Antonio Luis Vélez Saavedra


Eso decían Asterix y Obelix señalándose la cabeza con el dedo índice mientras lo giraban. Era una de las bromas más constantes a lo largo de sus aventuras, mis favoritas de aquellos cómics y tebeos que de pequeño y junto a las de Tintín, Lucky Luke, Mortadelo y Filemón y muchos otros hicieron las delicias de los chavales de nuestra generación, y aun, aunque en menor medida, siguen entreteniendo a los más jóvenes.

El argumento fundamental como es sabido era el de chafar los planes de los romanos con respecto a su pequeña aldea, la única sin ocupar de toda la Galia, que gracias a aquellos irreductibles galos se resistía una y otra vez al invasor. Para ello contaban con un aliado fundamental, aquella poción mágica que les proporcionaba una fuerza sobrehumana, con la que propinaban soberanas palizas a los legionarios romanos, a los que hacían volar hasta lo alto de los árboles, ya sin sus espadas, pilums y sobre todo cascos, objeto de colección para Obelix al igual que sus menhires, diversión asegurada.

Ya un poco más mayor, y cuando fui cogiendo conocimiento de nuestra Mérida, su pasado y monumentos, como parte del legado que la grandeza de la civilización romana dejó para la historia, pues como que veía aquellas historias de otro modo, y comencé a sentir afinidad por aquellos pobres romanos vapuleados, así como cierta incomprensión por la destrucción por parte de los galos de infraestructuras y edificios, como aquella espectacular Residencia de los Dioses, levantados por la avanzada ingeniería de Roma. En resumen que eso de que los romanos fueran los malos pues como que no me cuadraba ya mucho.

Algo similar a la de aquellas películas del oeste, en las que los pieles rojas eran masacrados por doquier por los supuestamente buenos vaqueros, o con aquel coyote persiguiendo infinitamente al correcaminos, con el universo en su contra sufriendo toda clase de humillaciones. Pues lo mismo sufrían esos romanos que eran destinados a la Galia, a manos de Asterix y compañía, que bien mirado a lo mejor no eran tan modélicos, en esa aldea en la que estaban habitualmente de bronca, ya fuera entre el pescadero y el herrero, o directamente todos contra todos, y que solo se unían para ir contra los romanos o, fíjense, para censurar al único artista del pueblo, el incomprendido Asurancetúrix, que inevitablemente acababa amordazado en cada celebración de la tribu para evitar que acompañado de su inseparable lira, difundiera su arte, una aldea en la que el único con sensibilidad medioambiental era Idéfix, el perro de Asterix, que lloraba cuando se arrancaba algún árbol.

Y me viene al caso la escena de La vida de Brian, la parodia de los Monty Python sobre la vida de Jesucristo, aquella en que en una reunión secreta de los disidentes del Frente Popular de Judea o no se si era el Frente Judaico Popular criticaban a los romanos proclamando su líder eso de ¿Qué han hecho los romanos por nosotros? Y todos decía “Nada, no han hecho nada” para inmediatamente después apuntar, “bueno el acueducto, el alcantarillado (¿te acuerdas como olía antes la ciudad?), las carreteras, la irrigación, la sanidad, la enseñanza, el vino, los baños públicos, las leyes.. la paz” “Sí, sí, todo eso, pero aparte de todo eso ¿qué nos han dado los romanos?”

Pues igual hasta nuestros días, y es que los romanos hasta cuando aplicaban su ley con dureza, hasta cuando eran ‘malos’ nos legaron tradiciones consustanciales a nuestra cultura, como pueden ser las celebradas en este mes de diciembre, la de nuestra Mártir Santa Eulalia, la niña que con su sacrificio anunció el cambio de religión de un imperio. O la de la Navidad, la del bebé fugitivo que nació en un portal mientras era buscado por todas partes por la predicción negativa de un oráculo.

Todo aquello celebramos, así que disfruten las fiestas, que pasen cuanto antes estos fríos meses, yo particularmente de los doce del año prefiero los de calor, aquellos a los que dieron nombre ilustres emperadores, Julio (Cesar) y (Octavio Augusto) agosto, igual no estaban tan locos aquellos romanos.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.