REPORTAJE. Centro de Salud Zona Norte de Mérida, ” Las obras llegan a su fin”

Comparte esta noticia...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

 


El centro de salud de la zona norte abrirá sus puertas en el mes febrero si todo sale bien, o en el mes de marzo si la cosa se tuerce. Lo importante es que las obras, que se iniciaron en el año 2009, hayan por fin acabado después de superar numerosas vicisitudes. En este último tramo del proyecto, el Servicio Extremeño de Salud (SES) está instalando el mobiliario, los equipos médicos y retocando algunos flecos. También ha cambiado la entrada al centro sanitario. Así, en vez de hacerlo por donde figuraba en el proyecto inicial, por la Avenida Emérita Augusta, que da a un descampado, se hará por la Calle La Legua, que está urbanizada.


 

A las nuevas instalaciones sanitarias se derivarán casi 10.000 pacientes procedentes de los centros de salud de San Luis y Nueva Ciudad y se atenderán a los usuarios de La Garrovilla, Esparragalejo, Aljucén, El Carrascalejo, Mirandilla, Trujillanos y San Pedro de Mérida, aunque el mapa sanitario aún no está cerrado. Habrá once médicos y dos pediatras. Además, ofrece un servicio de matrona, una unidad de Fisioterapia, veterinario y farmacéutico de Atención Primaria y varias salas de cura. También dispondrá de una unidad de Salud Mental, otra de Bucodental y una más de Odontología. Las urgencias estarán abiertas las 24 horas del día.


 

César Peguero

 

centro de salud1El nuevo centro de salud de la zona norte, el cuarto que tendrá Mérida, abrirá sus puertas el próximo mes de febrero, en el mejor de los casos, o en marzo, en el peor. Así lo ha afirmado el director gerente del Servicio Extremeño de Salud (SES), Ceciliano Franco, quien ha señalado que en estos momentos están en la fase de equipamiento de las instalaciones. Pero también están pendientes de la zonificación, es decir, del área de Mérida que abarcará sus competencias. En el proyecto inicial,  el límite lo marcaba la orilla derecha del Río Guadiana, la orilla izquierda del río Albarregas, la Avenida de Extremadura, La Rambla, Puerta de la Villa, Calle Santa Eulalia y Paseo de Roma, pero aún no está decidido cómo quedará finalmente. “Estamos pendiente de organizar urgencias y alguna cosa se tiene que tocar”, aseguró.

El consejero de Sanidad, José María Vergeles, afirmó el pasado mes de septiembre que antes de abrir el centro quería buscar un pacto social con los emeritenses al tratarse de un recurso sanitario tan esperado. “No vamos a dejar de hacer esfuerzos en pactar bien con las organizaciones sociales y con toda la ciudad de Mérida el cómo van a quedar reubicados los dispositivos sanitarios de atención primaria de salud una vez que se abra el dispositivo de Mérida Norte”, aseguraba Vergeles.

Lo que sí se sabe es que dará cobertura a casi 10.000 ciudadanos de Mérida que viven en las barriadas de Las Abadías, San Bartolomé, Santa Eulalia, Jardín de Mérida, Los Milagros, La Corchera, San Agustín y Juan Canet que serán derivados desde los centros de Salud de San Luis y Nueva Ciudad. También atenderá unos 8.000 usuarios de siete pueblos de la comarca, las localidades Aljucén, El Carrascalejo, Esparragalejo, La Garrovilla,  Mirandilla, San Pedro de Mérida y Trujillanos y la pedanía de Campomanes. “Los pueblos seguirán contando con un médico, pero cuando se trate de urgencias o de consultas más específicas se les atenderá en las nuevas dependencias”, afirmó Ceciliano Franco.

Sobre el personal sanitario que va a prestar sus servicios en este centro, el director gerente del SES indicó que se incorporarán once médicos y once enfermeros que se encargarán de otras tantas unidades básicas de atención para los pacientes mayores de 14 años. Para los menores de 14 años habrá dos pediatras y un enfermero.  Algunos médicos vendrán de los centros de salud Mérida, otros serán contratados. También se incorporarán a la plantilla tres auxiliares administrativos, celadores y auxiliares de enfermería.

centro de salud3Además, la carta de servicios del centro incluye una unidad de Psicoprofilaxis Obstetricia (servicio de matrona), una unidad de Fisioterapia y veterinarios y farmacéuticos de Atención Primaria. Asimismo se ha instalado una unidad de salud mental, consulta de Psicología, Psiquiatría y enfermería, a la que hay que añadir una sala de terapia grupal, una de salud dental y una más de Odontología. Otras dependencias que destacan son las tres salas de urgencia equipadas para ofrecer a los usuarios este servicio durante las 24 horas y varias salas de curas.

Las instalaciones tienen una superficie construida de casi 3.000 metros cuadrados, edificada en una parcela de 5.400 metros cuadrados, situada entre las calles La Legua, Numancia y Emérita Augusta y lindando con la sede de UGT. El inmueble tiene forma de peine, con un pasillo central que da acceso a las distintas dependencias y servicios. Cuenta igualmente con una zona de aparcamiento y otra de ajardinamiento.

