ENTREVISTA. Julián Carretero, Secretario General de CCOO en Extremadura


carreteroJulián Carretero (Higuera la Real, 55 años) considera que la crisis económica y la política realizada por el gobierno del PP en la región durante la anterior legislatura están acabando con el poco tejido industrial que queda en Extremadura, situación de la que no se saldrá, a su juicio, si  no hay una política de inversión pública fuerte en infraestructura, sobre todo en la modernización del ferrocarril, “hay que traer personas y sacar mercancías”, explica. El secretario general de CCOO de Extremadura afirma que la reforma laboral ha sido nefasta para España en general y para Extremadura en particular, y espera que el próximo gobierno “sea el que sea” la elimine. Este maestro dedicado al sindicalismo desde hace tiempo, y que este año será el último al frente de Comisiones Obreras, asegura que con una tasa de paro del 28%, la región “está al borde del abismo”. Ante esta situación asegura que ha llegado el momento de “repensar Extremadura”.


«La reforma laboral es un auténtico engaño y una traición a la clase trabajadora de este país. Ojalá no se hubiera aprobado, estaríamos mejor y la gente no habría sufrido tanto ni estaría sufriendo tanto”
“Las bajadas del paro que se han producido no eran consecuencia de la creación de empleo sino de la caída de la población activa”
“La región necesita un pacto por el ferrocarril y que a lo largo de los próximos cuatro años haya una inversión real entorno a los 2.000 millones de euros en materia ferroviaria”

César Peguero


 

CCOO ha marcado un hito histórico al ser ahora el sindicato con mayor representatividad en Extremadura.

El hecho de haber alcanzado por primera vez ser el sindicato más representativo y por tanto el más votado con mayor número de delegados y delegadas en las empresas tiene mucho que ver con el trabajo del activo del sindicato, muy continuo, de estar muy presente de los problema de la gente, de combate de las políticas del gobierno central y las llevadas a cabo por José Antonio Monago en la región.

Este es su tercer mandato y último como secretario general de CCOO Extremadura, ya que a final de año debe dejar el puesto, ¿va a ser un buen legado?

Ese era uno de los objetivos. Y en el plano personal una satisfacción y un premio colectivo al tesón y al esfuerzo en el conjunto de la organización.

Hace poco se ha cumplido el cuarto aniversario de la entrada en vigor de la Reforma Laboral, ¿Cómo lo valora?

Ojala no hubiera cumplido ningún año, porque estoy convencido que si no hubiera nacido en estos momentos estaríamos bastante mejor y la gente no habría sufrido tanto ni estaría sufriendo tanto. Esta reforma laboral tuvo la contestación de dos huelgas generales en el 2012. Y ya dijimos que iba a ser más significativa, en términos de perjuicios, en Extremadura que en España. La reforma laboral ha tenido más incidencia en Extremadura por características de su estructura económica y del mercado de trabajo, con mucha precariedad y mucho empleo en sectores muy volátiles de la economía productiva.

La reforma laboral ha sido uno de nuestros caballos de batalla y espero que a partir de ahora deje de cumplir años,  será una de las cuestiones que exijamos al nuevo gobierno que se constituya, si es que se constituye, sea el que sea, porque está siendo nefasta para los trabajadores y el conjunto de la sociedad.

¿En qué se ha notado más?

El despido en España es libre. Ha provocado una depauperación de los salarios de forma absoluta. El peso de los salarios en el Producto Bruto de Extremadura ha caído, en términos absolutos, más de 1.000 millones de euros, situándose por primera vez por debajo de los beneficios empresariales. Ha generalizado la precariedad y desigualdad entre la gente con un trabajo, de tal manera que tener un trabajo en Extremadura no es, ni mucho menos, sinónimo de no ser pobre.

Pero en teoría, la reforma laboral se creó para dinamizar el mercado de trabajo y crear empleo.

