Alfonso Valadés


 

De este sevillano, y sevillista de pura cepa, nacido un 24 de Julio del 49, se podría hablar y escribir largo y tendido tanto de su faceta humana como del apartado futbolístico, su paso después a los banquillos, -a los juveniles del Sevilla FC en 1995 los llevó a la final del campeonato de España-, al igual que de su última etapa como agente de futbolistas, toda una vida dedicada el fútbol que sería imposible plasmar en unas cuantas líneas.

                Solamente aquí en el Mérida estuvo una década donde enamoró con su calidad y buen fútbol a una generación de aficionados y a los incontables amigos que dejó a su paso.

                La verdad es que este hombre en el fútbol no tuvo suerte, (si por Canabal se pagaron 800 millones, por Boni … que cada cual saque sus conclusiones). No era normal que un pelotero de este nivel fuera desaprovechado tan súbitamente como futbolista de élite, como tampoco lo fue que todavía con 26 años recalara en nuestra ciudad.

                Marcelino el lateral del At. Madrid, de lo mejorcito de primera en su demarcación, recuerdo que en aquella eliminatoria de copa que nos midió a los rojiblancos con Hugo Sánchez en sus filas un 20 de octubre del 82 como locales 0-2. el defensor sabadellense no daba crédito como un futbolista así estuviera jugando en 3ª división.

                Se inició en la cantera del Sevilla FC. y con poco más de 21 años ya comenzaba como titular en el arranque de la Tda 70/71. Un equipo entonces presidido por D. José Ramón Cisneros y con el austriaco Mak Merkel el conocido como ‘míster látigo’ en el banquillo, que inició la competición frente al que después sería su equipo y en el que mas relevancia alcanzó tras ganar el campeonato de liga en 1973, y nos estamos refiriendo como ya habéis intuido a los colchoneros de D. Vicente Calderón Pérez-Cabada.

                La primera alineación que Mak Merkel puso en liza fue la formada por Rodri; Isabelo, Toñanez, Hita; Bergara, Lora; Blanquito, Berruezo, Babi Acosta, Lebrón y Boni.

                Solía ocurrir y no solo en Nervión, que cuando las expectativas no son como algunos esperan, los primeros que suelen abandonar el barco para dar cabida a nuevos viajeros suelen ser los canteranos, así que hizo las maletas y se fue al Cádiz, CF. en la ‘tacita de plata’ no tuvo suerte con las lesiones y cuando la continuidad brilla por su ausencia es difícil ofrecer el mejor nivel, algo que le impidió explotar como futbolista.

Así que recaló en el Diter Zafra de Quico Palacios, con el que los segedanos disfrutaron de su mejor época en unos años por donde pasaron futbolistas como Dávila, Macedo, Sierra, León, Orozco, Llanos, Cáceres, Niebla, Alcalá, Poli Rincón o Carballo que lo acompañó en su llegada al Mérida Industrial CF, lo trajo el presidente D. Francisco Gil Martin que había accedido al cargo en sustitución de Castañón a mediados de la temporada anterior 75/76. Y consiguiendo ser campeón en regional y ascender a la categoría de bronce.

Boni debutó en el Mérida un 31 de mayo del 1976 en la final del trofeo ‘López de Ayala’ donde se vapuleó al Extremadura CF. por 4-0.

                En aquella liga de su debút con el equipo industrialista se tuvo una gran oportunidad de haber dado el salto a la 2ª B de dos grupos que la federación ya tenía planificada para el siguiente año y donde ascendieron los nueve primeros de cada cuatro grupos, no se supo aprovechar la tesitura ya que se terminó antepenúltimo.

                La planificación no fue la adecuada ya que se trajo como entrenador a un ya caduco Santiago Núñez, que lo único que hizo fue poner el título nacional para que el equipo lo entrenaran Lolo Gil y Richard, muchos ilustres veteranos co pasado, pero con poco presente, Chacón, Marín Vavá… .

                Para ascender a la 2ª B de dos grupos se hubo de esperar a la llegada de Pepe Fouto a la presidencia que contó con Diego Lozano como técnico. Todavía recuerdo como si fuera ayer aquel 10 de mayo del 80, cuando se cantó aquí en el municipal el alirón a falta de tres jornadas, frente a un equipo que curiosamente tenía el mismo nombre que por entonces el alcalde de la ciudad, y nos estamos refiriendo al Vélez CF.

Nuestro extremo echó raíces en Mérida hasta el punto de rozar las diez campañas como futbolista y vivir de por medio en 1984 el cambio de denominación con el nacimiento del Mérida CP.

Boni jugó su último partido con la camiseta del M.C.P. el 9 de marzo de 1986 aquí como locales frente al CP Guareña con empate 1-1. y debutó ya como entrenador en sustitución de Juan Ceballo la jornada siguiente, el 16 de ese mismo mes, cuando por decisión del presidente Salvador Sánchez ‘Salva’ debutaba como entrenador en la capital del corcho frente al CD Sanvicenteño 0-1. Formó en su debut con Manolo; Contrerina, Casquero, Eduardo, Simancas; Casi, Mateo, Pepe Pla; Bobi, Maraña y Castro.

Entrenó al M.C.P. esa media temporada y la siguiente al completo, a su salida del equipo es cuando volvía Fouto la 87/88 que fue la del empate a todo frente al CD Don Benito.

Su partido más especial y emotivo con nuestra camiseta fue el 20 de noviembre de 1985 en el choque de vuelta copa del rey frente al Sevilla FC de D. Gabriel Rojas en el Sánchez Pizjuan,  donde incluso llegó a marcar uno de los goles emeritenses, el 2-2, con el que finalizó la primera mitad, después los de Manolo Cardo se imponían 4-2.

En alguna que otra ocasión he escuchado comentarios erróneos sobre el máximo goleador del Mérida históricamente hablando y mira por donde, (es Boni) el máximo artillero de todos los Méridas, donde promedia 12 goles por temporada, 19 en la que mas, y 8 en la que menos, además de ser igualmente con 11 goles el que más ha marcado en la historia de los trofeos de feria que organizaba la entidad, como fueron los ‘López de Ayala y los ‘Ciudad de Mérida’.incluyendo la Copa del Rey está en la barrera de los 140 goles

Todo esto, sin ser un delantero centro goleador al uso, sino un jugador de banda, que asistencias aparte, las ha dado de todos los colores ya que nunca fue egoísta de cara al gol, y si un futbolista de equipo y de los que hacían piña y vestuario, donde fue una referencia para infinidad de canteranos juveniles en los años de Félix Cuellar y Ceballo, que daban el salto a la primera plantilla casos de Luis, Vivas, Maxi, Contrerina, Menayo, Lute, Galán, Lico, Juanfran, Martínez, Rivero, Ángel, Paquito, Grajera …

Y no me olvido de los muchos canteranos de Imperio y Pizarro, que también terminaron en el Mérida. – Desde la desaparición del Mérida Promesas UD. hace ya 20 años, los meridas que han surgido de nuevo cuño no han contado ni con un simple filial, al menos en regional.

Hoy en día, es muy difícil identificarse con futbolistas que vienen de paso y con una falta de arraigo e implicación más que evidente, por eso, jugadores como D. Bonifacio Estrada Ruiz, calaron como calaron, y dejaron la huella y el imborrable recuerdo que dejaron su profesionalidad, su clase, su regate y sus bicicletas, hicieron a nuestro Gran Capitán un personaje que marcó una época

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.