Jordi Juan y Rui Díaz, ganadores de la 38 edición del Premio Literario Felipe Trigo


«Dragomán» y «El cuento del espejo», os obras de gran calidad, según el presidente del jurado Benjamín Prado


El #38FElipeTrigo ya tiene ganadores. Son el pacense Rui Díaz y el valenciano Jordi Juan, autores de la narración corta y novela respectivamente, ya forman parte de la historia de este Premio Literario, que ha tenido como presidente al escritor Benjamín Prado. Dos obras de gran calidad, especialmente la novela ganadora con el título “Dragomán”, con un final espectacular, destaca Prado. “El cuento del espejo”, la narración corta, también tiene una gran calidad. Ambas obras han sido elegidas por el jurado por mayoría.

En la tradicional llamada telefónica que se realiza a los ganadores una vez se abren las plicas en las que están sus nombres y datos, ambos se mostraron muy sorprendidos, agradecidos e ilusionados por ser parte ya de este Premio. Uno de los más importantes de nuestro país, como los ganadores destacaron al igual que Benjamín Prado, quien subraya que “el que gana este importante Premio, consigue varios premios a la vez. Entre ellos el de llevar el nombre de un escritor tan importante como el escritor villanovense Felipe Trigo. Es un Premio de mucho nivel “y el que lo gana tiene varios premios:  Te equiparas a Felipe Trigo, la posibilidad de que lean tu obra, además de estar en un Premio de los más importantes de nuestro país”.

Prado destacó la calidad de “Dragomán”, pero además había dos o tres novelas que podrían haber sido muy dignas ganadoras. Las seis novelas eran buenas y no descartables.

GRAN VALOR

En narración corta la calidad de las cuatro finalistas es menos espectacular, pero la que ha ganado es muy digna novela, subraya Prado, “y estamos contentos porque ha ganado una muy buena novela”. Desde luego, añadió, la calidad de las obras vuelve a poner de manifiesto la calidad del Premio, al que muchos escritores se presentan, por el valor que tiene, la calidad y la independencia. Los escritores que lean las novelas ganadoras de este año, añade, entenderán la calidad y la importancia de este Premio Literario.

Respecto a “Dragomán”, presentada bajo el lema Amparo V”, Prado recuerda que un dragomán, palabra que se dejó de usar en el siglo XVII, es un traductor. Es una novela que se desarrolla en la Guerra Civil, “tiene un personaje brutal, detestable y héroe a la vez y que no puede quedarse solo en esta obra. Tiene mucho más recorrido. La ambientación es buenísima, transcurre en la ciudad de Valencia y en la que aparecen muchos personajes reales, que se tejen muy bien con la ficción. Tiene todos los ingredientes de la novela negra. Tiene un final bestial, muy inesperado y sorprendente. Es verdaderamente magnífica y el final es como un terremoto”, explica.

Por su parte, también valoró muy positivamente la narración corta, “El cuento del espejo”, con lema Augusto Faroni. Una obra atrevida, de gran calidad y que coloca un espejo ante diferentes realidades de nuestra sociedad actual.

IMPRESIONES

El ganador de la novela, Jordi Juan Martínez indicó que estaba en una cena familiar y “yo pensaba que el fallo era mañana. Y ahora estábamos celebrando el cumpleaños de mi hija”, explicó muy emocionado por ganar este premio. Está, añadió, “muy contento porque escritores a los que admiras y conoces como es el caso de Benjamín Prado, hable tan bien de tu novela. Es un orgullo”.

En la novela, explica, aparecen muchos cameos, personajes históricos muy importantes. Elegirlos ha sido difícil, dice el ganador. La mezcla de los reales con los imaginarios ha supuesto un gran trabajo de documentación. Es un trabajo que no se ve, pero que es muy placentero y en este caso no ha podido tener un mejor resultado.

Por su parte, Rui Díaz Corella ganador de la narración, estaba siguiendo en directo la Gala y expresó que había sufrido ya varios infartos por la emoción. Su historia, contó, se desarrolla en una empresa demoscópica con frases demoledoras. La escribió, explica, como obra de teatro hace más de cuatro años, la reescribió y tiempo después sigue pasando lo mismo en el ámbito de la política. El jurado, indicó Prado, que esta narración parecía una obra de teatro, y lo fue en su origen como explicó el autor.

Una novela que muestra a una generación “a la que se nos prometió que nos íbamos a comer el mundo, y al final el mundo nos ha comido a nosotros. Pero la esperanza no hay que perderla y también de eso habla mi narración corta”, destacó Rui Díaz.

 LIBERTAD

En su intervención, el alcalde Miguel Ángel Gallardo, expresó que este Premio es el Premio de la libertad. Pronto cumplimos 40 años de democracia y el premio tiene 38. Estamos en medio de los 40 de la Constitución, y los 35 del Estatuto de Extremadura. La primera nos permitió la libertad, y la segunda poder hacer las cosas y en ese momento histórico, nació el certamen literario.

Nuestro Premio es limpio, es independiente, y libre. Además, expresó, también tiene en común con la Democracia el valor de la palabra. Y ahora, “cuando algunos en el parlamento olvidan la palabra y utilizan el insulto, es más necesario que nunca defender el valor de la palabra, aunque sea desde la discrepancia, Hay que poner en valor la libertad de expresarse a través de la palabra. Y es lo que nuestra Democracia nos permite”.

 El alcalde destaca que nuestra sociedad civil es importante en la ciudad y muy importante en este Premio son sus representantes: la comisión lectora a los que de nuevo quiso agradecer su pasión por la lectura y su compromiso con la cultura, la literatura y con nuestra ciudad. El valor de la palabra en nuestra ciudad es muy importante, subraya.

Hemos sido capaces de hablar, de escucharnos y esto nos ha permitido trabajar en un objetivo común; nuestra ciudad. Estoy convencido, subrayó, que 2019 será un gran año para nuestra ciudad. La solidaridad europea también nos permitirá mejorar la carretera de Guadalupe, la avenida de Chile, concluir la guardería de Cruz del Río, entre otras actuaciones importantes para el presente y el futuro de la ciudad.

Por su parte el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, puso en valor el modelo de cultura puesto en marcha con algunas actuaciones como el Palacio de Congresos, con una gestión novedosa: directamente el Ayuntamiento y fue una sabia decisión la del alcalde de Villanueva hacerlo, ya que el resultado tras un año es más que positivo.

 Vara también habló de la familia de Felipe Trigo, a la que agradeció su generoso gesto de donar a la región el archivo fotográfico, de enorme belleza, de Felipe Trigo. Quien fue hombre, expresó, muy polifacético y ahora nuestra región no solo tiene este importante Premio, sino también su obra gráfica que está en el MEIAC.

El presidente también quiso hacer una reflexión. Expresó que es un hombre de ciencias “pero cada vez más valoro la importancia de la educación, de los valores, de la filosofía, que sirven para el progreso, el desarrollo, la igualdad y la libertad”.

En el transcurso de la gala, que estuvo presentada por la periodista Ana García-Siñeriz y amenizada por Olga Román y Luis Fernández, el alcalde entregó el premio a Juan Carlos Vázquez, ganador del 37 Premio Felipe Trigo con “Los nombres de los barcos”, habló de lo orgulloso que se siente por haber sido el ganador de este prestigioso Premio y recibió de manos del alcalde la estatua que se entrega a los ganadores.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MéridaComarca

Acerca de MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

Ver todas las entradas de MéridaComarca →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.