Si uno lee el preámbulo del texto de la ley de la reforma laboral, se dice que el objetivo es crear empleo, y hoy hay bastante menos empleo que cuando no existía; que era para estabilizar el empleo, y hoy no solo no se ha estabilizado sino que se ha precarizado mucho más, y era para mejorar las condiciones de los trabajadores, y no solo no han mejorado sino que han empeorado de una forma galopante. Por tanto ha conseguido justo lo contrario de los objetivos por la que nació. La reforma laboral es un auténtico engaño y una traición a la clase trabajadora de este país. El Partido Popular y Mariano Rajoy lo que hicieron fue engañar a los españoles. Y en esta materia blanco y en botella.

 

Cuando parecía que la crisis estaba tocando fondo, aunque en Extremadura no se haya notado, resulta que vuelve la inestabilidad.

De la crisis no se ha salido todavía. España ha abandonado la recesión y Extremadura también. Se está creciendo económicamente y se está mejorando la generación de empleo, eso es evidente. ¿Qué ocurre? Pues que el crecimiento está basado sobre unos pilares muy endebles que no dependen de lo que resolvamos en España. Está basado en una bajada del precio del petróleo, del dinero, que está a cero de interés, y en la compra de deuda pública por parte del Banco Central para aportar dinero al mercado. En el momento que se tomen decisiones que afectan a algunos de estos factores  el crecimiento de la economía española se puede derrumbar. Y eso es lo que está ocurriendo ahora, que esos elementos de fragilidad se están viendo influenciados por el menor crecimiento de economías emergentes, como China, Brasil o la India. Esas economías demandaban mucho y ahora demandan menos y por tanto los ingresos decrecen.

Después es que hay una incertidumbre financiera importante y esto no se está discutiendo, está todo el mundo en silencio, pero aquí hay que exigir que Alemania aclare qué sucede con el Deutsche Bank. Puede ocurrir lo que pasó con el banco Lehman Brothers. Y esto, que puede parecer que es una cosa que está muy lejos, hay que recordar que el gran problema de la recesión española, la burbuja inmobiliaria, tuvo que ver mucho con Lehman Brothers. Y  la caída del Deutsche Bank, que tiene que ver con la financiación española, puede provocar una recesión en la economía tremendamente grave.

Desde Europa ya han advertido que el nuevo gobierno que salga en España tendrá que seguir aplicando políticas de austeridad y de recortes.

Algunos teníamos la sensación que con las elecciones del 20 de diciembre se acababa todo, pero no se acabó nada, ni siquiera que el Partido Popular, que ha llevado este país donde lo ha llevado, fuera el partido más votado. Y desgraciadamente de estas cosas no se están hablando. Y en Europa en estos momentos están pasando cosas muy graves que son muy significativas y que debieran ser elementos de prioridad en cualquier agenda política europea. Me estoy refiriendo a la crisis de los refugiados, que es una auténtica vergüenza en Europa. Una situación tremenda y en estos momentos es el silencio más absoluto. No puede ser que un millón de personas acampe a la intemperie en las fronteras europeas, huyendo de la guerra y la barbarie. Los refugiados pueden ser un problema en el Líbano o en Jordania, que tiene dos millones de habitantes, pero en una población de casi 500 millones de habitantes como tiene Europa, un millón de refugiados no puede ser un problema, sino todo lo contrario. Me estoy refiriendo a si Gran Bretaña se va o se queda en Europa, y nadie está debatiendo sobre las consecuencias que eso puede provocar, que a mi modo de ver son tremendas. Y aquí se está intentando configurar un gobierno y en esas conversaciones nadie habla nada de eso, cuando ahí nos estamos jugando el futuro. Y en tercer lugar la situación de cómo abordar el plan de estabilidad europeo, ese que tiene que ver con los objetivos de déficit y los recortes.

En estos momentos el futuro de España, para bien o para mal, está totalmente ligado al futuro de Europa. Por eso es tan importante el debate europeo.

