Alfonso Valadés





La rivalidad existe desde que el foot-ball hiciera acto de presencia, y es que a los humanos, siempre nos ha gustado eso de darles a los vecinos, por donde amargan los pepinos.

En todo este mundillo, la rivalidad tiene otra doble vertiente, ya que al hecho de disfrutar con la victoria de tu equipo, se añade otra extra, como es la de ver “morder el polvo” al eterno rival.

Lo primero que solemos mirar cuando se confecciona el calendario de la temporada, es buscar jornadas y fechas, en las que caen los derbis. Curiosamente, el derbi más caliente y apasionado de España suele pasar desapercibido para el gran público, y que se sitúa en la Isla de la Palma que cuenta con unos 20.000 H. que se reparten muy equilibradamente entre el CD Mensajero y la SD Tenisca, hay familias de diferentes inclinaciones que durante esa semana previa, no se hablan hasta después del partido.

La rivalidad si no existe, se inventa: Locales, comarcales, provinciales, regionales… y como no, los R. Madrid-FC Barcelona, que son al igual que en Argentina los River-Boca, el clásico por antonomasia, y que se vive en los cuatro puntos cardinales.

Pero yo aquí, lo que realmente quiero plasmar es la rivalidad histórica entre nuestros clubes extremeños, centrándonos en el Mérida, con sus distintas denominaciones que ha tenido a bien de llevar a lo largo de los años como punto de referencia, sin olvidar, que el derbi por excelencia en nuestra región históricamente era el que se dirimía entre las dos capitales de provincia, los Badajoz-Cacereño. Después, las ciudades más importantes como Mérida y Plasencia, focalizaron sus rivalidades con las capitales respectivas. Recuerdo ahora, una pancarta dela afición placentina, en la antigua ciudad deportiva de Cáceres que rezaba: “La ciudad de Plasencia, salida al pueblo de Cáceres “. Sin salirnos de ésta última población, ya en el príncipe Felipe como escenario, otra, que a nosotros nos dedicaba el CD Benito: “Romanos Romanones, los calabazones seremos campeones”.

Después Almendralejo al ser la población con más habitantes próxima a Mérida, es con los pecholatas, con quien rivalizaba en cuestión de la pelota, y así sucesivamente se ha ido tejiendo una red de rivalidades pueblerinas que nos darían como para hacer un serial completo; La realidad, sea dicha, es que el CD Badajoz cuando coincidía con la SD Emeritense en aquellas vetustas 3ª D, en los grupos centro o andaluces, nos solía pintar la cara casi siempre. Un club el Badajocense, que ya ascendió a la categoría de plata en 1954, y permaneció en ella por espacio de siete temporadas. En la década siguiente, volvió a subir en el 65, descender a las primeras de cambio, para volver a dar el salto a renglón seguido, y caer otra vez en 1968, que fue cuando se reestructuró la categoría que pasó a convertirse en grupo único, tal y como ahora la conocemos, descendieron 16 clubes, ósea, el 50%.

El Mérida, como Industrial CF. Tocó techo en 1980, que ascendía por primera vez a la 2ªB por entonces de dos grupos, donde solo permaneció una temporada, siendo ya presidente un joven Pepe Fouto, que contaba con poco más de 25 años, y sería el amigo Fouto, quien a últimos de esa década, cambiaría la historia del futbol en nuestra ciudad, siempre a caballo entre regional y tercera, a la que dio la vuelta como un calcetín.

Todo iba a cambiar tras la decepción del partido de desempate en Cáceres frente al Don Benito, Romanos, Romanones … A raíz de un desencanto, iba a iniciarse una ascensión meteórica en la temporada 88/89 con Gregorio García Jiménez “ Gori “, que se recuperaba la categoría de bronce. En 1991, se dio el primer CAMPANAZO, el Mérida CP. Se había clasificado como 4º, para la liguilla de ascenso con José Enrique Díaz, que venía de sustituir a Martín Doblado. El CD Badajoz de Rogelio Palomo, había campeonado el grupo con solvencia, y en último partido de la liguilla de ascenso en el viejo Santa Isabel de Compostela, que le bastaba con puntuar para ascender, salió “ trasquilado “ 3-1. Se quedó en tierra, a todo esto, nuestros muchachos, un sábado 23 de junio tenían que ganar en Pamplona al filial del Osasuna, campo de Tajonar, y esperar que el Barca B de Quique Costas, no lo hiciera en el Mini Estadio frente al CD Lugo que nada se jugaba en el envite, pero que aguantó el 0-0, aún así, los azulgranas pensaban que el partido de Pamplona también había finalizado con resultado de gafas, y aquella gran generación de Iosi Roura, Pinilla, Oliete, Busquets, Guardiola, Yeli, Sánchez Jara … ya estaban celebrando el ascenso en los vestuarios con cava, y fue en la última acción de nuestro partido – ahí se nos apareció la Mártir,- cuando el central rojillo Toledo, cometió penalti sobre Carlos Barrio, que transformó Ricardo Sanz. Tre-mendo.

