«EL PUEBLO ES CADA VEZ MENOS SOBERANO»


agustin plaza opinionAgustín Plaza Aguado


Hace unos meses, en esta colaboración mensual con Mérida Comarca, hablaba de lo que supone Davos para el mundo, un grupo de decisión que se ha transformado en  los auténticos rectores y directores de la economía mundial, y por tanto del futuro de las personas, reconozco que es un tema que me apasiona, porque creo firmemente que en este entorno están gran parte de las explicaciones del porqué de la mayoría de los acontecimientos del mundo actual, así, fruto de esta afición,  leyendo unos artículos sobre este grupo de macro-poder , encontré unos escritos y entrevistas con   Susan George (activista y pensadora estadounidense de 82 años afincada en Paris, presidenta de honor del comité de planificación del Transnational Institute de Amsterdam, filosofa y analista política ), autora de libros como “Another World is posible…if”(otro mundo es posible…sí) ,  sobre este tema, y esta figura tan desconocida en España,  quiero traer a estas líneas unas frases e ideas  suyas :  “La democracia está en peligro ante el ataque de ´la clase de Davos´: una clase transnacional desvinculada de la suerte del resto de la sociedad y compuesta por las altas finanzas, las empresas transnacionales y algunos gobiernos que consideran que la democracia es demasiado lenta”.

 Prestigiada por su ensayo “El Informe Lugano” en el que imagina un terrorífico escenario ecológico, económico, laboral y social, hacia el que aboca el capitalismo del siglo XXI, y que constituye una biblia para los movimientos sociales y el anticapitalismo, se pregunta ¿Para quién se gobierna? Porque ésa es la gran cuestión en democracia, a lo que responde:” Las constituciones de Estados Unidos, Francia „y me imagino que también la de España„ subrayan que el pueblo es soberano. Pero con este principio de austeridad aprobado por Europa, ¿se gobierna para la gente o para los mercados financieros?”.

 Obviamente la conclusión es que el pueblo es cada vez menos soberano, a ello la Unión Europea y sus representantes en Davos han contribuido con el Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza, por medio del cual, manipulando la realidad con unos estereotipos de estabilidad y progreso económico financiero, se está robando no sólo el poder a los ciudadanos, sino también a los representantes de los ciudadanos. Por tanto, ni tenemos democracia directa, ni democracia representativa.

Esta es una realidad que obviamente no pasa desapercibida a la población y que en Europa ha provocado un crecimiento exponencial de los partidos de extrema derecha, en Gran Bretaña ha contribuido a la victoria del Brexit y en España al desarrollo de las mareas y al nacimiento de Podemos,  pese a todo , la realidad es que ante tamaño ataque al desarrollo de la sociedad , la reacción es muy débil , la explicación de Susan George es muy elocuente : “… pienso que es porque la gente tiene miedo de perder su trabajo. Yo comprendo ese miedo, porque el miedo es la disciplina de una sociedad capitalista, que usa el miedo individual para disciplinar y calmar la población con el objetivo de que acepte lo que le digan. De hecho, creo que los griegos y los españoles son como ratas de laboratorio para ver qué nivel de castigo y sufrimiento puede ser aceptado por esta sociedad sin que la gente se rebele.”

En España  la sociedad se ha vuelto mayoritariamente en contra de los políticos, ayudado por los innumerables casos de corrupción , se han multiplicado las críticas contra los privilegios de la clase política, sus sueldos, prebendas  etc. pero deberíamos plantearnos si  esta reacción que está sobradamente justificada, no es parte del juego de manipulaciones de los poderes económicos, deberíamos también preguntarnos si no se está desviando la atención hacia lo mediático y  desplazando el foco de lo importante,¿ no es el entorno financiero y  los bancos en quien debería centrarse la  crítica y las exigencias?  El informe Lugano deja claro que la actual crisis es la continuación de lo que ocurrió en 2007 y 2008 por culpa de los banqueros y, en España, de la burbuja inmobiliaria, que al final también era culpa de los bancos por dar préstamos imprudentes y alimentar esta burbuja. Sin embargo, cuando estalló la burbuja, fue el Estado el que asumió la deuda privada. La deuda pública de España era muy moderada cuando estalló la crisis. Afirma S. George “Sin déficit y con el 50 % de deuda pública, cuando se permitía tener hasta el 60 %. ¡Estabais perfectos, mejor que Alemania! Pero el Estado cargó con la deuda de los bancos. Y ha gastado muchísimo dinero para capitalizar y salvar los mismos bancos que habían causado el problema. Por eso la deuda pública aumentó muy rápidamente”.

Ante esta situación, ¿qué se puede hacer? ¿es posible luchar contra esto?, la historia nos ha enseñado que tanto las revoluciones como los movimientos contrarrevolucionarios siempre han ganado o han sido vencidos, desde la Unidad, y la unidad la consigue el Interés común y éste a su vez se alcanza desde la cultura que es la mejor medicina contra el miedo y la ignorancia, en esta línea responde S George “…… hay que unirse y no dejarse perder. Porque en juego está la democracia y todo lo que hemos hecho desde el siglo XVIII. Todo aquello que los europeos hemos hecho desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Todo lo que los españoles han hecho desde el final del franquismo.”

Lamentablemente, en España, los movimientos sociales y ciudadanos que se unían en lo que se denominó mareas y que pudo ser el germen de esa unión, por el interés común, rápidamente fue engullido y fagocitado por unos prestidigitadores, que desde una estrategia de control y manipulación lo transformaron en partidos políticos, desnaturalizando su origen y contribuyendo a su fracaso.

El pequeño consuelo que nos queda es que al menos en España el descontento social no ha generado nuevas corrientes neofascistas …o.. tal vez sí?

 

 

 

MéridaComarca

Acerca de MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

Ver todas las entradas de MéridaComarca →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.