cañamero okJuan Manuel Cañamero

Escritor


 

Pretender ir al contrario de las modas es una pérdida de tiempo. Los anunciantes atiborran los medios de comunicación (prensa, radio y televisión) y las redes sociales de sugerentes productos que nos hacen sucumbir a la primera de cambio. No es nada nuevo. Es normal que en una economía de libre mercado como en la que nos encontramos, haya intercambio de cromos. El dinero tiene que fluir y todos estamos deseosos de estar a la última en ropa, calzado o accesorios, además de comer una delicatesen que no haya probado el vecino. Es la ley de la oferta y de la demanda y, también, la de hacer la puñeta a aquél que nos cae gordo y no precisamente por su peso.

Modas hay muchas, tantas como habitantes tiene el mundo civilizado. Mérida no podía estar al margen de las mismas y de un tiempo a esta parte se ha impuesto la moda de tener perrito o perrita. Se nos avisa que los perros no son juguetes pero estos no traen libros de instrucciones y tienen necesidades como animales que son. Y es aquí donde viene el problema. Mérida está llena de caquitas perrunas por todos lados, mientras las autoridades, esas a las que se les llena la boca asegurando que tendremos más y más turismo y que este sea el motor del empleo y de la reducción de los 9.000 parados existentes, no hacen nada.

Buen ejemplo es la zona del Teatro, Anfiteatro y Museo romanos, lugares estrella para el visitante foráneo y cuyas aceras están llenas de pis y mierda de perro hasta el punto que los turistas maldicen en hebreo cuando la ven debajo de su calzado. Los responsables no son los canes sino los guarros de sus dueños que no llevan la bolsita preceptiva para retirar los excrementos de la vía pública y si la tienen se hacen los tontos y miran a otro lado. En la explanada de los monumentos hay un cartel que prohíbe la entrada de los perros al parque, pero es como si todos se hubiesen vuelto ciegos de repente. El jardín está hecho una plasta en mayúscula, plastas que se llevan en sus zapatos los que pasan por la zona verde. Hay unos waters para perros pero esto es una chorrada porque muy poco hay que entender de los animales para saber que hacen sus necesidades cuando les viene la gana y, si es posible, fuera de casa. Más vale que instalasen waters para turistas y paisanos, que se ven obligados a entrar en bares y restaurantes a hacer sus necesidades previo pago de una consumición. Negocio redondo.

El Ayuntamiento de Mérida también es responsable de que la ciudad sea un vertedero indiscriminado de mierdas perrunas. La verdad es que no sé para qué sirven las motos quita caquitas que no sea para tener un operario perdiendo el tiempo y quemando gasolina. Lo que la poca inteligencia que tengo no me alcanza a entender para qué tenemos un alcalde que presume de haber suprimido el coche oficial (del escándalo de la visa nada más se supo) y que va andando a todas partes si seguro que él también ha pisado alguna caquita perruna mientras no hace absolutamente nada por remediarlo.

Nuestro alcalde debe entender que Mérida será una gran ciudad turística, cosa que queremos todos, cuando además de unos monumentos y un sector hostelero en alza, tengamos un servicio de limpieza eficiente ya que el que hay es bastante cortito. Una capital llena de mierda, bien sea perruna o en los contenedores a deshora, solo nos lleva a ser un lugar con sitios dignos de visitar cuando se haya pasado el chasco de haber pisado una caquita perruna u olido el contenido de las bolsas de basura a las cuatro de la tarde.

Y a los dueños de los perros demandarles más urbanidad o civismo y si quieren tener una mascota que se responsabilicen de ella y lleven la bolsita de rigor. No estaría mal que la Jefatura de la Policía Local hiciese una batida con agentes de paisano y las multas fueran sancionadas con cantidades que escocieran bien el bolsillo. Lo que no se puede permitir es vivir continuamente junto a excrementos. Me parece a mí. ¿O no?

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.