El director general del SES explicó que cuando se planificó el Centro de Salud de la Zona Norte, el área era una zona en expansión. Frente al edificio había un proyecto de una empresa privada para construir una urbanización en la que vivirían unas 4.000 personas, pero que debido a la crisis de sector nunca se llevó a cabo.

Sobre el estado en que la Junta se encontró las obras cuando las recepcionaron en octubre del 2015, dijo que estaban en un buen nivel, “aunque no se había avanzado mucho desde cuando nosotros las dejamos”.

Además, explicó que se encontraron con un problema añadido, “y es que no se había pensado en el acceso. Tiene la entrada mirando hacia un descampado y por allí la gente puede entrar, pero andando, y hay que tener en cuenta que acuden personas en silla de ruedas. Y eso es lo que más hemos tardado en determinar. Teníamos varias propuestas, pero hay que destacar que el Ayuntamiento de Mérida aquí ha sido extraordinariamente colaborador. De hecho, la idea final de acceso es suya y que es abrir una zona directa desde urgencia a la entrada principal. Y en eso estamos, haciendo ese acceso”, manifestó.

Desde la consejería aseguran que sin estos problemas el centro de salud habría estado operativo a finales de año. Sobre este asunto, cabe recordar que el anterior Ejecutivo regional había señalado el mes de septiembre como fecha para su inauguración.

centro de salud4CONTRATIEMPOS

La historia de este centro sanitario, que fue proyectado por el Gobierno socialista en la legislatura (2007/2011), es un retraso si fin debido, entre otros motivos, a que por medio se cruzó la crisis económica que afectó sobremanera al sector de la construcción y que acabó trastocando todos los planes de este edificio referidos a los plazos de ejecución.

 La construcción del edificio se inició en el año 2009. La Junta adjudicó las actuaciones a Construcciones y Obras Molinher, de Plasencia, por 2,8 millones de euros. Pero la empresa, además de no llevar al día las obras, tuvo problemas económicos y se declaró en quiebra. No pudo finalizar el proyecto y comenzaron los retrasos. Para terminarlas, la constructora adjudicataria llegó a un acuerdo en 2011 con otra empresa del sector para que se encargara de la finalización del edificio, Alonso Jiménez S.L. La Junta de Extremadura, consciente del problema y con la intención de no agravar aún más la situación de Molinher y de sus trabajadores, facilitó los trámites de cesión del contrato, conforme a la Ley de Contratos del Sector Público.

Pero esta segunda empresa constructora también presentó problemas económicos para pagar a sus proveedores, lo que impulsó al SES a mediar en busca de soluciones que agilizasen la finalización de la construcción. Así, se consiguió una cesión de crédito del contratista a favor de los proveedores que finalmente no se pudo ejecutar al recibirse en este organismo diversas órdenes de embargo sobre la empresa constructora, que impidieron la cesión de créditos.

Ante la imposibilidad de la constructora de seguir con las obras, en diciembre del 2012 se inicia el procedimiento de resolución de contrato. El edificio se encontraba ejecutado al 80%.

En enero de 2015 se retomaron las obras de nuevo al adjudicarse las obras a la empresa cacereña Arapla S.A.

Pero durante el tiempo que tuvo que resolverse el contrato, el edificio permaneció cerrado y sufrió una serie de robos y desperfectos en las instalaciones generales, por valor de 300.000 euros, que han sido reclamados a la anterior empresa constructora y que fueron denunciados en junio de 2014.

Dada las características de los trabajos a acometer y las peculiaridades de los mismos, el plan se equiparó a un proyecto de nueva planta, con una repercusión superior al 50% al presupuesto de las obras. La Consejería de Salud, con el PP en el gobierno, adjudicó las obras por un importe de 468.00 euros. El plazo de ejecución era de tres meses y dos semanas y debían de estar acabadas en la primavera del pasado año.

El objetivo era terminar las labores que no llegaron a realizarse por la quiebra de las dos empresas constructoras anteriores y el de restaurar las partidas sustraídas y dañadas en los robos que había sufrido el centro de salud.

Los trabajos se centraron en la zona de instalaciones, en la planta semisótano y en la sala de calderas, donde se conectó la caldera y las bombas de esta sala al circuito principal de climatización. También se repuso el cableado eléctrico robado (del que desaparecieron tramos completos), la cabina y las puertas del ascensor en distintas plantas y algunas puertas de chapa de cierre del edificio. Los arreglos también incluyeron la reforma de las carpinterías interior y exterior,  los revestimientos y falsos techos y la pintura, la reposición de las puertas y muebles de las consultas, despachos y cabinas sanitarias y los elementos de cobre de los aparatos de aire acondicionado.

Con las obras acabadas, la Junta de Extremadura, ya con el actual gobierno, inició los trámites para recepcionarlas, lo que hizo en octubre de 2015, pero aún había que acometer la instalación del nuevo mobiliario, de los equipos informáticos y del material sanitario, fase en la que se encuentra actualmente. Los trabajos fueron adjudicados por un montante de 104.418 euros. Pero hubo más y el Gobierno regional tuvo que hacer frente al enésimo problema, las gestiones administrativas con el ayuntamiento para cambiar el acceso principal de la Avenida Emérita Augusta a la Calle La Legua. Una vez resuelto este problema ya solo queda terminar de equipar el centro de salud e inaugurarlo.



Acerca de MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

Ver todas las entradas de MéridaComarca →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.