Juan Carlos Perdigón


Desde el inicio de la democracia, Extremadura ha ido “modernizándose” por inercia, por esa corriente favorable de las comunidades que nos rodean y por la ayuda y el esfuerzo que se realiza desde Europa para que todas las comunidades europeas converjan en unos parámetros similares en la mejora de sus economías, sistemas productivos y condiciones dignas de vida de sus ciudadanos.

Con respecto al crecimiento de nuestra tierra, por ende, de nuestros ciudadanos, unos pensaremos que es excesivamente lento y otros pensarán que es un crecimiento normal, incluso algunos, en tertulias, han llegado a soportar sus tesis de crecimiento normal en que “por Mérida ya no andan las vacas por la calle” tesis de perogrullo, porque algunos no abrirían los ojos a menos que siguiesen las calles sin asfaltar, o si no tuviésemos a día de hoy las capitales interconectadas por autovías o si siguiésemos teniendo un tren del siglo XIX, los lectores son inteligentes, pillarán a la primera la ironía en la comparativa.

Pues bien, en todos esos años de democracia en Extremadura, desde 1983 hasta que finalice la actual legislatura en 2023, habrán transcurrido 40 años, diez legislaturas, nueve legislaturas lideradas por el PSOE y una por el Partido Popular. Y tras cuarenta años de democracia y con todas las ayudas recibidas por todas las instancias, por un lado nacionales (en muy poca medida) y europeas (en gran medida), Extremadura sigue estando en la cola de crecimiento de las regiones, supuestamente, más pobres de Europa.

Los ciudadanos extremeños han ido sorteando las adversidades y la baja capacidad productiva, sobreviviendo con las ayudas institucionales y nuestra región no ha estallado por la alta capilaridad del ámbito laboral “en lo público”. Bajo mi criterio y siempre bajo mi criterio como ciudadanito de a pie, he creído que la Junta de Extremadura nunca ha estado a la altura para conseguir esa convergencia y también he creído que los extremeños han sido bastante pacientes y conformistas, como si no nos mereciéramos algo mejor, teniendo lo que tenemos.

Pues bien, en otros momentos de nuestra democracia, la incapacidad de la clase política nos podría haber afectado en menor o mayor medida, en la subsistencia económica personal, en el interés de darles una mejor vida a nuestros hijos, en la incapacidad de crear una oportunidad empresarial por la extensa burocracia, o incluso nos podría afectar al ver la escasez de infraestructuras públicas que mejore nuestras vidas.

Pero cuando de la VIDA se trata …………. ¡ ahí ya es otro cantar !, ahí ya no valen las tesis de … “bueno ya no andas las vacas por las calles de Mérida”, ahí ya no vale el mantenimiento de la economía creando, exclusivamente, empleo público, ahí ya no vale lo de “bueno sólo quedan 2 años para que haya elecciones”, ahí ya no vale “lo del tren digno para Extremadura”. Cuando se trata de salvar vidas no vale la incapacidad ni la imparcialidad, ni el conformismo y mucho menos la paciencia, porque seguir esperando pacientemente soluciones ineficaces, provoca la limitación de las libertades a las que tenemos derecho, pero infinitamente más grave, provoca el fallecimiento de amigos, paisanos y familiares.

Miren ….. ¡Que diga el Presidente de la Junta de Extremadura, el Sr. Vara, que la escasa vacunación en Extremadura es porque han entendido que sería mejor esperar a los posibles efectos secundarios en vacunados de otras regiones¡ … ES UNA AUTENTICA TOMADURA DE PELO A LOS EXTREMEÑOS, esto a mi no me vale, cuando mis padres han sido contagiados de COVID en una Residencia geriátrica por contagio de un trabajador y que no sabemos cómo será el desenlace.

Que no, Sr. Vara, que no, que su ineficacia está costando vidas, vidas de extremeños, vidas de los que se mataron por levantar esta región, está costando la vida de amigos que dejan viuda y huérfanos que tenían, juntos, muchos proyectos de futuro y que se han visto truncados por esta maldita pandemia, que no, que no, que hasta que a ustedes no les toque de lleno no se van a enterar de que esto ya no va de Rankings ni de porcentajes, que esta va de VIDAS HUMANAS.

Por favor, no nos tome más el pelo, no insulte nuestra inteligencia, que esta majadería que ha espetado es del mismo calado que la que soltó su Consejero de Sanidad, para mí, de una ineptitud en la gestión… más que MANIFIESTA, cuando el Sr. Vergeles nos soltó que “el incremento en los plazos de listas de espera quirúrgicas eran provocadas a conciencia para que los pacientes tuviesen tiempo para pensar si querían realmente enfrentarse a una intervención quirúrgica”. Por Dios, si no lo quieren hacer por salvar vidas de extremeños, háganlo por salvar sus sillones, no nos tomen por tontos, no nos tomen por analfabetos o ineptos, porque bajo mi criterio y sólo bajo mi criterio de ciudadanito de a pie, a ustedes sólo les falta un espejo en sus despachos para ver, realmente, quienes son los responsables de la situación extremeña.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.