Fran Medina Cruz


Dice nuestro querido alcalde de Mérida que, le ha gustado mucho la intervención del Presidente de la Junta de Extremadura, del pasado 5 de julio. “Que las evidencias no se pueden negar, que crece la afiliación a la Seguridad Social, baja el desempleo, suben las exportaciones más de un 65%, se concretan proyectos industriales que van a ponernos a la altura de otras Comunidades Autónomas y las inversiones del Estado y de los Fondos Europeos van a apuntalar todas las mejoras que esta tierra necesitaba”. Sin duda dentro del panorama mundial, donde todos los indicadores nos sitúan a las puertas de una recesión, parece que vivimos en una isla donde Extremadura y España, caminan por sendas distintas al resto del mundo.

Pero cuando uno se topa con la realidad de las cifras, cuando vemos que el índice de pobreza va incrementándose, las desigualdades de clases sociales agudizándose, el poder adquisitivo de las familias menguando, la capacidad de ahorro estancada, la inflación por las nubes, haciendo que la compra diaria sea una odisea de números. Los impuestos marcando récords tras récords, la deuda pública asomándose al precipicio del impago por quiebra… intuimos que las palabras de nuestro señor Presidente de la Junta, en nada tiene que ver con lo que pasa dentro de los hogares de las familias extremeñas.

Ante esta situación, de la diferencia de lo que se cuenta a lo que se padece, ¿qué se me escapa señor Presidente? si en realidad las cifras que se dan por parte del Gobierno Extremeño son reales, ¿dónde se destina todo ese fabuloso dinero? . En cualquier momento tiene usted a los transportistas a las puertas de su casa, o a los agricultores, o al resto del mundo, y no es precisamente por lo bien que le van las cosas a Extremadura.

¿No será, que en verdad si hay a quienes esta situación les es bastante favorable? En fin, mientras usted se pone medallas, que para usted todas, al resto de los ciudadanos no les va tan bien, por lo menos a la mayoría de ellos.

Ya sabemos que la servidumbre en Extremadura viene de genética, y es largo el brazo amamantador de una clase política acostumbrada a vítores y dádivas.

Pero eso no resta que de vez en cuando padezcamos de la realidad de la vida. Episodios comunes de nuestra tierra fértil pero difícil.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.