatro años. ¡De vergüenza!  Como bien dicen los pensionistas toda la vida trabajado para después encontrarte con un presidente de derechas que los tiene asfixiados. Durante los ocho años de José Luis Rodríguez Zapatero en el Gobierno, la pensión subía unos 480 euros de media en cuatro años.

Y viene la tercera. Ahora resulta que los viajes que anualmente programaba el Inserso en otoño-invierno y de los que se beneficiaban miles y miles de pensionistas son “la gran incógnita”, según me reconocía la trabajadora de una de las principales agencias de viaje de la ciudad. Nadie ha dicho que no se vayan a ofertar, pero a la altura que estamos de temporada ya deberían haber comunicado desde el Inserso destinos y plazas disponibles. Pues, ¡qué si quieres arroz Catalina!, que nadie sabe nada al respecto.

Con tal panorama no es de extrañar que Viajes El Corte Inglés bombardee desde la radio y la prensa con viajes hechos a medida para mayores de 60 años, que se pueden pagar en tres meses sin intereses, y con un catálogo increíble de oportunidades.

Es verdad que no están los bolsillos para mucho viajecito, porque son los pensionistas de edad los que han hecho que la crisis no fuera tan virulenta volviendo a acoger en sus domicilios a hijos y nietos, parados en la mayoría de los casos o que no pueden hacer frente a una hipoteca. La realidad que se palpa en la calle y que se comenta en los corrillos que se forman en distintas zonas de Mérida, es que Rajoy no quiere a los pensionistas y la derecha menos.

La derecha tiene metida en la cabeza de tal manera la bonanza del tejido productivo y la consecución de mejoras macroeconómicas que, con tanta cifra, se ha olvidado de la ciudadanía. Solo le interesan los números. Por eso, los analistas que dicen que Rajoy tiene una calculadora por cerebro no se equivocan un ápice. ¿Y las personas qué? ¿Cuándo vamos a pensar en la personas? Seguro que 15 días antes del 20 de diciembre, periodo en que se pedirá el voto y después si te he visto no me acuerdo. No sé si Rajoy volverá a ser presidente del Gobierno de España pero sí tengo clara una cosa: con mi voto no. Los pensionistas deben dar un paso al frente y no votar a aquel que nos hace imposible la vida. He dicho.

Dejar una opinión