Fran Medina Cruz


Impecable y moderno, el nuevo teatro de Mérida que se manifiesta orgulloso ante todos los emeritenses. El María Luisa reformado toma forma. Ya pisaron sus pasillos, todavía sin lucir alfombras rojas ni aplausos, nuestros políticos y acólitos, pecho erguido, manos en bolsillos, sonrisa y estómagos calientes, trajes recién planchados, camisas y zapatos recién lucidos. Tras ellos los flashes y las grabadoras, los compadreos y las palmadas en la espalda del buen trabajo realizado. Unas fotografías para dar pábulo al asunto, unas palabras con que decorar tal fecha y acontecimiento y luego quizás, alguna copa de confraternización. Que el teatro abre las puertas ¿o no?

Ya Arthur Miller se refirió a él diciendo; “el teatro no puede desaparecer porque es el único arte donde la humanidad se enfrenta a sí misma”. Y que gran verdad, pues aunque con su escenario sin inaugurar, ni sus luces sin brillar, ni tan siquiera las butacas ni sus palcos, la primera obra teatral tuvo lugar. Se trataba de cómo somos capaces de hacer del despropósito de años una alegoría al esfuerzo anónimo dinero. Con reyes y reinas, cortesanos y bufones, en el escenario no faltaron protagonistas. Alzapuertas y faraute, figurantes y hasta el apuntador, todos fueron saliendo en orden de micrófono.

Ahora solo falta abrir el telón ¿se podrá?

Y digo esto porque se oyen voces de que, aunque esté dispuesto para encender luces, el María Luisa tendría que esperar a presupuestos del 2023 o 2024 para lucir maravillosa. Esto es España amigos míos, primero se construye y después, ya se verá para que sirve.

Espero y deseo que se llegue a dar con la clave o se sortee la desdicha de tener una fachada impía de uso para regocijo de paseantes, visitantes y demás espectadores, pero vacía de sentido y alma. Porque si esto ocurre, la frase que un día pronuncio Ramón Gómez de la Serna y que dice, “Lo más triste cuando no se ha llegado al primer acto de una obra teatral es que cuando vamos a sentarnos notamos que nos han dado por muertos y han ocupado nuestro asiento” pasará a ser el epitafio de un gobierno caduco en elecciones, y habrá que soportar otro acto de similares características pero de diferentes actores, tan soporífero como el primero.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.