Yo creo que cualquier gobierno que salga tiene que tener un frente muy potente respecto a Bruselas en la exigencia de poder renegociar el plan de estabilidad. No nos vale el compromiso del gobierno Rajoy y de Guindos hecho en 2015 para 2017, 2018 en ese terreno y a eso hay que darle una vuelta. Porque aquí hemos sido más papistas que el Papa. El plan de estabilidad europeo exige que el límite máximo de déficit en el año 2018 sea el -3%, en el peor de los casos. Pero el gobierno español, el del Partido Popular, ha sido el que ha planteado que nosotros somos más chulos que nadie y que vamos a llegar al 2018 con un -0,3%. Eso en la economía española, en estos momentos, es imposible. Y de llevarse a cabo vamos a terminar el año con un 4,7% en déficit, muchísimo más gastos que ingresos,  en tres años significa, ni más ni menos, matar a miles de familias españolas y dilapidar el modelo social que hemos construido.

Al tiempo, las principales empresas extremeñas están teniendo problemas cuando no cerrando.

Una de las consecuencias de la crisis, y de la arbitrariedad con la que la política en Extremadura ha ido aplicándose a lo largo de estos últimos años, ha sido una destrucción importante de tejido productivo, una depauperación del mundo del trabajo, del valor del trabajo, los salarios, los propios servicios públicos que se han visto deteriorados, la sanidad, la educación, los servicios sociales, la atención a las personas en situación de dependencia. Pero uno de los elementos que llaman la atención, y que visualiza esa nefasta política que se ha llevado a cabo,  es que las empresas que podían considerarse los buques insignia se han visto afectadas. Acorex, desparecida en la práctica, el grupo Gallardo, disminuido, la Diter, con un expediente de regulación de empleo, la mina de Aguablanca que dice que cierra, empresas que han caído como Grabasa, o todo lo que de alguna forma era el entramado que sustentaba a la construcción en la región.

Aquí no se ha hecho una política de aproximación a  la columna vertebral del tejido productivo. Fui muy insistente con el gobierno de Monago, trasladándole la necesidad de hacer una exploración permanente a las cien principales empresas de la región, porque entendíamos que si eso caía, caía la columna vertebral de nuestro escaso tejido industrial.

El problema que tenemos ahora es el de recuperar el tejido de estas características. Ya tenemos experiencia, no se hace de la noche a la mañana, puede tardar 15 o 20 años, como ya ocurrió en la crisis industrial de los 90, que no se empezó a recuperar hasta los años 2004, 2005.

A lo que hay que añadir el paro.

Estamos al borde del abismo. Con una tasa desempleo en torno al 28%,  8 puntos por encima de la media española, y una disminución paulatina de la población activa. Eso significa que la gente que no tiene expectativas de trabajo no se queda aquí. Estamos perdiendo población activa en edad de trabajar y la economía extremeña no tiene capacidad de absorber todo el desempleo. Las bajadas del paro que se han producido no era consecuencia de la creación de empleo sino de la caída de la población activa.

Por eso es fundamental que en Extremadura haya un acompañamiento de inversión pública, de la solidaridad del Estado como una fuente fundamental de vida y de repensar Extremadura. Creo que el gran error sería que el gobierno regional se dedicara solo al tran tran cotidiano de lo que es gobernar. Hay que repensar Extremadura porque nos estamos jugando el futuro. Y eso requiere una intensidad de trabajo, de esfuerzo, de acuerdo, de debate, de perspectiva por todos los actores, sean sociales o políticos.

Por dónde se podría empezar.

Una de las claves fundamentales está en las infraestructuras, porque Extremadura necesita un replanteamiento muy serio de las infraestructuras y dentro de ese conjunto la viaria y la del ferrocarril. Clave, necesario, imprescindible que el ferrocarril en la región sea el objetivo político por antonomasia de esta legislatura. Y eso significa que Extremadura entera, todas sus fuerzas sociales, económicas y políticas, el conjunto de la ciudadanía reclame una inversión suficiente para la región, que en estos momentos está en materia ferroviaria en el siglo XIX. La necesidad de un pacto por el ferrocarril y que a lo largo de los próximos cuatro años haya una inversión real entorno a los 2.000 millones de euros en materia ferroviaria. Pensando en la electrificación de nuestros dos ejes fundamentales de salida al exterior, lo que es Madrid-Badajoz por Cáceres y lo que es Mérida Puertollano hacia el este. Serían los dos elementos reivindicativos más importantes a conseguir en esta legislatura del gobierno del Estado, gobierne quien gobierne.

