perdigon opinionJuan Carlos Perdigón

Concejal Grupo Municipal Popular Ayuntamiento de Mérida


El refranero español, que tanto nos enriquece y que tan pocas veces falla, nos hace temer los peores augurios que, traducido en datos, nos ofrecen las encuestas en intenciones de voto, la destitución de un centenario partido político del panorama político español, al menos de la primera línea política y, aunque la lógica de los estereotipos o el pensamiento de algunos retrógradas se hayan aventurado, en este momento, a pensar que me alegra, ¡ créanme ! que lo lamento y me entristece profundamente.

Al que siempre he considerado mi adversario político y NO mi enemigo, adversario no por las políticas en sí, no por él objetivo que debemos perseguir todos, el bienestar de nuestros vecinos, sino por las formas y ese concepto que siempre he tenido sobre ellos, de mucho postureo y pocas nueces, de su apuesta por la visceralidad en favor de la productividad o por no defender el valor del esfuerzo primando la necesidad de maquillar números y cerrar bocas, ¡¡lo han adelantado por la izquierda, POR LA EXTREMA IZQUIERDA!!

Lo lamento pues, aún con nuestras rivalidades y riñas, este partido político del que os hablo, fue  históricamente una formación política con una visión de Estado impoluta, sin radicalismos, fue un partido que defendía la unidad de España, la libertad, la igualdad y la solidaridad entre territorios, que aglutinó, en ocasiones, el mayoritario deseo de los españoles de vivir en paz y en las mejores condiciones posibles de convivencia y bienestar.

Y hablo en pasado porque de un tiempo hasta aquí y según mi punto de vista, ese partido político ha jugado con fuego, poniendo en entredicho esas creencias irrigadas en su seno; han jugado con sus electores por oportunidad política, por sus gestos han confundido a los votantes y por sus concesiones a sus filiales territoriales, la defensa de su modelo de Estado, de mi modelo de Estado, ya no está claro.

Todo ese compendio de sólidos pilares que hacen de un partido político una verdadera y seria opción de gobierno para un país, lo han tirado por la borda y se han alejado de los ciudadanos moderados, serios y responsables con su voto, que mal que le pese a algunos, es el conjunto mayoritario que forma la sociedad española, aunque a veces las tripas puedan más que la cabeza.

Y he aquí el momento crucial, el momento en el que sólo existen dos posibilidades entre las que escoger el futuro de nuestras vidas, el futuro de nuestros hijos, el futuro de un país. Es ahora cuando debemos elegir entre partidos serios, entre los que espero que se sume el que ha quedado relegado a la tercera o cuarta fuerza política, por su bien y por el de todos; partidos políticos que han mejorado y mejoren las condiciones de vida de los vecinos, defendiendo esos pilares que nos dimos todos en democracia o ……. podemos elegir radicalismos, que como todos bien sabemos, por nuestra historia, nunca han sido buenos y nunca han acabado bien.

Dicen algunos que la estrategia del Partido Popular, en estas elecciones, es una estrategia del miedo; me van a perdonar si yo sigo esa línea y no les gusta, pero …. ¡es que yo tengo mucho miedo! y como yo, cientos de personas, amigos, conocidos o auténticos desconocidos que se me acercan y que coincidimos en lo mismo, que vemos a diario como algunos se dedican a hacer constantemente pedagogía del odio, fomentando la crispación, incrementando la división social, el sectarismo, que fomentan la carencia de valores y desprecian el respeto, personal e institucional y que quieren intentar que otra vez España esté dividida entre «los franquistas y los revolussssionarios, mi querido Chávez»

Yo no quiero eso, ni para mí, ni para los míos, ni para mis vecinos, ni para mí país; lo tengo extremadamente claro y yo quiero decir con orgullo que pertenezco a ese partido que mejor o peor, con sus problemas, defectos y también virtudes siempre ha tenido claro esos conceptos que han unido a España, que debe renovarse pero no morir, que ha dejado atrás rencores y rencillas y que ha buscado que todos podamos vivir en paz, que ha buscado el que todos tengamos oportunidades, eso sí, primando el trabajo, el esfuerzo, la superación y diciéndonos constantemente que las cosas no te pueden venir llovidas del cielo, yo soy del Partido Popular y gracias a Dios también soy del Aleti y me marcho con algo que me hace sentir orgulloso de ambas cosas y que con Cholo se ha producido esa extraña coincidencia, «Creo que hay algo más importante que el partido, son los valores de este equipo, hoy en día los valores en la vida y en la sociedad cada  vez se ven menos; este equipo tiene muchos valores, saben lo que quieren, valores como trabajo, esfuerzo, superación, el respeto, a no dejar de intentarlo, a ser perseverantes, en las dificultades levantarse, a insistir por más que el otro sea mejor, a competir.. hoy podemos ganar o perder, pero creemos mucho en los valores que tiene la vida, si esos valores lo vuelcan en el juego, la vida se los va a recompensar, Nunca dejéis de Creer, estamos preparados para ganar»( Extracto de la charla de Cholo Simeone a sus jugadores en el túnel de vestuarios antes del pase a semifinales de Champions )

 

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.