Los Romanos escalaban por fin a la segunda división auténtica, y de paso le daban a los Badajocenses el primer gran tortazo. Los de Félix Castillo, reaccionaron rápido y también darían el salto la temporada siguiente en el Vivero, 5-1 al CD Cartagena con Paco Herrera en el banquillo.

El Cáceres CB de Martín Fariñas, tampoco se quería quedar atrás en aquel año emblemático de los inolvidables juegos olímpicos de Barcelona 92, un 10 de mayo con la postrera canasta de Jordi Freixenet, frente al Prohaci Mallorca, se convertía en equipo de la A.C.B.

La década prodigiosa del deporte extremeño estaba en su pleno auge de apogeo, y para que no decayera la fiesta, los de Almendralejo retornaban a la categoría de plata 33 años después de su última comparecencia el 12 de junio del 94, 3-0 al Langreo de Pepe Carrete, en el Francisco de la Hera, el equipo de Yosu Ortuondo, se subía también al carro de plata en unión del Mérida CP y CD Badajoz, para completar un trío que nunca se había dado el futbol extremeño.

Sin embargo, todavía quedaba lo mejor por llegar y un 27 de mayo del 95, en Éibar, estadio de Ipurua, un equipo extremeño tocaba el cielo de la primera división.

Mientras tanto, en los mentideros futbolísticos de la capital vecina, con un Mérida que lo acaparaba todo, mediáticamente hablando, con muchísima repercusión en el ámbito nacional, los celos estaban a flor de piel. Desde estos lares, se hacía la inevitable comparativa sobre el núcleo poblacional de ambas ciudades: “Mérida, tres veces menor que la capital provincial, jugará en la liga de las estrellas”. Recuerdo que Pedro Nieto, mandatario del Extremadura CF. Desde hacía ya unos años, utilizando una terminología ciclista, se había puesto a rueda del Mérida y de su presidente Fouto, que fue quien abrió el camino y se lanzó a tumba abierta en “ pos “ de los máximos objetivos.

Los azulgranas como una mala calcomanía, todo nos lo copiaban, de ahí el hecho de que por aquellas fechas existiera un paralelismo tan acentuado entre ambas entidades, hasta la revista del club, que yo coordinaba esos años, me la plagiaron desde la primera hasta la última página, vamos, de la A a la Z.

Así que por la puerta que ya había abierto el Mérida CP se coló de rebote, y nunca mejor dicho, el Extremadura CF. Un 2 de junio del 96, en el Carlos Belmonte, frente al Albacete de Iñaki Sáez, el conjunto de Almendralejo había entrado en promoción de ascenso como 5º clasificado con 62 puntos, ya que el filial madridista que entrenaba por entonces Sergio Ejea, dada su condición de nodriza, no podía ascender. Y ojo, que el 6º clasificado fue el CD Badajoz de Colin Adisson, con los mismos puntos, pero con el golaveraje particular perdido 3-1 y 2-1. A todo esto, se unía además, que el ascenso Almendralejense venía a coincidir con el descenso de los Emeritenses, y todo esto, SE FESTEJÓ entre los Badajocenses casi tanto, como en la ciudad de la cordialidad.

Fue algo así, como si los de Pedro Nieto, los hubieran vengado a ellos, en los que se vieron reflejados: (En un ascenso que nunca alcanzaron), ya de paso, aprovechando que el Guadiana también pasa por Badajoz, nos recordaban a nosotros con cierta ironía que “Almendralejo con la mitad de población que Mérida, ocupaba nuestro lugar “.

No se cansaron de “bailarle el agua “al Extremadura, con abrazos de Vergara, y hermanamiento incluido. Vaya, que se juraron amor eterno.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.