¿Por qué es tan importante el ferrocarril?

Además de ser por antonomasia el transporte que articula un territorio, Extremadura necesita traer personas y sacar productos. Esa frase refleja más que otra cual es nuestra situación real. Somos una comunidad autónoma de un millón de habitantes, dispersos en 430 núcleos poblaciones, donde la más poblada tiene 150.000 habitantes y está en un extremo. Es verdad que hay dos ejes, uno horizontal de este a oeste y otro vertical de norte a sur que engloba prácticamente casi el 70% de la población, pero nosotros seguimos teniendo casi un 65% de la población en núcleos menores de 5.000 habitantes. Necesitamos traer gente y sacar nuestras mercancías de una manera rápida y competitiva, y eso nos lo da el ferrocarril. Creo que hay que volver a retomar el triángulo Madrid-Sevilla-Lisboa porque tenemos en esos tres vértices casi 10 millones de personas y ese es nuestra ventaja competitiva, intentar acceder al máximo de gente de esos tres núcleos metropolitanos y ser la salida natural de productos. Y solo lo puede hacer de manera efectiva, articulada, competitiva, barata, medioambientalmente competitiva, el ferrocarril.

La mina de Aguablanca, en Monesterio, parece abocada al cierre, ¿cómo se podría evitar?

En primer lugar la empresa, Rio Narcea, debe rectificar. No puede haber estado esquilmando al pueblo extremeño y al pueblo andaluz, el subsuelo español, sacando unos beneficios enormes. En el 2014 obtuvo, sobre una base de negocio de 90 millones de euros, 18 millones de euro de beneficios. Y eso es una barbaridad, no se obtiene ni poniendo ese dinero en las Islas Caimán. Y de la noche a la mañana decir que se van, cuando todavía queda ahí, certificado por la propia empresa, del orden de tres millones de toneladas de níquel.

Y quién puede hacer rectificar a una multinacional de estas características, no nos engañemos, el gobierno de España. Alguna gente del PP me ha criticado por esto, incluido el elemento que ha estado gobernando la comunidad autónoma durante los últimos cuatro años. Pues alto y claro, si el Partido Popular de Extremadura le quiere hacer un gran favor no a los extremeños, sino hacérselo a ellos, y de una vez por todas intentar recuperar la credibilidad que han perdido, que cojan al ministro de Industria, José Manuel Soria, por donde hay que cogerlo para que sea capaz de exigir, como gobierno de España, a una multinacional a que rectifique, a que cumpla sus compromisos, que agote toda la extracción de mineral y así se podrá prorrogar la vida de Aguablanca hasta cuando estaba previsto, finales de 2018, extrayendo mineral y teniendo tiempo suficiente durante estos tres años para seguir explorando otras vías de negocios de explotación minera que ya están en marcha y en las cuales la propia multinacional tiene intereses. Y una cuestión, la llave de Aguablanca la tiene el ministro de industria Soria, pero ni Guillermo Fernández Vara ni Susana Díaz se pueden dormir en los laureles. Esto va con  ellos y tanto uno como otro no pueden quedarse al pairo y deben ser también, con su capacidad y la fortaleza de ser presidentes de dos comunidades autónomas como son Extremadura y Andalucía, los que hagan todo el esfuerzo para obligar al gobierno de España y al ministro a hacer esas cosas que tienen que hacer.

(Entrevista publicada en nuestra edición impresa MERIDACOMARCA del mes de abril 2016)

MéridaComarca

Acerca de MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

Ver todas las entradas de MéridaComarca →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.