«LA SOLEDAD DE LA MONJITA»


velez2Antonio Luis Vélez Saavedra

SIEX Mérida


¿Recuerdan ésta imagen? pues tienen buena memoria, porque ya ha pasado un tiempo desde que esta estampa dejo de estar visible en nuestra ciudad. Alrededor de 16 años, ya que en el año 2001 fue cuando este conjunto escultórico dedicado a Santa Teresa Jornet se situó en la rotonda de la antigua carretera a Don Álvaro. Las esculturas fueron un encargo del cercano asilo, e inicialmente iban a instalarse en el jardín del mismo, pero el ayuntamiento en esa época les propuso que las cedieran para ubicarlas en la nueva rotonda que iba a construirse en la zona, como finalmente así fue.

monjitasSanta Teresa Jornet fue fundadora de la congregación de Las Hermanitas de Ancianos Desamparados, en otra época donde la asistencia y el servicio social estaba realizado íntegramente por instituciones religiosas, y puso en marcha por toda España hogares para acoger a los ancianos más necesitados, entre los que se cuenta el de Mérida que en 2017 hará 70 años. Actualmente ya no se conoce como asilo, ya que es una residencia normal que cuenta con el cuidado de las monjas y con un amplio voluntariado que colabora de forma desinteresada, un apoyo emocional para mitigar la soledad que habitualmente sufren las personas mayores.

Soledad como la que representa la monjita que permanece actualmente en el centro de la rotonda, porque sólo ella es la figura que quedó de las tres que se ven en la imagen, las otras dos eran un anciano y una anciana a los que la monja tendía la mano. Al año de su instalación, las esculturas sufrieron una serie de actos vandálicos, siendo pintadas en varias ocasiones hasta que en una de las ocasiones desapareció la imagen de la anciana, y posteriormente la del anciano, sin ser repuestas. Las obras son de Fernando E. Rodríguez Montilla, escultor afincado en Mérida, y en varias ocasiones ha manifestado su tristeza por la situación de su obra, así como por la apatía de los diferentes responsables municipales.

Y esa es también mi sensación, la de que existe un cierto desinterés al respecto, ya que tanto si lo miramos como un símbolo del reconocimiento al trabajo de las monjas y a la implicación social de los emeritenses, que construyeron una institución que ha realizado una importante labor social en la ciudad, o si lo miramos desde una perspectiva estética de obra incompleta que es esa imagen solitaria, o simplemente  como algo que se nos regaló y rompimos. Tras cualquiera de esas lecturas no se entiende que nadie se haya preocupado de rehabilitar el conjunto escultórico a su composición original. La categoría de una ciudad también se mide por la sensibilidad y cariño que demuestra para con sus cosas, un acto de gamberrismo no puede acabar con el patrimonio y los valores de una sociedad, en este caso representados por esas estatuas  que acabaron maltratadas en lugar de pasar juntas sus días en la residencia, plácidamente al sol en el jardín.

MéridaComarca

Acerca de MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

Ver todas las entradas de MéridaComarca →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.