Los atascos afectan los servicios en un momento en el cual el agua es un elemento esencial para luchar frente al coronavirus


   El Consorcio de Gestión de Servicios Medioambientales de la Diputación de Badajoz, Promedio, se suma a la campaña para concienciar sobre la importancia de no usar el inodoro como una papelera durante la crisis sanitaria por la COVID-19.

   La campaña se produce por el aumento de la presencia de toallitas húmedas en las instalaciones de depuración de aguas residuales y en las redes de saneamiento. E incluso se llegan a encontrar mascarillas y guantes protectores.

   “El WC no es una papelera”. Ese es el mensaje que resume la iniciativa creada por la Asociación Española de Operadores Públicos de Abastecimiento y Saneamiento (AEOPAS), que preside Promedio y que aglutina a entidades y empresas públicas que prestan el servicio de agua y saneamiento en toda España.

   La campaña de concienciación, dirigida a la ciudadanía que se encuentra confinada en sus hogares tras la declaración del estado de alarma para frenar la propagación del coronavirus, pretende visualizar los problemas de tirar residuos al inodoro, en especial las toallitas húmedas, que durante la crisis han registrado un crecimiento de ventas.

   Los atascos en los sistemas de saneamiento y en las estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) son uno de los principales problemas a los que se están enfrentando en la mayoría de los operadores de gestión del agua desde que se decretó el confinamiento en los hogares.

   Esta incidencia, aunque ya se venía produciendo con anterioridad, se ha incrementado con el aumento del consumo de toallitas húmedas y la permanencia de las personas en sus casas durante la crisis sanitaria.

    “Los atascos en la red de saneamiento afectan al ciclo urbano del agua, con lo que ponen en peligro la disponibilidad de un recurso que es ahora más esencial que nunca, porque es un aliado para combatir la COVID-19”, recuerdan desde la asociación.

    Las asociaciones de consumidores nos vienen alertando de que no existen toallitas biodegradables; están hechas de microfibras o microplásticos y pueden atascar las tuberías si las tiramos por el retrete, ya que pueden pasar hasta un mes en el agua sin degradarse. “No existe certificación oficial que asegure que un determinado modelo pueda depositarse en el inodoro”, concluyen desde AEOPAS.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.