“La discriminación laboral por edad es una absoluta sinrazón, en medio de un invierno demográfico en el que la edad de jubilación tiende al alza”


 Un año más, las cifras de envejecimiento en nuestro país, y en todas las comunidades autónomas, vuelven a sorprender al alza. Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, en 2022 Extremadura ha registrado un nuevo máximo de envejecimiento, del 152% o, lo que es lo mismo, ya se contabilizan 152 personas mayores de 64 años por cada 100 menores de 16. Esta cifra supone el mayor crecimiento interanual de toda la serie histórica, de 4,5 puntos porcentuales, teniendo en cuenta que el año pasado se situó en un 147,4%. En otras palabras, Extremadura nunca había envejecido tanto en un año.

La Fundación Adecco ha analizado estos datos con las siguientes conclusiones:

ADECO ENVEJECIMIENTO- EXTREMADURA

La cifra ha experimentado un crecimiento de 4,6 puntos porcentuales con respecto a 2021, cuando alcanzó el 147,4%. Se trata del mayor incremento interanual de toda la serie histórica. En otras palabras, Extremadura nunca había envejecido tanto en un año.

Extremadura presenta un índice de envejecimiento superior al nacional (133,5%) y ocupa el puesto número 6 en el ránking de comunidades más envejecidas.

Por provincias, lidera el ranking de envejecimiento Cáceres (183,4%, es decir, se contabilizan 183 personas mayores de 64 años por cada 100 menores de 16), seguida de Badajoz (136%).

La tasa de natalidad alcanzó en Extremadura, en 2021, la cifra más baja de toda la serie histórica, con 6,8 nacimientos por cada 1000 mujeres, un 31% menos que hace una década. Y aunque la tasa de fecundidad se recuperó ligeramente con respecto a 2020, anotó un valor mínimo de 1,19 hijos por mujer, muy por debajo del nivel de reemplazo generacional (2,1). Mientras, la esperanza de vida continúa su escalada y hoy se sitúa en los 82 años.

El ratio de afiliados por pensionista se sitúa en Extremadura en un 1,69, aún lejos de la tasa de 2,6, que sería necesaria para que desapareciera el actual déficit contributivo de la Seguridad Social.

La Fundación Adecco reivindica el talento sénior como indiscutible motor para la competitividad de las empresas y del país en su conjunto: “el empleo de los profesionales mayores de 55 años no solo es un asunto de justicia social, sino un elemento clave para la sostenibilidad de nuestro Estado del bienestar, particularmente en lo que respecta al sistema de pensiones. La discriminación laboral por edad es una absoluta sinrazón, en medio de un invierno demográfico en el que la edad de jubilación tiende al alza y en el que los profesionales sénior van a convertirse en la fuerza laboral dominante. Sin embargo, no se trata únicamente de un tema económico, sino de un factor crítico para promover un envejecimiento saludable y activo, teniendo en cuenta que el desempleo, especialmente cuando se prolonga en el tiempo, es uno de los grandes disparadores de problemas de salud mental (depresión, estrés, etc.) cada vez más frecuentes entre los desempleados mayores de 55 años”- asegura Francisco Mesonero, DG de la Fundación Adecco.

About Mérida Digital

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by Mérida Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.