Álvaro Vázquez:»Nada está mejor en Mérida que hace 15 meses, cualquiera que diga eso está mintiendo a la gente»


ENTREVISTA MeridaComarca (octubre). Álvaro Vázquez Pinheiro, Portavoz IU en el Ayuntamiento de Mérida

 

Eloy López S.

 

alvaro vazquez julio¿Cómo se ha desarrollado la política municipal en este último mes?

 Los temas han sido básicamente los mismos, que, en el mes anterior, como no se convocan los plenos. La inercia de los funcionamientos de los servicios ordinarios. No ha habido ninguna iniciativa relevante por parte del equipo de gobierno. Nosotros, lo único que hemos presentado es una iniciativa para que el calendario de la fiesta se alargue hasta el día de Extremadura. Entendemos que, dada la condición de Mérida como capital autonómica, no estaría mal, ya que pueden coincidir las fiestas de Mérida con el día institucional de la comunidad autónoma y, pasar ese día festivo al martes de Carnaval. Hay gente que tiene ganas de impulsar el carnaval y es una reivindicación que está ahí. El protagonismo del mes de septiembre ha sido la feria, que viene a constatar su declive y que es un modelo que está absolutamente acabado. Ha sido un mes en barbecho.

En nuestra última publicación, se suscitaron unas declaraciones contradictorias entre Acedo y Osuna. El primero, decía que este era el período más oscurantista dela política municipal emeritense desde 1987. El segundo, que ha recibido en 15 meses, a más concejales de la oposición que Acedo en 16 años de gobierno. ¿Quién lleva razón?

Me resulta una polémica, absolutamente irrelevante. La cuestión no es quién recibe más veces, sino quién escucha más. El gobierno de Osuna tiene las orejas tapadas. Lo que no podemos hacer es ejercer la política municipal, mirando de reojo al resto de fuerzas que tienen representación. Si lo que vamos hacer es referirnos al resto de las fuerzas políticas en nuestra actividad política, entonces no estamos haciendo nuestro trabajo, Nuestro trabajo es el de intentar solucionar los problemas que tiene la gente. Me da igual.

¿Qué ocurrió el 7 de septiembre en la puerta de la Asamblea, entre el alcalde, algunos políticos y ciudadanos de Mérida?

Hablo de oídas. Se supone que hubo personas que fueron acompañando a usuarios de Servicios Sociales, que fueron a Mercedes Carmona, a que los atendiera, que yo no lo sé, ni puedo desmentirlo, ni confirmarlo, que Carmona se desentendió. Yo no sé sí es cierto o no. Lo que sí que es cierto, es que hay precedentes en esos términos.

¿Realícenos un balance de la Feria de Mérida y del Festival Stone?

La feria, hace 50 años, tenía algún sentido, porque la única manera que había era de disfrutar de ese tipo de ocio, por la noche, alternar, cuándo se hacía antes, era precisamente en la feria. Ahora, esa oferta la tenemos todos los fines de semana. Por lo tanto, el estímulo que tenía antes la feria, ya deja de tenerlo porque lo que antes era una excepción, ahora es una norma. Si a eso le sumamos que las temperaturas que hay en el ferial, que el servicio está en muchas peores condiciones de lo que pueda estar en cualquier bar de la ciudad, pues está claro, que hay pocos alicientes para acudir al ferial. Es un modelo absolutamente acabado. No tiene ningún elemento identitario, que vinculen a los emeritenses con su feria. Esto no son los San Fermines, ni son los carnavales de Badajoz. Por lo tanto, no nos ofrece nada que no tengamos otro fin de semana. Lo que se nos ofrece, está en peores condiciones de lo que se nos ofrece todos los fines de semana. Está claro que a la feria hay que darle una vuelta. Lo primero que habría que pensar, es cuál es el lugar que debe ocupar el recinto ferial, dentro de la celebración de la feria. A lo mejor habría que desentenderse de él o a lo mejor habría que potenciarlo. No lo sé. Lo que sí que sabemos es que, hay otras fiestas, mucho más reciente, y que, sin embargo, está empezando a tener más arraigo en Mérida, como es Emérita Lúdica, que se viene haciendo desde hace 7 u 8 años, y toda la gente disfruta y cada vez más. Por lo tanto, si hay fiestas que van en auge y otras como la feria que va en declive, ese es un elemento más para quitar el festivo de la feria y ponerlo en otra fiesta, como pueden ser los carnavales, que parece ser que la gente tiene ganas de disfrutarla. Entiendo que habrá que potenciar la feria, y también entiendo que hoy en día, ese modelo está abocado al fracaso.

Y del Festival Stone, parece ser que ha tenido éxito y me alegro mucho de que la gente lo disfrute, y de que haya gente que inicie proyectos y le vaya bien.

¿Cómo se prevé el otoño político emeritense?

Con las circunstancias que tenemos en estos momentos, establecer cualquier juicio a medio plazo es ser presuntuoso. Hay un escenario de incertidumbre y decir otra cosa, me parece una estupidez.

Imagine un hipotético nuevo escenario político, en el que tuviera que elegir a un miembro de cualquiera de los integrantes de los grupos políticos que componen el ayuntamiento. ¿A quién elegiría para gobernar junto a usted?

 Yo me entiendo muy bien con Fernando González de Mérida Participa.

¿Están dando sus frutos las propuestas que estáis realizando?

 Es que está todo parado. El último pleno fue en junio.

¿Qué personaje de la política municipal emeritense, que ya no esté en activo, rescatarías de nuevo, para ayudar a gobernar?

 A cualquier concejal de Izquierda Unida, que son los que me gustan y que siga en IU.

