«


Agustín Plaza Aguado


Una de las consecuencias de la pandemia ha sido la imposición, forzada por las circunstancias, del teletrabajo, si bien, es cierto, que cada vez esta modalidad de trabajo a distancia se estaba contemplando como una opción a poner en práctica por algunas grandes empresas y corporaciones, ha sido la expansión del coronavirus lo que ha provocado que sea implantada masivamente.

Pero, como suele pasar en aquellos cambios que se imponen por la fuerza, las empresas, los empresarios y los trabajadores no estábamos preparados para este cambio, lo que ha provocado, como era de prever, que la mayoría de las empresas estén pidiendo estas semanas a una parte de sus plantillas que vuelvan físicamente al puesto de trabajo, así que, lo que se dibujó como el futuro -trabajar desde casa- se está desdibujando en el presente.

El entusiasmo inicial se ha venido abajo, “pasando de un punto álgido en el segundo trimestre de 2020, cuando el 94% de las grandes empresas y el 72% de las pymes implantaron el trabajo en remoto por la pandemia, desde entonces, ese trabajo a distancia no ha parado de menguar y hoy en día, lo que queda es o un recuerdo o un modelo híbrido, en el que algunos días se acude a la oficina” como concluye el informe de Vodafone.

Las grandes empresas, las más tecnologizadas, están regresando al 50% y permiten hasta el 60 y 70% de teletrabajo. Hay compañías tecnológicas como Everis, con 16.000 empleados, que incluso permiten a sus trabajadores votar cómo trabajan, pero no todas las grandes apuestan por el teletrabajo. JP Morgan fuerza a sus empleados a volver, Google, Apple, Amazon,Facebook, oficialmente dicen que no, pero penalizan a sus trabajadores si optan por el teletrabajo.

Nature Human Behaviour ha publicado el que es, hasta ahora el mayor informe sobre teletrabajo. Se ha llevado a cabo teniendo los datos anónimos de 61.000 empleados de Microsoft que se pusieron a teletrabajar al inicio de la pandemia, y concluye, que “ ha perjudicado la comunicación y la colaboración entre los distintos grupos de negocio dentro de la empresa, amenazando la innovación a largo plazo, pero no tanto la productividad, como se le ha achacado muchas veces.

Muchos empleados tienen el objetivo de encontrar un equilibrio entre la vida laboral y personal, tiempo para concentrarse y tiempo para colaborar, sin embargo, en función de sus circunstancias individuales, algunos consideran que trabajar desde casa es el mejor medio para alcanzar estos objetivos, mientras que otros consideran que ir a la oficina es la solución ideal.”

Por otro lado, las pymes. En España suponen casi el 99% del tejido empresarial, exigen más presencialidad. Y donde se ha pasado del teletrabajo de trinchera, el de salir como se pudiera por el confinamiento y ahora se vuelve al nuevo teletrabajo de la normalidad, menguado, o reducido a la nada en el caso de micro pymes, retomando la actividad tras la pausa vacacional , las pymes españolas están inquietas por conocer cómo se acabará regulando el teletrabajo, una concreción que, en gran parte, dependerá de una negociación colectiva que está en marcha y de la que recelan porque se sienten poco representadas, pues en los próximos meses está previsto que se cierre la negociación de algunos de los principales convenios sectoriales y lo que allí se acuerde sobre el teletrabajo será de aplicación para muchas pymes que no cuentan con convenios propios, pese a que, no hayan participado en las conversaciones ni siquiera a través de asociaciones desde el convencimiento de que los intereses de las pymes no coinciden en absoluto en muchas ocasiones con el de las grandes empresas, que sí tienen voz en la negociación de estos convenios.

Otro tema es la Administración Pública, algunos apuntaban que el 61% de los funcionarios iban a teletrabajar después de las olas de la pandemia. Obviamente no hay cifras oficiales, pero parece evidente que estamos a años luz de ese dato. Y esperemos que hasta que las distintas Administraciones no tengan un plan serio y riguroso , en el que se conjuguen de forma contrastada la atención de calidad al contribuyente o al ciudadano , con las necesidades reales de plantillas y con la optimización de las RPT (relaciones de puestos de trabajo), se vuelva a la situación previa a la pandemia, pues si ya entonces las deficiencia de atención y gestión en consejerías, ministerios ( especialmente el de justicia) , Delegaciones de Hacienda, Seguridad Social, Diputaciones y Ayuntamientos , la situación provocada por la pandemia ha terminado por sumir en un caos gran parte de la atención y los servicios que las Administraciones deben prestar al ciudadano,.

Lo que correspondería a este tiempo, por parte de las administraciones, sería estar implementando un plan de choque para arreglar las listas de espera, retrasos y perjuicios que se han provocado.

Es un reto para los departamentos de recursos humanos adaptarse a esta nueva realidad, que a buen seguro va a pasar porque las jornadas de trabajo sean híbridas: con varios días de trabajo en la oficina y otros en el domicilio

Expertos en la materia reunidos en la Conferencia Internacional de la World Employment Confederation (WEC), concluían que “la semana laboral híbrida, con dos o tres días de teletrabajo, se presenta como una de las tendencias de empleo de la nueva normalidad tras la pandemia” .

Peter Hinssen, autor del libro “el día después de mañana” afirma “El teletrabajo aparece como una oportunidad tanto para las empresas como para los empleados, aunque exigirá cambios en las estructuras laborales actuales y mayor preparación de las próximas generaciones,” Para ello, Hinssem recomienda aceptar el cambio con agilidad, innovación, creatividad y mente abierta.

Así pues, demos la bienvenida al teletrabajo, siempre que esté bien planificado y organizado, no merme la calidad y el servicio al cliente, ciudadano o contribuyente, ayude a corregir problemas estructurales de nuestra cultura laboral como por ejemplo el “presentismo laboral” y colabore eficazmente en la conciliación de la vida laboral y familiar.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.