CCOO de Extremadura considera que el dato conocido hoy (14 de mayo) de evolución del IPC, tanto en Extremadura como en España, con tasas interanuales negativas, tiene que ser interpretado en un contexto de parálisis económica y debilidad de la demanda interna a causa de la crisis sanitaria.

Frente a esta situación, las medidas económicas y sociales aprobadas por el Gobierno, desde que comenzara esta crisis, han sido fundamentales para amortiguar sus efectos sobre el empleo y la actividad productiva, pero deben ganar en agilidad en su puesta en marcha e implementación, así como, ser más ambiciosas en su cuantía, pues deberán reforzarse en los próximos meses.

La ampliación de cuantía y vigencia de muchas de estas medidas será fundamental para poder superar esta crisis en el menor tiempo posible. La reciente prórroga hasta el 30 de junio de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) acordada entre el Gobierno, sindicatos y patronal va en ese sentido y renueva una medida de protección que ha beneficiado a casi 50.000 trabajadores y trabajadoras en la región y han evitado la destrucción de sus puestos de trabajo.

Datos del mes de abril

Según los datos publicados hoy por el INE, la tasa interanual del IPC en Extremadura se situó en el -0,7 por ciento en el mes de abril, seis décimas menos que el mes anterior. En la media nacional esta tasa se colocó también en el -0.7 por ciento, si bien significó una bajada de siete décimas respecto al dato del mes anterior.

Esta tasa de inflación en negativo obedece a la situación de parálisis de la actividad de consumo, más allá de los bienes de primera necesidad. Se trata de la tasa anual más baja desde el mes de junio de 2016 y se sustenta en un desplome de los precios de los carburantes que han arrastrado a la baja a los grupos de Transporte y Vivienda.

En este contexto de caída generalizada de los precios también hay que destacar el incremento registrado por Alimentos y bebidas no alcohólicas con una variación anual del 4 por ciento en la media española y del 4,3 por ciento en Extremadura.

La declaración del estado de alarma y el cierre de los establecimientos comerciales ha provocado una situación inédita a la hora de poder elaborar indicadores estadísticos.  En concreto para el cálculo del IPC del mes abril de abril se han tenido que estimar el 30% de los precios de la cesta de productos debido a las dificultades para la recolección de precios en los establecimientos físicos.

El INE ha tratado de solventar las dificultades técnicas para la producción estadística que están teniendo los organismos de gran parte de los países de la UE, en mayor o menor medida, siguiendo las líneas de actuación que ha marcado EUROSTAT.

Por otro lado, la tasa de variación anual de la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) se mantiene en el 1,1 por ciento, casi dos puntos por encima del general y muestra el signo de alta volatilidad que está sufriendo el mercado.

Respecto a la evolución mensual, llama la atención que en Extremadura los precios han aumentado un 0,8 por ciento respecto al mes anterior, frente al 0,3  por ciento de la media española.

Esta mayor intensidad en la subida del último mes en la región se ha debido a un incremento mayor en Vestido y calzado (13,4 por ciento en Extremadura frente al 10,3 en la media), a los Alimentos que subieron el 2 por ciento mensual en la región (1,4 en la media española) y a Ocio y cultura, que aumentó en un 1,3 por ciento en la región frente al 0,8 en el dato nacional.

 

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.