Álvaro Vázquez Pinheiro y Montserrat Girón Abumalham

Unidas por Mérida (Izquierda Unida –Podemos)


La única competencia que tiene el ayuntamiento con respecto a los colegios de nuestra ciudad es la de su mantenimiento y conservación, y claro sistemáticamente se incumple. No olvidemos que estamos hablando del ayuntamiento de Mérida y con eso ya hemos dicho bastante.

Este año, como tantos otros, desde la delegación municipal de educación se pidió a los equipos directivos de los distintos centros que hicieran llegar al gobierno municipal las reparaciones y necesidades pendientes de cara al inicio del curso que ahora comienza, y claro, con gran voluntariedad se comunicaron, y como todos los años, y no parece que haya valido de mucho.

Durante el verano el parque municipal se ve disminuido debido a las vacaciones de los trabajadores, y buena parte de los que restan se ven envueltos en la organización de la feria, que siempre trae cola. Efectivamente, parece buena idea aprovechar el verano para acometer las pequeñas obras e intervenciones que requieren los centros educativos, pero únicamente si se llevan a cabo, claro está.

Parece ser que, un año más, los requerimientos de los diferentes centros no han sido atendidas, y que algunas de esas necesidades serán atendidas una vez iniciado el curso, con los consiguientes perjuicios que eso pueda producir en el normal desenvolvimiento de la actividad de los centros.

El tema no es nuevo, no son pocos los años en los que incluso algunos centros han visto interrumpida su actividad durante el inicio del curso debido a las incidencias provocadas por obras sin finalizar durante el verano, o incluso por las iniciadas al comienzo del mismo. Siempre hay algún ejemplo al respecto.

Este año el regalo le ha tocado al colegio Trajano que, a pesar de la certidumbre de las fechas de inicio del curso ha visto como la obra que afecta a la calle Valverde Lillo ha dejado manga por hombro los accesos de un centro destinado a alumnos de más temprana edad.

Cierto que el ejemplo del colegio Trajano no es una cuestión de mantenimiento del centro, y que la planificación y la problemática para el inicio y desarrollo de las obras que afectan a la vía pública suelen ser complejas, pero es que no hay año en el que algún centro no se vea envuelto en el fango de aglomerado, el centro y el ruido de albañiles y fontaneros.

Quizás la solución se encuentre oculta bajo la idea de la planificación; una noción que, cuando menos, resulta extraña a la administración y los diferentes gobiernos que han regido la actividad municipal en nuestra ciudad. Eso sí, la grandilocuencia que atraviesa los anuncios municipales sobre la cuestión son inequívocos, la educación es una prioridad para todos los gobiernos, que ninguno acabo de atender. Así están las cosas.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.