Rafa Angulo

Periodista


Hace muchos años yo gozaba con los gorriatos. Serpenteaba el camino viejo (de Esparragalejo) entre el tejar (y ladrillar) de Norberto del Río y la Papelera donde mi padre se dejó la vida haciéndonos fácil la infancia a mis hermanos y a mí. Desde allí bajábamos a la alameda de eucaliptus que bordeaba el Albarregas y por entre ramas y tejas sobrevolaban cientos de gorrioncillos con babero amarillo, ese principito de los aires acostumbrado a nuestra presencia, que no diré que comía de nuestra mano pero casi, y mira que por allí había grano dónde alimentarse porque el algodonal de los García de Blanes daba para mucho. Y uno, que es más tordo que jilguero, disfrutaba viendo a aquellos gorriones que te mantenían la mirada, adivinaban pensamientos, descubrían sueños y aclaraban dudas, todo eso sin piar, o piando poco, quedos y pardos encima del árbol. Ahora que no los veo me vienen estos pellizcos a la memoria, danzando en un pensamiento confuso y melancólico, porque también a los gorriatos los echo de menos; no es lo mismo la paloma o la jodía tórtola (turca) que mancha el suelo y el vuelo que aquellos gorriones que se asomaban al patio de la Papelera, al calor de la cocina donde mi madre nos daba pan, aceite y azúcar o, excelso desayuno, huevo duro con queso curao y aceite (todo muy picaíto). El gorrión, sutil y mañoso, esperaba las migas que caían al sacudir el mantel, comía de lo nuestro pero lo hacía de forma educada, sosegada, venía pisando quedito y moviendo las alas blandamente bebiendo, cuando se terciaba y con pucheritos, del agua del cubo. Pero ahora apenas veo gorriones y me sobran palomas, tórtolas y caraduras (pájaros de otra calaña); con su desaparición, discreta como su vida, se me va un cachito de memoria, ese intrincado laberinto de recuerdos inseparable de afectos, personas y gorriones que, “on va la corda va el poal”, vuelven confusos los ayeres (debe ser por eso que dice Gloria que los fabulo).

Posdata: Gorriato;

Pájaro de unos doce centímetros desde la cabeza a la extremidad de la cola, con el pico fuerte, cónico y algo doblado en la punta; plumaje pardo en la cabeza, castaño en  el cuello, espalda, alas y cola, pero con manchas negras y rojizas, ceniciento en el vientre; en el macho, con babero negro en pecho y garganta. Es sedentario y era muy abundante en Mérida.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.