ENTREVISTA. Jesús Cimarro, Director del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida

cimarro 2El director del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, Jesús Cimarro (Ermua, Vizcaya, 1965), afirma que la programación de la 62 edición del festival, que se desarrollará del 6 de julio al 28 de agosto, destaca por la variedad de las propuestas, “hay un poco de todo”, afirma, y porque las siete obras que se van a representar son estrenos absolutos. También señala que el hilo conductor serán los héroes. Por la escena del teatro romano pasarán artistas de la talla de Verónica Forqué, Paloma San Basilio, Estrella Morente o Toni Cantó.


 

César Peguero

 

 

¿Qué objetivos se propuso cuando concibió la programación de esta nueva edición del festival de Mérida?

Cuando yo concibo la programación del festival lo hago para todo el público tenga algún espectáculo que quiera ver. Eso es muy difícil. Saber qué gustos tiene el público, que es una de las cosas más difíciles que hay en esta vida. Ese intento, que es la propuesta que se plantea en cada edición, que haya algo que guste a toda la franja del público. Y eso he intentado con esta programación, desde el primer espectáculo hasta el último, que haya una variedad de propuestas, títulos nuevos. Por supuesto, todos basados en la temática grecolatina-grecorromana. Respetando esa esencia, que es la esencia del festival de Mérida, este año me he permitido la licencia. La pasada edición fue muy teatral, y mucha gente se me quejó, me decía que querían un musical, danza o flamenco. Y este año me he dicho: voy a hacer una edición teatral con música y con flamenco, que tenga un poco de todo. Y por eso empezamos por “la décima musa”, que es un recorrido por los musicales clásicos protagonizado por Paloma San Basilio, que es la primera vez que participa en el festival de Mérida.

Además  hay artistas que debutan en el festival.

Sí, es otra de las características, que haya gente nueva, gente consolidada pero nueva en Mérida, que nunca haya participado en el festival, como Verónica Forqué, con “Los hilos de Vulcano”, o la propia Estrella Morente, con esa propuesta de “La guerras de las mujeres”, que es una versión de Lisistrata que escribió Miguel Narros antes de morir. Están Estrella Morente, Antonio Canales y Aida Gómez, dirigida por José Carlos Plaza, con música de Juan Carmona, más todo un elenco de cantaores, bailaores, guitarristas. Es decir, un espectáculo. Creo que uno de los platos fuertes del festival. O la inclusión de Toni Cantó haciendo de Aquiles, o  la obra “Alejandro Magno”.

También ha contado con compañías de teatro extremeñas para esta edición.

Un dato muy importante es que las compañías extremeñas siguen teniendo el lugar que les corresponden con dos espectáculos que cierran el festival, como son “Los pelópidas”, coproducción del festival con la compañía Suripanta, que este año cumple 30 años. Y “Marco Aurelio”, que nunca se ha representado en el festival y que la ha escrito un extremeño, Agustín Muñoz Sanz, y que lo dirige Juan Margallo, otro extremeño, y es otra coproducción con la Compañía Teatrapo. Y están las extensiones del festival en el teatro romano de Regina y en el de Medellín. Yo creo que eso también le da unas características al festival con prácticamente tres sedes con la central en Mérida. En Regina, que está adquiriendo una importancia grande, estará “El cerco de Numancia”, y en Medellín “La asamblea de mujeres”, que son producciones que han estado en las temporadas anteriores y que no hacen competencia de la programación que hay en el teatro romano de Mérida. Para mí es muy importante que haya una diversificación. Y después está la programación Off, paran la que este año también utilizaremos el Alcazaba, el templo de Diana, el Foro, las termas… habrá exposiciones en  el museo nacional,  conferencias en la sede del festival, clases magistrales o talleres impartidos por 20 compañías extremeñas,  generando trabajo para la cultura, para que el público disfrute.

¿Cuál es el hilo conductor de la programación este año?

 Pues mira, los héroes, sin menospreciar a las heroínas, que también están, pero sobre todo el hilo conductor son los héroes. Hacemos Alejandro Magno, Vulcano, Aquiles y Marco Aurelio, títulos muy potentes que no se habían hecho en el festival.

Llama la atención las obras de teatro que se representan son de autores contemporáneos.

 Una de las cosas que he procurado es que autores contemporáneos escriban de temática grecolatina, grecorromana, porque si no estaríamos repitiendo continuamente los títulos. Yo creo que oxigena muy bien el que haya otro tipo de títulos y que dentro de 40 años se representen Marco Aurelio o Alejandro Magno o se represente Vulcano, como se representa Medea, Edipo y demás. Bueno, yo creo que renovarse en el festival es muy importante manteniendo la esencia.

¿Cómo ha logrado aumentar la asistencia de público a las obras del festival?

