Antonio Vélez Sánchez

Ex-alcalde de Mérida


La película del Ridley Scott , que ganó cinco Oscars en el año dos mil , tiene como protagonista al general Máximo que confiesa ser hispano , de Emerita . Esto ocurre en la versión española , porque , en la original , el personaje que interpreta Russell Crowe resulta ser de Trujillo . Y parecería mucho mas acertado el origen emeritense del general Maximus Decius Meridius , porque en las escenas de su villa rural , con las espigas mecidas por la brisa , esa referencia se ajusta mas a la vocación cerealista de nuestras campiñas que a los berrocales trujillanos .

Cuando vi la pelicula , me llegó al alma esa alusión a Mérida . En fin , todos sacamos pecho cuando hablan bien de lo nuestro . Y que Mérida estuviera en ese film tan rotundo , con la espectacular batalla inicial y sus luchas en los mejores anfiteatros del Imperio , es mucho para el buen nombre de la Ciudad y la cosa turistica .

Y desde ese momento , como una obsesión inevitable , empecé a buscar mentalmente el lugar donde podria estar la finca del general Maximo , por los campos coloniales de Emerita , como si la ficción argumental tomara visos de obligada certeza en mi cabeza . Y la encontré , vaya si la encontré . No vayan ustedes a creer que fue facil , porque en la pelicula , el terreno aparentaba ser una ladera y eso limitaba las opciones .

Así es que esas lomas que suben suaves desde el Guadiana , pasado Cantarranas , Siete Colchones y la Cimbrona , en el camino de Don Álvaro , se me antojaban las propias para ubicar la villa del general Máximo cuando , llegado en un suspiro desde las fronteras de Germania , encontraba los cadáveres de su familia , asesinados por la justicia fatal de Cómodo , el nuevo emperador . Incluso el nombre clásico , de ese pago agrícola que es “ La Tijera “ , no desentonaba con la tragedia del honesto militar e ilustre paisano nuestro , por esa magia del celuloide . De cualquier forma pueden ustedes imaginar otras localizaciones , que seguro que las encuentran en los campos de este embudo entre colinas , como Roma , que es Mérida .

Roma fue un imperio agricola y desde esa optica hay que comprender aquella sociedad . No habia un sistema de pensiones para los jubilados , sino tierras para cultivar . Así es que el crecimiento , la extensión de las fronteras , desarrollando asentamientos sobre las nuevas tierras , fue el motor de aquel modelo geopolitico y social , cosido legalmente con el Derecho Romano . Todo estaba apoyado en una logica expansionista , factor comun de los imperios . Roma crecia mas y mas , incorporando nuevos territorios , fijados para el comercio y la estabilidad con una inmensa malla de calzadas . De hecho , cuando se colonizaron todas las tierras posibles y se frenó el pulso expansivo , con una sociedad acomodada y poco proclive a roles militares , el Imperio comenzó a declinar .

El general Máximo , nuestro héroe , seria heredero de aquellos veteranos legionarios para los que Augusto , dos siglos antes , comprara tierras en Hispania . El ejercito que llegó a manos del joven Octavio era excesivamente numeroso y tuvo que reducirlo . ¿ Para que necesitaba un ejercito sobredimensionado y ocioso que podía volverse contra el mismo ? . Además tenia todo el botín del Egipto anexionado , tras la muerte de sus enemigos Antonio y Cleopatra. Con ese oro compró tierras para jubilar nada menos que al sesenta por ciento de los legionarios , a los que distribuyó por todo el Imperio . Y por esa razón delimitó una tercera provincia en Hispania , la Lusitania , y fundó Emérita , su capital .

Cierta manera sesgada de contar las cosas nos han hecho pensar que aquellos Emeritos estaban todo el dia , del anfiteatro al hipodromo y al teatro , bacanales de por medio y vuelta a empezar . Y nada mas lejos de la realidad , porque aquella sociedad basaba su bienestar en la explotación de las tierras . De ellas se derivaba el relativo y sencillo confort de sus vidas , organizadas alrededor de un principio elemental de subsistencia .

Los cereales , que garantizaban el pan y tambien la energia para los animales de trabajo , eran la base del sistema . El viñedo , en segundo lugar , procuraba energia y recursos monetarios por su movilidad comercial . Igual que el olivo , que era alimento , ungüento saludable y carburante para las lucernas de barro .

Todas aquellas vidas , la agricultura y sus métodos de laboreo y abonado , las plagas , la climatología adversa , discurrieron por estos campos de Emérita , una Ciudad que administraba el territorio y lucia el poder de Roma . Que traía agua de lejos y vertía sus alcantarillas a un río . Que tejía paños , curtía pieles y salaba carnes . Un espacio para trabajar , comerciar , vivir , divertirse . Aquí vivió el general Máximo , que tanto nos impresionó en su peripecia vital y cinematográfica . Fue un agricultor mas en Emérita . Igual que todos aquellos que soñaron un ocaso feliz para sus vidas . Cerca del horizonte donde el mismo sol declina.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.