La actuación en el peristilo del Teatro ha permitido crear una nueva zona expositiva; se ha mejorado la accesibilidad del enclave y se facilita, además, una mejor visita al Anfiteatro.


El director general de Bibliotecas, Archivos y Patrimonio Cultural, Francisco Pérez Urbán, ha asistido este martes a la inauguración de la obra de adecuación integral del teatro y anfiteatro romanos de Mérida, en su fase I, en la que se ha acondicionado, con criterios de accesibilidad física y cognitiva, el recinto que acoge estos dos emblemáticos monumentos, priorizando su conservación.


Pérez Urbán ha destacado la intervención realizada por el Consorcio de la Ciudad Monumental, Histórico-Artística y Arqueológica de Mérida en el teatro y el anfiteatro romano, subrayando la labor llevada a cabo para hacer de este enclave arqueológico y patrimonial un lugar más accesible y con un aspecto aún más atractivo.

El responsable regional en materia de patrimonio histórico ha puesto en valor “el aspecto integral de la intervención y la actitud del Consorcio al hacer una lectura integral del espacio monumental”.

“No se ha intervenido directamente sobre los monumentos, sino que se ha tratado de adaptar el entorno que los envuelve, facilitando la visita y haciendo de este un recorrido organizado, accesible y agradable”, ha indicado Francisco Pérez Urbán.

Esta fase I ha contado con un presupuesto de 429.506,87 euros, financiados íntegramente por el Consorcio.

Durante esta visita, el director general ha estado acompañado, entre otros, por el alcalde de la ciudad de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna; el director del Consorcio, Félix Palma; la gerente del Consorcio, Carmen Trejo, así como por los responsables de esta primera intervención: el arquitecto Vicente López Bernal, redactor de la misma, y la museógrafa del Consorcio, Raquel Nodar Becerra.

En esta primera actuación, realizada en diversos enclaves de ambos monumentos, se ha acometido la remodelación del área de acogida a los visitantes, mediante un nuevo replanteo del acceso y del espacio de recepción.

Así, se han ampliado las superficies que conducen hacia los monumentos, se ha mejorado su pavimentación y se han incorporado nuevos asientos para generar nuevas zonas de descanso.

Se han replanteado las zonas ajardinadas, enmarcando con ellas la superficie de tránsito principal con grandes losas de hormigón, tratadas expresamente para generar un aspecto natural y terroso, que genera una superficie estable e integrada en el entorno.

El estanque, que ha sido remodelado, se convierte de ese modo en el elemento regulador de la entrada y la salida de los visitantes. Se ha contado con bancos de madera tecnológica, jardinera corrida y barandilla adaptada. Dos lanzas de agua completan el tratamiento del estanque, ofreciendo así “un espacio amable a la entrada al recinto”, en palabras de los redactores del proyecto.

Para recuperar espacios como zonas de descanso y mejorar la accesibilidad de los monumentos, se ha derribado la antigua caseta, ubicada en la mitad del recorrido, así como su plataforma adyacente, creando en su lugar una zona ajardinada y de recreo con un graderío notable.

Estos espacios, amplios, sombreados y con asientos, conforman estancias intermedias de parada que facilitan la visita, ha reseñado el responsable del Consorcio.

PERISTILIO E ILUMINACIÓN

La intervención en el peristilo del teatro, ya en zona arqueológica, se ha realizado protegiendo los restos originales. Se ha retirado la pérgola existente, producto de la restauración contemporánea de Menéndez Pidal en los años 50, y se ha instalado una nueva estructura en acero, con forma reticular a través de lamas fijas orientadas en distintas direcciones.

Este nuevo acondicionamiento del peristilo ha facilitado la creación de un espacio expositivo dentro del propio recinto del teatro romano, que arranca su nueva función con la muestra “Max Macías: arqueólogo emeritense”, realizada por el Consorcio en colaboración con el Instituto de Arqueología de Mérida.

Además, en la zona del peristilo se ha solucionado el drenaje lateral del muro de mampostería mediante una jardinera. Igualmente, se ha retacado y embellecido dicho muro y se ha sustituido la escalera de acceso a camerinos por otra de menor presencia en el espacio monumental.

La iluminación de la zona de acceso conducente hasta los monumentos ha sido otro de los espacios en los que se ha intervenido; se han sustituido las farolas existentes por otras más homogéneas con las existentes en el resto del recinto.

ANFITEATRO

Esta fase I también ha actuado en la zona del anfiteatro, donde se ha mejorado la calidad del tránsito, sustituyendo las pasarelas de madera existentes por nuevos entarimados de madera sintética, más resistente y antideslizante, y asentadas en una nueva estructura.

Asimismo, se ha instalado una barandilla en la zona de grada accesible al público, respetando tanto el monumento como su restauración contemporánea.

Por último, se ha facilitado el uso de nuevas zonas en la grada. El foso del anfiteatro se ha acotado mediante una barandilla fija y perimetrada que facilita la visita y actúa en la conservación del monumento.

NOTA: En “Recursos adicionales” están los archivos de audio con declaraciones de Francisco Pérez Urbán y Félix Palma, respectivamente.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.