Pedro Acedo 


La remodelación de la calle a la que da nombre el popular, querido y gran médico cirujano emeritense, Félix Valverde Lillo, ya está finalizada. La obra es la más importante del gobierno de Osuna en siete años, y apenas la única.

A mí, en líneas generales, me gusta su nuevo aspecto, que ahora ha sido rematado respecto a las relativamente recientes transformaciones que ha experimentado esta principal arteria del centro de Mérida. La última, y sin la cual no hubiera sido posible la actual, fue la compra, siendo yo alcalde, de parte de las propiedades de los antiguos restaurantes Antillano y Briz, el bar Serafín, la tienda de congelados… la mayoría propiedades de los herederos de doña Maruja Díez Marín.

Fue una gran inversión municipal, evitando expropiaciones eternas y consiguiendo suprimir el gran embudo que afeaba y sobre todo obstaculizaba el paso de peatones y vehículos. A partir de ahí, pronostiqué que la calle, con unos retoques más, se convertiría en una gran avenida. Un envidioso concejal del PSOE, se rió de mi frase (ver hemeroteca) y negó la mayor. Era muy torpe y de mente estrecha, claro. Y sigue siéndolo.

Previamente, llevamos a cabo otra gran reforma en Félix Valverde Lillo y en toda su zona aledaña. Ensanchamos las aceras, plantamos árboles y eliminamos barreras arquitectónicas, convirtiéndose en plataformas únicas todas las calles del entorno. También cambiamos el antiguo pavimento de la calle Santa Eulalia y Puerta De la Villa por el actual granito. Sin olvidarnos de la gran obra de la Plaza de España.

Por lo tanto, ahora, bienvenida sea la actual reforma de esta céntrica vía, a pesar de que el PSOE, durante tantas legislaturas en la oposición, nos acusaba de hacer todas las obras en el centro.

Pero insisto en que me agrada el actual aspecto de Félix Valverde Lillo. No obstante, creo que la puesta en valor no puede ser más incompetente. Tan incompetente como la concejal y portavoz del gobierno municipal, que alardea públicamente de que a todo el mundo le gusta la reforma. No es verdad.

Que tome nota el gobierno municipal, tan “socialista” él, de que a miles de emeritenses no les gusta la reforma, sobre todo porque les perjudica en su día a día y les dificulta e incómoda en su vida cotidiana.

Me explico:

A muchos emeritenses porque son residentes y no pueden aparcar sus vehículos en la zona, salvo que tengan plaza de garaje propia.

Por otro lado, están los padres de los alumnos del Colegio Trajano, que se quejan amargamente, y con toda la razón, del gran obstáculo que la reforma les supone cada día a la hora de llevar y recoger a sus hijos del colegio. Es una auténtica gymkana para ellos y para los niños.

Por otra parte, está el pequeño comercio, que no quiero ser agorero, pero es obvio que le hace más mal que bien. Más adelante razonaré los motivos.

Todo esto tiene una solución muy sencilla, aunque no creo que la pongan en práctica, dada la manifiesta torpeza del gobierno, aliñada con su prepotencia. Un cóctel muy nocivo para los ciudadanos.

Volviendo a la nueva estética de la calle Félix Valverde Lillo y al comercio, creo que éste corre un potencial peligro. Hay que tener mucho cuidado para que no acabe convirtiéndose en otra calle Menacho, como pasó en Badajoz cuando la reformaron. Una calle que en la actualidad nada tiene que ver con la que fue. Ha pasado de ser el epicentro comercial de la ciudad pacense a ser una vía en constante decadencia, sin actividad, triste y sin vida.

Para evitar eso, no comprendo cómo en Félix Valverde Lillo no se permiten veladores, por ejemplo. Ello le daría alegría y vida, pero lo principal es que incentivaría la actividad económica, crearía empleo y favorecería al pequeño comerciante. Claro, que esas gestas no son propias del socialismo en ninguna parte del mundo.

Habrá vecinos a quienes no les agrade tener terrazas debajo de su casa, pero tenemos que conciliar economía, ocio y vecindad, pero sobre todo tener una mentalidad abierta para el desarrollo en todos los aspectos de nuestra ciudad, que se sustenta principalmente en el turismo. Todos los centros históricos tienen su bullicio y su vida.

Yo mismo así lo autoricé cuando en José Ramón Mélida hicimos una magnífica reforma y dimos luz verde a la instalación de veladores. Tras esto, la calle se convirtió en un vaivén de turistas. Yo era vecino de esa calle y los tenía debajo de mi ventana, pero les aseguro que uno se acostumbra sin mayor problema, y a quien no le guste que haya vida y gente en el centro debe optar por vivir en urbanizaciones más tranquilas, pero nuestro casco histórico debe funcionar con los diferentes negocios turísticos.

Para ello, también debemos mirarnos en el espejo de grandes ciudades como Madrid, cuyo centro está cuajado de terrazas, a su vez cuajadas de turistas y por supuesto de madrileños. Por cierto, estos últimos se muestran tan orgullosos del tan extenso terraceo en su ciudad, que han acuñado un nuevo verbo para darle nombre: madrileñear. Ésa es la actitud. Y no la mentalidad obtusa y provinciana del gobierno de Mérida.

Por último, el mayor error de la remodelación es no permitir la circulación de vehículos. Está bien no permitir el aparcamiento, pero tal y como está configurada la ciudad, es poco inteligente impedir el paso de vehículos. Los automovilistas que quieran dirigirse al Paseo de Roma, Morerías, Alcazaba, etc., la mayoría desde el este de la ciudad, tienen que dar un enorme rodeo, por lo que diariamente hay atascos donde antes no los había.

Lo positivo es que esto tiene solución y seguro que más pronto que tarde se permitirá la circulación de vehículos por Félix Valverde Lillo. O eso espero, porque la soberbia demostrada por el alcalde y su cuadrilla también me hace dudar de que enmienden su desacierto.Recuerdo otro ejemplo de incoherencia socialista.

Fue lo sucedido con la zona azul. La criticaron con saña y de forma rabiosa, y siete años después ahí sigue. Marca PSOE. Esta es una de las muy escasas mejoras que el gobierno del PSOE ha hecho en siete años.

Esperemos que esté dotado de habilidad suficiente para ponerla en valor y que Félix Valverde Lillo no se convierta en otra calle Menacho. Aún están a tiempo.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.