Mérida Universal


Antonio L. Vélez Saavedra


Como cuenta la señora Carmen, son las dobleces necesarias, ni una más ni una menos, para envolver a mano un caramelo, no un caramelo cualquiera, sino un caramelo de la Mártir de la confitería Gutiérrez. Al vetusto negocio emeritense fundado en 1827 y el más antiguo de la región y el país, nunca llegó la industrialización, no hizo falta porque las manos hábiles iban envolviendo de forma mecánica uno a uno los dorados caramelos. Sus ingredientes son muy humildes: azúcar y aroma de limón, pero con el tiempo se han convertido en el sabor mas autentico y reconocible de una ciudad a través de muchas generaciones, se podría decir que son lo mas clásico de Mérida después del Teatro Romano.

El proceso del envoltorio de los caramelos esta a la vista, al fondo del pasillo del negocio, flanqueado por la vitrina de pasteles a un lado y la de madera blanca con bombones y regalos al otro. Tras el mostrador del fondo se encuentra la señora Carmen, hija de Manuel Macías y nieto del fundador Manuel Gutiérrez, ajustando con sus diez dobleces a cada caramelo el inconfundible papel con la imagen de la Mártir Sta Eulalia, desde la mesa de camilla a la vez que se comenta el famoseo o alguna telenovela de la tele, tertulia asegurada.

Y los pasteles, menudo repertorio: Sultanas de coco, barquitos, almendrados, petisús, San Antonios, bizcochos borrachitos, de mantequilla, quesitos, merengues, hojaldres, flanecillos, sometiendo a los clientes al terrible dilema de tener que decidirse continuamente entre lo delicioso y lo exquisito.

Y también bollería: bizcotelas, bambas, !!suizos!! o las pastas de té o los polvorones en navidad.

Y para los cumpleaños o cualquier celebración la imprescindible tarta de la casa: varias capas de bizcocho con crema, guindas rojas y verdes adornando y merengue a modo de muralla de la Alcazaba rodeando los laterales y haciendo torres en las esquinas. Tal fortaleza no es fácil de conquistar, y aunque puedan parecer pequeñas suelen aguantar el primer asalto y reservarse para posteriores envites. La frase típica al servirla es: ¿mucho o poco merengue?».

Y al finalizar la elección, el ritual del envoltorio, con la bandejita de cartón, con sus palillos para que no se aplaste el merengue, el papel con el nombre y la filigrana de la casa, y el cordelito azul con el nudo tradicional para llevar, y marchando. Nada de plásticos, sostenible 100%. El problema de la contaminación y el reciclaje, que tanto nos preocupa en estos tiempos, en Gutiérrez está solucionado.

Y según salimos con nuestros pasteles, un vistacito al escaparate. Antes de los clicks o los legos ya existían los muñequitos de Gutierrez, representando en época de Semana Santa sus pasos y filas de nazarenos, que en otras épocas repartían masivamente sus caramelos, y con la vinculación especial del negocio al Jesús de Medinaceli y la Cofradía Infantil. Para la feria, una corrida de toros, con su torero, su guardia civil y sus folclóricas. Y, por supuesto, en Navidad el más completo Nacimiento, al que no le faltaba detalle. En ese escaparate se han representado sin falta y con muchísima gracia cada una de las tradiciones de la ciudad, en los últimos años también incorporando el Emérita Lúdica al repertorio de celebraciones típicas, venga romanos al escaparate.

Los nuevos tiempos no están perdonando a los comerciantes más antiguos de Mérida, en este caso de España. Estamos en la época de las grandes superficies comerciales y las franquicias, y son muchos los negocios históricos que por desgracia estamos viendo echar el cierre en nuestra ciudad, los Ariza, Indupan, Valencianos, etc.., y en breve Gutiérrez formarán parte de la vida de los emeritenses, pero ya solo en la memoria, las próximas generaciones ya no conocerán esos olores y sabores compartidos durante muchos años tal y como hasta ahora. Sería importante reconocer esos elementos como patrimonio cultural inmaterial, para que esos productos y recetas tradicionales no desaparezcan.

Lo único seguro es que, de entre todas las dobleces que nos vamos encontrando en la vida, las más dulces serán siempre las de la Confitería Gutiérrez.

– Un paquetito de caramelos por favor.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.