«LA ESTÉTICA FRENTE A LA ÉTICA»


Fran Medina Cruz


        Todo ciudadano sometido a unos impuestos, muchos, tiene derecho a unos disfrutes comunes, con más o menos acceso, pero en igualdad de condiciones que el resto de sus vecinos. Todo gobierno, territorial o local, que somete a sus ciudadanos a unos impuestos, tiene la obligación de satisfacer a dichos ciudadanos de unos servicios, más o menos primarios  pero siempre universales y accesibles. Dicho esto; ¿Qué entendemos por servicios primarios? ¿son universales y accesibles? o ¿son moneda de cambio a favores, pagos o intereses creados de la propia política? Es difícil distinguir lo uno de lo otro, si al final el medio no importa, o deja de importar para el ciudadano anónimo en favor de un fin que convenza a toda la ciudadanía.

        Estamos en medio de una vorágine de noticias, una de las cuales, no sin motivo justificado, sobresale de todas las demás. Sin duda es el hecho que sin mediación de la población que paga, vía impuestos (quiero recordar a todos nuestros mandatarios, que la riqueza de este sistema económico se genera en el seno de la sociedad trabajadora, ningún sistema de mercado funcionaria sin la intermediación de su función básica, que no es otro que la producción y el consumo de los individuos que lo componen) nuestro ayuntamiento dispone de unos cambios en la estética de la casa de todos que es nuestra ciudad, sin la aparente consulta  a sus habitantes, y sobre unos, nada transparentes “intereses”, que confronta directamente con la opinión de la mayoría de sus habitantes, y con la necesidad nada justificable por las formas y el modo en que se ha tratado el tema, de la propia estética de la ciudad y su plaza mas emblemática. Hablo de los quioscos de nuestra plaza España.

        Aquí tenemos el claro ejemplo de las políticas que se han estado llevando a cabo en España, desde hace ya largos años: La estética frente a la ética. Un gobierno que en su visión de ciudad supedita la modernización de la estética por encima de la modernización de los servicios propios y públicos es un gobierno que no sirve a su pueblo, más bien, es un gobierno que usa, en beneficio propio, los recursos que del pueblo y de sus gentes, le emana. Y la democracia queda enmarcada en un ideal lejos de ser utilizada para su propio uso.

MéridaComarca

Acerca de MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

Ver todas las entradas de MéridaComarca →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.