¿Está mejor la ciudad de Mérida ahora que cuándo comenzó la legislatura?

 Nada está mejor en Mérida que hace 15 meses. Cualquiera que diga eso está mintiendo a la gente.

Estando próximas las festividades de los Santos y los Difuntos, ¿qué opinión tiene de las actuaciones que realiza para tales fechas el ayuntamiento?

 No puedo juzgarlo, porque no sabemos cómo va a plantearlo el equipo de gobierno. No tengo ni una sola noticia. Y Halloween me parece una absoluta memez.

Ha habido una manifestación, muy minoritaria, contra la remodelación de los kioscos de la Plaza de España. ¿Puede darnos su opinión sobre esta polémica y sobre el Teatro Cine María Luisa?

 Si el alcalde intenta establecer una línea de continuidad, entre la aceptación y la no aceptación que tiene entre la gente los kioscos y, la afluencia que ha habido de personas en contra de esa medida, yo creo que se equivoca de cabo a rabo. La población no se va a manifestar ni en contra ni a favor de los quioscos, porque eso no forma parte de una preocupación en sus vidas esencial. Eso no significa que no tengan opinión. A mí me pueden gustar o no gustar tus zapatos y no por eso me voy a manifestar. Yo creo que las condiciones en las que se ha planteado el proyecto, al margen de las condiciones en las que luego se adjudiquen; pero el proyecto lo que implica son una serie de obligaciones y condicionantes, para el desarrollo posterior de la adjudicación y la concesión. Aquellos que quieran ser concesionarios y gestionarlos en un futuro, tendrán que asumir entre los 4, un coste de una reforma de 726.000€, lo que supone unos 180.000€, por cada uno. Por lo que habrá gente que no pueda participar en este proceso, porque el precio de partida, que ha establecido el equipo de gobierno, es demasiado alto. Lo que supone una restricción para la capacidad que tiene la gente y para el derecho a la libre concurrencia. Para poder acometer la realidad, lo primero que hay que hace es saber leer esa realidad. La gente va a ofrecer su opinión de forma definitiva, cuando se ejecute el proyecto, y a la gente no le va a gustar. Y eso le va a pasar factura.

Y en cuanto al María Luisa, cuándo lo vea, me lo creeré. Mucho menos, con el panorama presupuestario que tienen la Junta de Extremadura. La manifestación se ha hecho ya tan aguda e insistente, que todos queremos ya que se remodele. Lo que nadie nos ha explicado, es para hacer qué. Nos vamos a gastar allí un dinero, pero con qué objeto. Estamos hablando de la remodelación del María Luisa desde hace 15 años. Pero nadie tiene muy claro, cúal es el uso y el objeto final de esa remodelación. No olvidemos que aquí ya hay una sala de teatro, y que funciona 6 meses al año.

¿Qué propondría para que el turismo en Mérida no se centre sólo en 6 meses del año?

 El polo de crecimiento que tiene Mérida es patrimonio. Y el patrimonio que tiene Mérida, está al aire libre. Por lo tanto, el turismo se ve absolutamente condicionado por 2 cuestiones. Primero, por el propio ciclo vacacional; la gente se va de turismo, cuando está de vacaciones. Y segundo, por la climatología. Aquí tenemos un verano y un invierno muy duro. Por lo tanto, esa línea oscilante, me parece inevitable. Otra cosa, es que la puedas paliar.

 ¿Qué le falta a Mérida, para despegar como ciudad importante de la geografía española?

 Nos falta el apoyo de otras instituciones como la Junta de Extremadura, que apueste por nuestro patrimonio histórico, que es único en el mundo. Algo que parece ser, de lo que todavía no nos hemos dado cuenta. De lo que no se han dado cuenta los responsables de la Junta de Extremadura, es que, potenciando Mérida, está potenciando toda Extremadura, dado el carácter único que tiene todo nuestro patrimonio.

¿Están bien utilizado y potenciado los monumentos y el patrimonio arqueológico de Mérida?

 Están fatalmente utilizados. Tenemos un patrimonio único y no le sacamos todo el partido que podemos. Posiblemente, si uno va a Mallorca, haya gente que no sepa que existe el teatro romano de Mérida; eso pasa en este país. Sin embargo, cualquier mallorquín, aunque sea de oídas, seguro que conoce la Acrópolis de Atenas. Y es que lo que tenemos aquí es comparable a la Acrópolis de Atenas. Y eso es lo que no nos acabamos de creer. Entonces, cuando ni siquiera entre los españoles, lo conocemos como es debido, es que algo estamos haciendo verdaderamente muy mal.

¿Creen los ciudadanos de Mérida en sus políticos?

Nadie, absolutamente nadie, cree en los políticos. La principal crisis que tiene este país, no es la crisis económica que genera mucho dolor y miseria. La principal crisis que tiene este país es de legitimidad. Lo que hay ahora mismo y que hacía mucho tiempo que no había, es una fractura terrible entre los representantes y los representados. Nadie cree en las instituciones y la Democracia, no se la cree absolutamente nadie. La gente está absolutamente harta. Y esa brecha, es la verdadera crisis de legitimidad que tiene el sistema político español, y que tiene diferentes manifestaciones. Una en el descrédito de la política y los políticos, que se manifiesta con frases como “todos son iguales”. Y otra, la intensificación de los nacionalismos periféricos. No es una casualidad que el PNV surgiera después de la crisis del 98. Igual que no es una casualidad, que el nacionalismo catalán se dispare después de 2008.

 

 

 

MéridaComarca

Acerca de MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

Ver todas las entradas de MéridaComarca →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.