Lo que hago cada año es intentar superarme, aunque es muy difícil superar ya la última edición. Yo cogí un festival con 52.000 espectadores y en la pasada edición hubo 158.000, es un listón muy alto. Yo me conformaría con mantenerlo, ojalá pudiera llegar. Vamos a ver qué pasa, porque claro, una de las características que tiene este festival es que se produce para este festival, y son estrenos absolutos, son estrenos mundiales, que nunca se han representado. Entonces eso tiene cosas buenas y cosas malas. Un estreno que nunca se ha hecho la gente no sabe que va a ver. Y hemos conseguido que la gente confíe, crea en las propuestas. Yo creo que ese es uno de los méritos que esta dirección ha tenido, conseguir que el público pueda confiar en la programación cada año, que compre anticipadamente porque le interesa la programación. Eso es como todo, cuando vas a una película te puede gustar o no gustar o comes un plato de arroz a banda o un buen secreto ibérico, por ejemplo, uno lo harán mejor y otros lo harán peor, pero cuando lo hacen bien, es maravilloso. Y esa comunicación que se crea entre las gentes que están en el escenario del teatro romano y el público, cuando sale bien, pues es muy hermoso.

En esta edición comienza una nueva etapa dentro del festival, ¿en qué se diferencia de la anterior?

Se diferencia en que hubo un concurso público y que mi empresa, Pentación Espectáculos, lo ganó para dos ediciones prorrogables para otras dos. Se diferencia en que yo quiero que cada año haya una variedad de cosas, en eso consiste un festival, porque si no sería una programación normal de un teatro normal. El festival de Mérida tiene que ser algo distinto, diferente y que atraiga no solo a los extremeños, sino a España y además al público extranjero. Ese es uno de nuestros objetivos en estos momentos, romper fronteras.

También asume más riesgos económicos.

Sí, la empresa hasta el año pasado se jugó 1.050.000 euros y este año nos jugamos 1.445.000 euros. Y si hay superávit, el 95% vuelve a las arcas públicas. El festival de Mérida no va a tener déficit nunca, porque si lo hay lo asume mi empresa. Algo que yo veo lógico, porque es un festival, en parte, financiado con dinero público. Entonces es un festival que recupera. Esa es un poco la diferencia en relación a otras ediciones. El 5% de los beneficios es para Pentación Espectáculos. Creo que es muy sana la transparencia y que estén las cosas claras, que la gente lo sepa, hay gente que se incomoda y me dice que no hable de dinero, pero si me preguntan yo hablo, son recursos públicos y tienen que estar claros. El primer año presenté las cuentas al patronato y a los medios de comunicación, los tochos con las facturas y los pagos. En cuatro años no ha habido ni un actor ni una empresa que haya dicho que no se le haya pagado. Yo creo que en eso hemos conseguido que todo lo que se hable del festival sea positivo.

¿Ha influido este proceso de participar en el concurso público en la programación del festival?

Ha influido en algunos espectáculos y en algunos artistas, que no han  podido estar con nosotros por otros compromisos laborales, porque no sabían si esto iba a salir o no, y entonces decidieron aceptar otros compromisos profesionales. Pero bueno, eso son los riesgos que se tienen cuando se hace un festival de estas características, quieres a unos artistas que están muy solicitados, pero vendrán en otras ediciones. Yo soy muy positivo, siempre procuro ser muy positivo.

¿Qué presupuesto tiene el festival?

Estamos en un presupuesto de 3 millones de euros, iva incluido, entonces la aportación que hace la Junta de Extremadura es de 1.550.000 euros y el otro 1.450.000 euros tiene que salir de la taquilla. Estamos hablando de que en estos momentos el festival está muy a la par entre lo que tiene que salir de taquilla y lo que tiene de lo que pone la Administración. E s fuerte, cuando antes se metían en 4 millones de presupuesto todo público.

Espera que el nuevo gobierno de la nación cambie el IVA cultural del 21% que antes estaba en el 8%.

 Yo llevo 4 años significándome en los medios de comunicación como portavoz de la Asociación de Industrial Culturales, que agrupa a 7.000 empresas culturales de España, abogando por la bajada del IVA cultural, no me he escondido y he hecho proselitismo diariamente para que el gobierno que está en estos momentos en funciones baje el IVA y esperemos que el próximo gobierno baje el IVA cultural y preste un mayor apoyo a la cultura.

Este año no se celebran los Premios Ceres, un acto que tenía una gran acogida y que era muy importante para la difusión del teatro y de Extremadura.

Los Premios Ceres han cumplido un papel muy importante en la proyección del festival de Mérida. Son unos premios que en cuatro años han conseguido ponerse a la cabeza de los premios de teatro de España, con una proyección nacional e internacional. Esperemos que se puedan hacer en la próxima edición.

Mérida es este año Capital Iberoamericana de la Cultura Gastronómica, ¿hay alguna referencia en la programación?

Sí, estamos trabajando en ellos. Vamos a traer una exposición de vasijas de vinos. Hemos llegado a un acuerdo con una bodega de La Rioja y esa va a ser nuestra aportación, además de otros temas que aún no hemos podido cerrar. Pero sí vamos a colaborar.

 A nadie se le escapa que el festival es un motor económico importante para Mérida.

Bueno, a mí me han felicitado, sobre todo muchos profesionales relacionados con los sectores de la restauración y la hostelería, porque estaban muy contentos. Además hay una cosa que yo tengo muy clara: este festival no solo es cultura, es turismo y es fuente de ingresos y es empleo. Hay muchos factores que se conjugan en este festival y eso hace que haya que cuidarlo. Y es tarea de todos cuidarlo.

 

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.