Por Alfonso Valadés


Es muy evidente que los años de mayor esplendor forman parte de unos años muy concretos de la época ya extinguida, y dentro de sus muy variadas denominaciones.-unas reales y algunas agregadas,- casi la mitad de su peculiar existencia la jugó en el recinto de la antigua. Digamos que desde 1953, una vez ya en el estadio municipal, –que estuvo muy cerca de haber llevado el nombre de Santa Eulalia- es donde marco y delimito la separativa histórica de un antes y un después.

Lo cierto, que realmente te das cuenta de que estás ‘en otro mundo’, es cuando se daba el salto al futbol profesional, y a la reconversión de la entidad en S.A.D. y es aquí, donde ahora nos toca poner el punto de mira, y no estaría mal comenzar por la Tda 1994/95. La del primer ascenso a ‘la liga de las estrellas’, cuando se producía el mayor éxodo de aficionados romanos que en un número estimado de 2.000 dieron ambiente y colorido a la avenida del payaso Fofó.

Una matinal en el estadio de Vallecas donde se daban cita dos claros aspirantes al ascenso como eran la AD Rayo Vallecano, por entonces controlado ‘por la banda ‘de los Ruiz-Mateos, que presidia la matriarca del clan, la señora María Teresa Rivero, dando ‘el pego’ como vicepresidente uno de sus numerosos vástagos, en concreto, el advenedizo Zoilo. Y llamemos a las cosas por su nombre: ‘Futbolísticamente, lo más redondo que habían visto era un plátano, y no precisamente de canarias’.

Se perdía 2-1. en un partido que pese a la derrota para nada quedó mal sabor de boca, tal y como transcurrió la contienda, ya que el M.C.P. jugó gran parte del encuentro con un futbolista menos por la expulsión de Momparlet, en un penalti que pícaramente supo buscar el escurridizo Onésimo, posiblemente en unión de nuestro ‘Chiqui’ Benítez el futbolista más desequilibrante de la categoría.

Pena máxima lanzada por el propio jugador pucelano que acertadamente detenía Paco Leal, y que a la postre serviría para mantener a favor el golaveraje particular ante un potente equipo que por entonces entrenaba el experimentado técnico Paquito.

A final de temporada, en la que sería la última liga de los dos puntos por partido ganado, ambos clubes ascendían directamente a primera división, el Mérida de Kresic con 56 puntos, y el Rayito que fue subcampeón con tres unidades menos.

Son igualmente dignos de recordar los 1.500 fieles que se dieron cita en el José Zorrilla vallisoletano que completaron 25 autobuses patrocinados por diferentes empresas de la ciudad para presenciar ‘in situ’ a un Mérida dirigido por D’Alessandro, que araño un puntito frente al Real Valladolid, 0-0. y que entrenaba su antecesor en el M.C.P. Sergio Kresic. dándose también la paradoja que el único futbolista emeritense sobre el rectángulo de juego, y que para más señas, es también el único jugador internacional absoluto de los nacidos en la Augusta Emérita, en concreto Víctor, actuaba como local, al igual que el cauriense Cesar Sánchez, al que aquí los medios de comunicación en nuestra región equivocadamente le colocaron la etiqueta de haber sido ‘hacia 21 años el último jugador extremeño internacional’, tras haber debutado frente a Georgia el dombenitense Pedro Porro, y aquí habría que dejar patente que la última actuación con la camiseta nacional de un futbolista extremeño correspondía a Fernando Morientes en 2007. ósea, 14 años atrás.

Pues bien, los romanos con aquel empate se quedaban de momento fuera del descenso pero al filo de la navaja, y al final se terminó cortando,-un corte profundo-. Descenso el de aquella temporada 1997/98. que hizo un daño tremendo, tal es así, que la entidad comenzaba a cavar su tumba, que dos años después en el 2.000, lo abocaron a su desaparición.

Y ya el colofón, –pues se trata de una cronología en número de seguidores- nos tocaría ponerlo en la Tda 1996/97. en recuerdo de aquel, denominado, como ‘tren del ascenso’ con rumbo a tierras Indálicas, donde en 10 vagones se acomodaron (cada cual como mejor pudo) 856 ‘campeones/as’ con la ilusión por bandera, y ojo, que las reservas se agotaron a las 24 horas, y se quedaba una lista de espera con más de 200 personas, se sobrepasaron el millar de acompañantes hacia Almería que no está precisamente a la vuelta de la esquina, a pesar de que aquel duelo fue el elegido por Canal-Plus en aquella matinal, donde el Mérida fue uno de los equipos más televisados.

Un Almería C.F. que de la manera más ‘ruin’ aprovechó aquel mes de mayo a su paso por la Jda 36, para hacer su particular agosto en lo económico, calificativos podíamos utilizar muchos, pero lo quedaremos en un ‘sablearon’, a los aficionados de Mérida vendiéndoles las entradas más caras de tribuna, -3.000 pts.-, argumentando que las mas baratas ya se habían agotado, y una vez que ya habían hecho caja, estos ‘impresentables’ ponían a la venta las localidades más asequibles económicamente.

Pero bueno, lo principal es que se consiguieron los tres puntos, y dando un paso de gigante para recuperar la categoría de oro. Dieron primero los locales merced a un golazo de nuestro ex, Antonio Reyes, que lo celebró por todo lo alto, (de poco les sirvió porqué terminaron perdiendo la categoría), los romanos que por algo eran lideres, con goles de David Pirri, Gabi Correa y José Luis Baroja, le daban la vuelta a la tortilla.

Sobre las 3 de la madrugada llegaba, ‘aleluya… sin ningún contratiempo’, el convoy a la estación de Mérida, la plantilla de jugadores y algunos consejeros acudieron para recibir a SU AFICIÓN.

El ascenso se iba a producir la siguiente jornada, y esta vez aquí en el estadio Municipal el uno de junio, penúltima jornada, frente al CD Leganés. 2-0. Con doblete de Quique Martin. Un ascenso que fue dedicado de manera muy especial al recordado Oscar Molina.

Vallecas, Valladolid y Almería, se podría decir que son de oro, plata y bronce, en un ‘pódium’ hipotético, con unos peldaños que cada uno atesora por detrás unos recuerdos, unas anécdotas, y unas vivencias que perdurarán en ellos/as, el resto de sus vidas.

Aquellos maravillosos años fueron una bendición para Mérida en todos los aspectos, y en lo que más cerca me concierne, os podría comentar que mi padre aficionado y sufridor de toda la vida, recuerdo que me solía comentar que después de ver ‘a su Mérida’ en 1ª división ya se podía morir tranquilo, algo que sucedió poco después, creo que aguantó la enfermedad para cumplir su sueño, -de ahí lo importante que es tener ilusión por algo en la vida-, y es que el futbol no lo olvidemos, es un deporte que se juega con los pies y la cabeza, se disfruta con los ojos y se vive con el corazón.

PD. Aviso para navegantes: ’Este año 2021, es el verdadero centenario del extinto Mérida, y en nuestro próximo número encontrareis cumplida información, donde también se incluyen los actos conmemorativos de las BODAS DE ORO en 1971.

Os recuerdo que el actual Mérida AD. “Necesita tu abono para seguir creciendo”.

AUPA MÉRIDA

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.