Los servicios de Urgencias de todos los hospitales de Extremadura cuentan desde este mes de octubre con un sistema de triaje común, el denominado ‘Manchester Triage System’, un método estructurado de clasificación de pacientes ampliamente utilizado en centros hospitalarios de nuestro país y de toda Europa.


Hasta ahora, en todos los servicios de urgencias hospitalarias de la región se realizaba la clasificación o triaje de los pacientes basándose en la experiencia profesional de los sanitarios, pero sin un sistema estructurado, normalizado y basado en la evidencia científica.

La implantación de los sistemas de triaje estructurado y las políticas de mejora de la calidad mediante el seguimiento de indicadores y modelos de acreditación de servicios de urgencias hospitalarias son un avance que se está generalizando en la mayoría de los hospitales españoles durante los últimos años.

En estos sistemas, el triaje se define como un método de trabajo estructurado que permite una evaluación rápida de la gravedad que presenta el paciente, no como una herramienta de diagnóstico preciso, sino como un instrumento para priorizar clínicamente los supuestos que necesitan una respuesta más inmediata y urgente. A posteriori, también sirven para la medición de la calidad de los servicios y son una importante ayuda para su gestión.

En Extremadura, tras el correspondiente concurso público para obtener el software y la licencia de uso, el sistema de triaje implantado ha sido el ‘Manchester Triage System’, un método creado en 1994 que tiene ya una amplia implantación en numerosos países y se actualiza continuamente.

En función de los signos y síntomas de los pacientes, establece una clasificación en cinco niveles para definir la clasificación y la prioridad de asistencia a cada uno de ellos, marca unos tiempos máximos de espera desde el triaje hasta que reciba la atención necesaria, y lanza una alerta a los profesionales del servicio de urgencias antes de que ese tiempo máximo se cumpla.

Así, para los pacientes clasificados en el nivel de prioridad 1 o “crítico”, identificado con el color rojo, señala que la atención debe ser inmediata, sin espera; para el nivel 2, considerado “emergencia” (naranja), establece un máximo de 10 minutos de espera; en el 3, definido como “urgencia” (amarillo), la espera máxima será de 60 minutos; en el 4, denominado “estándar” (verde), el tiempo máximo es de 120 minutos, y en el 5, o “no urgente” (azul), la espera máxima admisible puede llegar a 240 minutos.

La implantación de este sistema de triaje común se inició el pasado mes de julio con un pilotaje en los servicios de urgencias hospitalarias de Badajoz y Mérida, y ha concluido durante este mes de octubre con su puesta en marcha en los hospitales de las otras seis áreas de salud de la región.

En el proceso de implantación han colaborado los jefes de servicio y las supervisoras de Enfermería de los servicios de urgencias de los hospitales, técnicos de la Subdirección de Sistemas de Información del SES y el coordinador regional de Urgencias Hospitalarias, José Manuel García Morlesín.

García Morlesín ha destacado que, con la implantación de este nuevo sistema de triaje estructurado, “se garantiza que a todos los pacientes extremeños se les va a clasificar de la misma manera al llegar al servicio de urgencias de cualquiera de los hospitales, y vamos a mejorar la calidad en la atención y la seguridad al paciente”.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.