Mañana, viernes, 28 de abril, desde las 10 de la mañana hasta las 20,00 horas está expuesta en la Parroquia de San José la imagen de san Judas Tadeo para su culto por parte de las personas que quieran continuar esta ancestral tradición tan acendrada en Mérida. La imagen forma parte del conjunto escultórico de la Sagrada Cena que procesiona los Domingos de Ramos y que se pude venerar junto al altar del templo de la barriada de la Argentina.

Judas Tadeo, hermano de Santiago el Menor y también autor de una carta apostólica, es invocado los 28 de cada mes al ser considerado históricamente como patrón o intercesor para causas difíciles o desesperadas, además de su invocación para los trabajadores de los hospitales.

Es natural que este apóstol sea llamado con un doble nombre, e incluso, en ocasiones, sólo con el sobrenombre, pues el gran nombre del Patriarca Judá, o de Judas el valiente Macabeo, había sido manchado por el traidor Iscariote. Si ya la duplicidad lleva a buscar una manera de diferenciar a los dos Judas, la confusión de un santo con un mal hombre hace que la diferencia sea una necesidad. No es extraño hoy día que la palabra Judas equivalga entre los cristianos a señalar la peor traición, la de un amigo a otro amigo. Sin embargo, conviene recordar el significado de la palabra «Judas»: «alabado del Señor». En Judas Tadeo es real esta alabanza por su fuerte fidelidad, más luminosa si se compara con la de su homónimo.

El nombre, o sobrenombre, de Tadeo nos indica algo más sobre este apóstol, pues viene a significar «pecho». «Cavidad torácica» diría un médico hoy; o en la versión de llamarle Lebeo sería «corazón». Ambas indican a alguien apasionado, valiente, fiel, amistoso, sencillo. Y efectivamente éste parece ser su carácter por lo que se refleja en su corta epístola. Otro dato sobre Judas Tadeo nos lo proporciona él mismo pues se autodenomina «Judas, siervo de Jesucristo y hermano de Santiago» . Todo parece indicar que este Santiago es el Menor, es decir, el hermano del Señor, lo cual señala a Judas Tadeo como hermano o pariente de Cristo. Al citar a los hermanos del Señor se dan los nombres de cuatro de ellos: Santiago, José, Simón y Judas. Nada impide identificar al apóstol con este pariente de Jesús. Entre los cuatro hermanos, dos se deciden a dejarlo todo para seguir a su pariente y amigo, secundados por su madre María, que también acabará siguiendo el mismo camino al modo de varias mujeres galileas.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.