Por Alfonso Valadés


Las personas por regla general solemos tener tendencia a dar carta de naturaleza a todo aquello que nos gusta y de paso satisface nuestro ego. De tal manera que súbitamente bendecimos determinadas cuestiones de nuestro agrado y nos identificamos con ellas.

Más o menos, eso fue lo que sucedió a la aparición de la célebre acta fundacional de la Sociedad Sportiva Emeritense, enlazando con lo anteriormente expuesto, os pregunto: ¿Alguno de vosotros considera normal que a ciertos partidos políticos en España los voten millones de personas? … Ahora que la mentira también es pandémica, ‘pongámosle la vacuna’.

Unas sociedades-recreativas habituales por entonces, en Mérida existían ya un par de ellas como casino de artesanos y el Liceo. La diferencia de esta, con las anteriores, es que se planificó con la intención de albergar a varias modalidades deportivas con un cierto predicamento ‘entre comillas’ por la época.

Que llegó a constituirse, es una evidencia. Pero que no llegaría posteriormente a tener vigencia ni actividad, es otra, igual de palmaria.

Años donde el deporte todavía estaba en pañales, la ciudad contaba con poco más de 9.000 h. de derecho, y las prioridades para el alcalde, y el secretario, por aquellos lejanos tiempos como fueron los señores D. Augusto Alonso Gracia , y D. Manuel Grimaldi Benllosa, eran otras muy distintas, poderoso caballero es don dinero, que terminó siendo un muro infranqueable.

En alguna ocasión anterior he explicado más detalladamente de la forma y manera que esta ‘FARSA’ se coló de rondón. Voy a ser escueto para dar cobertura, sino a todos, si a algunos de los actos que allá por 1971 se celebraron con motivo de las ‘BODAS DE ORO’.

Toda esta ‘película’ es tan simple, como que el Sr. Don Eugenio Osorio García, que laboralmente había sido funcionario en el instituto nacional de previsión, a la sazón, cuñado del archivero municipal, Francisco Peñafiel Castaños (fallecido en 2013) era muy-digamos-, costumbrista a curiosear en archivos y hemerotecas. Sucedió que de la manera más casual, -como el burro con la flauta-, se topó con el celebérrimo documento, al ser aficionado al futbol y socio del Mérida, había escuchado ‘campanas’ sobre la historia, que desde sus orígenes ha suscitado polémica y controversias. Primero por falta de documentación, y segundo, porque nunca nadie la había estudiado con rigor y ciertos conocimientos en la materia.

Este señor pensó ‘que había inventado la pólvora’, deduciendo e interpretando en sus esquemas mentales, que aquel acta venia a demostrar que hay estaba la punta del iceberg donde comenzaba todo, curiosamente, fué un iceberg quien mandó a pique al majestuoso ‘Titanic’ justo en aquel mismo año de 1912, ambos corrieron ‘la misma suerte’.

D. Eugenio, en una de sus inmersiones bibliotecarias rescató el acta de las profundidades en 1982, y situó en el mismo origen y escenario a la sportiva emeritense con la SOCIEDAD DEPORTIVA EMERITENSE, que no tienen relación de clase alguna, están de por medio en la historia los dos Eméritas, el CF. y el Deportivo.

Y si algún ‘fanatic’ a estas alturas del comentario todavía le queda alguna duda, (le quedo muy claro) que entre ambas entidades distan la friolera de 28 años, ya que la verdadera SD. Emeritense se constituía en la Tda 1939/40 que vino a sustituir al Deportivo Emérita que lo había sido desde 1928; Una historia ya de por sí ‘cajón de sastre’, que se adorna hasta con ocho escudos “8”, -que no son precisamente los apellidos vascos, -algo irreal sin precedentes ni parangón en la historia del futbol.

La realidad es que el extinto club de futbol, de actividad, tuvo realmente 76 años. (1921/2.000) una vez descontados los tres años de parón por la guerra incivil. Así a grandes rasgos, las verdaderas raíces fueron los militares cuando en 1919, arribó a nuestra ciudad el estandarte del 2º batallón de artillería, siendo alcalde D. Baldomero Pablo Díaz de Entresotos. Estos militares como todos sabemos procedían de Cataluña, donde el futbol estaba muy consolidado ya como deporte de masas. En el FC Barcelona, a título meramente orientativo, ya aclamaban en el campo de las Corts, a los ‘míticos’ Pepe Samitier, Lakatos, Paulino, Alcántara o al ‘divino’ Ricardo Zamora.

Y aquí, bajo el auspicio del teniente artillero Juan García Pina, se organizaba un equipo de futbol al que denominaron los Catalanes CF. algunos de aquellos jóvenes eran los Roca, Guma, Freixa, Samper, Amat o Soler, que incluso llegó a jugar en las filas del CD Europa.

Aquel primitivo acuartelamiento se situaba en el triángulo que forman la calle Vespasiano y Almendralejo, lindando a la parcela de los Blanes, De entre los incontables errores históricos, se dice, que estos militares estaban en el cuartel Hernán Cortes, y no es cierto, ya que el mencionado acuartelamiento no seria inaugurado hasta ya entrado el año 1926.

Y es otro militar como Juan Bohoyo, -su familia regentó en Mérida una conocida fonda-, quien en 1921 rodeado por un grupo de colaboradores como Pablo Sánchez, José García, Fernando Forte y Teodoro Soriano; -propietario de una fábrica de gaseosas,- son quienes dieron impulso al Emérita CF. e incrustando también en sus filas algunos ferroviarios de la compañía M.Z.A. casos de Joaquín Blanco y Cabanillas. Más varios componentes del club España, como Chamizo, Álvarez, Teo, o Pepe Camacho.

Paso ya sin más preámbulos con algunas pinceladas sobre los actos conmemorativos que en 1971 (50 años atrás) celebrara el Mérida Industrial CF. siendo presidente el doctor D. Oswaldo Delgado Schwartz.

Algunos de los numerosos actos que se programaron para celebrar tan singular efemérides fueron entre otros, el partido que se disputó en el estadio municipal frente al Recreativo de Huelva, un ‘decano’ que vino a Mérida totalmente gratis, este partido se disputó unos días antes del trofeo de ferias ‘López de Ayala’, y aprovechándose el momento para que se produjera un hermanamiento entre ambas entidades.

Curiosamente en el mundillo de don balón, a la desaparición del M.C.P. en el año 2.000 el gran beneficiario fue precisamente el ‘Recre’.

Conferencias, se celebraron varias, destacando la de nuestro primer árbitro extremeño internacional, el pacense Pablo Augusto Sánchez Ibáñez. Hubo jornadas de convivencia entre socios, abonados, y directivos. Exposiciones fotográficas en los salones del Liceo, o campeonatos locales de futbol con `presencia de toda la cantera Industrialista.

Se recibieron igualmente infinidad de felicitaciones y telegramas, no solo de la región, sino de clubes tan significativos como el Real Betis, Atletic Club, Valencia CF, AT Madrid, Real Zaragoza, Sevilla FC, Sporting de Gijón, Real Sociedad, FC Barcelona o Real Madrid.
Pero mira por donde, cuando ha llegado la hora del verdadero centenario (en la mas completa soledad), solo ha estado a la altura de la ocasión este humilde y modesto periódico.

Así que … ‘No subestiméis nunca a los modestos, que ya visteis la ‘avería’ que el Amorebieta le hizo a los vecinos. ‘1921-2021.

Felicidades Mérida, en tu verdadero centenario.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.