Marta Gervasia Garrido Moreno

Concejala VOX Ayto de Mérida


Según datos dados a conocer en rueda de prensa el 30 de Abril de 2020 por el propio Sr. Alcalde, D. Antonio Rodríguez Osuna, el Ayuntamiento de Mérida arrojaba un superávit económico tras la liquidación del ejercicio 2019 de 9.071.775 €.
Al Sr. Rodriguez Osuna, se le olvidó mencionar, después de erigirse como gran prócer económico, y auto-alabarse como un magnífico gestor de los fondos municipales, que al hecho de alcanzar este superávit venía obligado por la Ley Orgánica 2/2012, de 27 de abril, de Estabilidad Presupuestaria y Estabilidad Financiera, que salió adelante en el Congreso de los Diputados con los votos del PP y del PSOE y que, básicamente, obligaba a las corporaciones locales a ahorrar una gran parte de los recursos obtenidos vía impuestos de los ciudadanos y no gastar salvo en terminadas partidas excepcionales contempladas por la propia Ley (denominadas Inversiones Financieras Sostenibles), con el fin de poder sanear sus cuentas, y no entrar en déficit, que era la política económica habitual de muchos Alcaldes hasta la fecha, gastar más de lo que se recaudaba, empujados por motivaciones electoralistas más que por la búsqueda del bienestar de su municipio.
De los 9.071.775 € superávit del ejercicio del 2019 en Mérida, el Gobierno Central sólo permitió gastar un 20% en medidas extraordinarias frente al COVID-19, es decir, aproximadamente, un millón de euros.
El 4 de agosto pasado, el Gobierno de la Nación, presidido por Pedro Sánchez, aprobó mediante Real Decreto-Ley 27/2020, una norma para que los Ayuntamientos pusieran a disposición del Tesoro Público sus ahorros, que con tanto esfuerzo sus ciudadanos, y en cumplimiento de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, habían logrado acumular a costa de sacrificar mejoras e inversiones en sus municipios.
Anteriormente, la Junta de Gobierno de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), gracias al voto de calidad de su Presidente, el socialista Abel Caballero, había roto el desempate en su seno y apoyado la iniciativa gubernamental para hacerse con los dineros que los Ayuntamientos habían ahorrado desde 2013 y poder maquillar las cuentas del Gobierno Social-Comunista-Independista, para inflar sus ingresos y así poder dilapidarlos en políticas sectarias e ideológicas.
El fin no era otro que presentar a Bruselas unas cuentas falseadas, un presupuesto hinchado con los recursos robados a los Ayuntamientos y tratar de evitar una intervención europea que conducirá a recortes en las pensiones, congelación o reducción del sueldo de los funcionarios y bajada en las ayudas sociales.
En contra de muchísimos alcaldes de toda España, incluso del PSOE (más de 30 regidores de grandes ciudades firmaron un manifiesto), que se oponían a este latrocinio de los ahorros de sus ciudadanos, guardados con muchos sacrificios en las arcas de sus Ayuntamientos; nuestro Alcalde, Sr. Rodriguez Osuna, desde el primer día, se cuadró a las directivas de su partido en Madrid, se mostró encantado con la estafa y defendió el chantaje que representaba este Real Decreto, que básicamente consistía en que a cambio de que Mérida entregara inmediatamente los ahorros de los emeritenses al Gobierno Central para que los usaran en sus fines espúreos e implantación de su agenda progre, el Gobierno le autorizaría a gastar la mitad de lo entregado en lo que quisiera (y que aún permaneciera en la Tesorería del Ayuntamiento) al tiempo que el Gobierno de Madrid le prometía devolver lo entregado ¡EN QUINCE AÑOS!.
Es decir, y por ejemplo, si el Ayuntamiento de Mérida hubiera entregado 5.000.000 millones de euros al Gobierno Central, para que este retocara sus cuentas y gastarlo en, por ejemplo, más escoltas para Vicepresidente en Galapagar; el Gobierno Social-Comunista-independentista le hubiera permitido gastar al Sr. Alcalde 2.500.000 millones de euros de la propia caja municipal a su antojo. Dentro de quince años (en el 2035), Pedro Sánchez, o quien pasara por allí, devolvería al Ayuntamiento de Mérida lo que le prestó. “Largo me lo fiáis, amigo Sancho”.
¿Un chollo, verdad? Entrego el dinero ahorrado de mis ciudadanos y con su sacrificio al Estado, este me permite gastar los fondos que aún no he entregado y que se encuentra en mi caja lo que me apetezca, y ya, si eso, en el año 2035, nos volvemos a ver y dicen que nos lo devolverán.
Nuestro Alcalde alabó en medios de comunicación la bondad de este chantaje, hizo llamamientos al apocalipsis si este Real Decreto-Ley no se convalidaba en el Congreso, no había otra alternativa, sería un desastre, acusó a los que estaban en contra de partidistas, pero,… en contra de sus deseos, el pasado 10 de septiembre el Congreso de los Diputados no convalidaba el Real Decreto-Ley 27/2020 que sólo contó con los votos a favor de PSOE y Unidas Podemos.
Es la cuarta vez en la historia de la democracia (desde 1977) -y una fue por error-, que el Congreso de los Diputados no convalida un Real Decreto aprobado previamente por el Gobierno. Un bochorno para el Sr. Sánchez y el Sr. Iglesias.
Cuando conoció la noticia del vergonzoso varapalo al Gobierno en el Parlamente, el Sr. Alcalde se sintió “consternado” y acusó al PP y a un tal Monago de intereses partidistas, cuando en el Congreso de los Diputados votaron en contra de la parida presupuestaria el PP, VOX, Ciudadanos, JxCat, PNV, ERC, BNG, Compromís, Coalición Canaria, Teruel Existe, Bildu, CUP,…es decir todos los grupos y los diputados excepto los del PSOE y Unidas Podemos.
Mérida, según sus declaraciones, perdería 5,5 millones de euros “a fondo perdido”. Una tragedia. Una catástrofe. Una hecatombe.
Pero, mira tú por dónde, que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, la inventora del Real Decreto-Ley fantástico y única tabla de salvación para la economía de Mérida según nuestro Alcalde, Sr. Rodriguez Osuna y que fue machacado abrumadora y vergonzosamente en el Congreso de los Diputados, dijo ayer, día 14 de septiembre, que ha decidido suspender la regla de gasto de la Ley de Estabilidad Presupuestaria para este año, para que los Ayuntamientos puedan disponer de su superávit de los ejercicios anteriores (2018-2019).
¡Anda, pues si que existía una solución más sencilla! ¡Ya no nos acercamos al abismo!
Nuestro Ayuntamiento podrá invertir el dinero ahorrado por los emeritenses para salir de la crisis económica y sanitaria en la que estamos hundidos. Milagrosamente, en cuatro días, hemos pasado de ser aplastados por los Cuatro Jinetes del Apocalipsis a El Paraíso en la Tierra.
Ahora, quedamos a la espera de que el Sr. Alcalde pida disculpas por su desproporcionada defensa de la medida chantajista que pretendía adoptar el Gobierno Socialcomunista, que recapacite y reflexione, igual que ha hecho forzosamente su ministra y que invierta el dinero de los emeritenses con sabiduría y acierto. Nosotros estaremos allí para ofrecer, como siempre, nuestra colaboración e ideas; y también para vigilar y controlar que no vuelven los tiempos del despilfarro.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.